Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
E3, FERIA DEL ENTRETENIMIENTO

E3 levanta el telón de los expositores

Los desarrolladores y fabricantes se la juegan ante el público en la gran feria del videojuego

Un imagen de la feria que se celebra en Los Ángeles.
Un imagen de la feria que se celebra en Los Ángeles. AP

Dos días después de pelearse por los titulares, los fabricantes de software y hardware se enfrentan al gran público. En realidad, se supone que E3, la gran cita del videojuego, es solo para profesionales, igual que en su día se suponía que lo era SIMO (la feria de la informática celebrada en Madrid) y los pasillos estaban llenos de coleccionistas de bolsas y pegatinas. Casi cualquier excusa vale para acreditarse, como la invitación por parte de un expositor a formar parte de la industria, aunque esto incluye tener un blog que la organización considere relevante. Solo hay una norma que es imposible saltarse: para asistir es necesario tener al menos 17 años.

A mediodía se abrieron las puertas. Llaman la atención dos detalles: por un lado, hay menos ruido y menos frikismo. No hay tanto disfraz, sí camisetas con guiños a personajes míticos, pero todo dentro de la normalidad. El otro detalle es que los tres grandes fabricantes ya comparten pabellón. El año pasado la división estaba entre Oriente y Occidente. Ahora por un lado están Nintendo, Sony y Microsoft y por otro los creadores de software.

Las colas son el mejor termómetro para medir la expectación. El videojuego Halo 4 se lleva la palma. Assanssin’s Creed de Ubisoft le sigue de cerca. En la zona de Sony copa la atención Beyond: Two Souls.

En Nintendo hay muchas Wii U y se puede probar la nueva consola durante un rato. Donkey Kong es de los juegos que más gusta. Aunque solo Nintendo citó el género durante la presentación, los juegos de baile, ya sean Dance Central o Just Dance, provocan el entusiasmo de los asistentes. Hay un género que curiosamente no parece pasar de moda, el de las peleas callejeras. Street Fighter, a punto de celebrar 25 años en agosto, fue la semilla. Desde entonces ha tenido innumerables secuelas e imitadores, sin embargo, mantienen sus interés en forma de ventas y vueltas de tuerca sobre una idea sencilla.

La apertura de puertas ha venido acompañada de las últimas cifras ofrecidas por la Asociación de Fabricantes de Software (ESA) que pidió una encuesta a Ipsos con una muestra de 2.000 personas. Esta organización estima que el 49% de los norteamericanos se divierten con los videojuegos en móviles, tabletas o consolas portátiles. El 30% lo hace en el móvil, un 10% más que en la edición anterior. Una cifra que explica el interés de Microsoft por Smartglass, una tecnología que permite utilizar tabletas y teléfonos como pantalla adicional.

Michael D. Gallagher, consejero delegado de ESA, fue el que, con gran teatralidad, se encargó de dar el pistoletazo de salida a la feria con un mensaje optimista: “Los juegos han evolucionado. Han pasado de ser algo que se compraba a convertirse en una experiencia que se vive. La creatividad de los desarrolladores ha permitido que crezcan y florezcan diversas plataformas. Celebro que estemos ante una de las industrias más innovadores, centrada en el consumidor, y con una posición fuerte entre los sectores más avanzados de la economía de Estados Unidos”.

Se agradece que, aunque las azafatas siguen siendo un reclamo, disminuya la cantidad de personas que hacen cola para hacerse fotos con ella. Si el sector del videojuego quiere romper con algunas ideas preconcebidas le conviene seguir por esta senda.