Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple consigue frenar la venta de Galaxy Tab en EE UU

La medida cautelar afecta al primer modelo de la tableta de Samsung

La orden entra en vigor cuando Apple pague dos millones de euros

Ampliar foto
De izquierda a derecha las tabletas iPad y Galaxy Tab. REUTERS

Apple ha conseguido frenar las ventas de la tableta Samsung Galaxy Tab 10.1 en Estados Unidos. La  juez norteamericana Lucy Koh, que primero denegó la medida cautelar solicitada por el fabricante californiano, ha reconsiderado su decisión después de que la corte federal de apelaciones se lo exigiera. 

La nueva tableta del fabricante surcoreano, Galaxy Tab 2 10.1, que Samsung puso a la venta en Estados Unidos el mes pasado, no se ve afectada por esta medida cautelar. Estos aparatos, que funcionan con el sistema operativo Android de Google, son los principales rivales del iPad en este mercado. Mientras la justicia holandesa rechazó la semana pasada las peticiones de Apple, que fue obligada a indemnizar al principal vendedor de móviles mundial  por violar sus patentes, la medida adoptada en su propio país supone una importante victoria para Apple en la guerra de patentes que ambas compañías mantienen por medio planeta.

La juez estadounidense considera que "Samsung tiene derecho a competir, pero no de forma injusta, inundando el mercado con sus productos". Y añade: "Samsung seguramente sufrirá por la  pérdidas de ventas tras la emisión de una orden judicial, pero las dificultades de Apple por tener que competir directamente con productos infractores supera el daño realizado a Samsung".

La orden entrará en vigor cuando Apple pague los 2,6 millones de dólares que protegerían a Samsung si posteriormente se determina que la medida cautelar, que puede ser recurrida, no debía haber sido concedida.

La portavoz de la compañía que dirige Tim Cook, Kristin Huguet, ha reiterado a AllThingsDigital el mismo mensaje de siempre: "No es una coincidencia que los últimos productos de Samsung se parezcan tanto a iPhone e iPad, desde la forma al hardware, pasando por el interfaz del usuario y hasta el packaging. Este tipo de copia flagrante está mal,  ya lo hemos dicho en muchas ocasiones anteriormente, por eso necesitamos proteger nuestra propiedad industrial cuando otras empresas roban  nuestras ideas". 

Samsung, por su parte, ha disparado contra el caso y la estrategia judicial de Apple en su comunicado: "La petición de medidas cautelares contra Galaxy Tab 10.1 se basa en un única patente de diseño que solo afecta a una parte del diseño total del producto". Y concluye: Si Apple continua realizando reclamaciones legales basadas en cuestiones tan genéricas, la innovación y el progreso de la industria podría verse afectado".