Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un reto para Kindle Fire

Nexus 7 es mucho más potente y completa que la tableta estrella de Amazon

“Un iPad, tres Kindles”, ese fue el valiente eslógan de Amazon para vender sus tabletas frente al modelo de Apple. En el anuncio se explicaba cómo por el mismo precio se podían tener varios Kindle Fire, su tableta de siete pulgadas, pensada para consumir contenido proporcionado por su fabricante, de ahí su escaso disco duro. Con el lanzamiento de Google este miércoles es posible que diga adiós a su reinado, al menos en Estados Unidos, único lugar donde se vende.

Fire cuenta con muchas virtudes, el principal, hasta hace pocas horas, un precio imbatible: 199 dólares, 160 euros al cambio, obraron el milagro. Kindle Fire es la tableta con Android más extendida, pero también es una afirmación matizable. Tanto la novedosa Nexus 7 como Kindle Fire presentan el mismo tamaño de pantalla, pero no la misma definición. Nexus gana por unos cuantos píxeles: 1280x800 frente a 1024x600. Google ha apostado directamente por la alta definición. A favor del invento presentado por Jeff Bezos hay que reconocer que es un acierto incluir una pantalla de Gorilla Glass, un cristal difícilmente rayable.

Sin embargo, en menos de seis meses da sensación de obsolescencia. Para empezar porque no es una tableta al uso, sino algo así como un centro de consumo de contenido multimedia, como una puerta de entrada al gran almacén de entretenimiento. Sí, funciona con Android, pero camuflado. La pantalla inicial del Fire es una estantería con libros y algunas aplicaciones, como la de alquiler de películas, compra de más programas o consulta de Facebook y correo electrónico. No se puede acceder a Google Play directamente, sino que todo se adquiere a través de Amazon: libros, música, programas y películas. Justo es decir que sus precios y ofertas son difíciles de batir que saben crear el hábito de entrar al escaparate a diario para descargar su aplicación de regalo, cambia cada 24 horas, y los libros en oferta.

Por eso resulta lógico que solo tenga ocho gigas de disco duro, de los que seis los puede manejar directamente el consumidor. Los dos restantes son para hacer funcionar la tableta. En el caso de Nexus habrá dos versiones, de ocho y de 16. Google apuesta por opciones más abiertas. De hecho, anunció que ya no solo se puedan alquilar películas, sino también descargarlas. Permite cargar programas de cualquier fuente y en general, ve con buenos ojos cualquier cambio o modificación que el comprador haga bajo su responsabilidad.

Técnicamente, el avance es intachable. Asus, fabricante de Nexus 7, incluye el chip Tegra 3 de cuatro núcleos fabricado por Nvidia; Fire lleva el Tegra 2, justo una generación previa. Pensando en dotar al nuevo sistema operativo 4.1 de fluidez en videojuegos y multimedia, Nexus 7 añade un procesador dedicado a los gráficos doce núcleos. Sí, una docena. Google sabe que nadie está dispuesto a esperar al cargar una aventura gráfica y tampoco quiere disfrutar de una película pixelada. O peor aún, tener la sensación de que al acercar una imagen con un pellizco en la pantalla, se evidencia cómo lo va escalando. Hasta ahora era habitual tener esa sensación, con este poderío gráfico se pone punto final.

Nada más tomar en la mano el aparato de Amazon se tiene la sensación de estar ante un libro enriquecido, robusto y sólido aunque con una dispar gestión de la batería. En las especificaciones técnicas pone que cuenta con ocho horas de autonomía, pero díficilmente se alcanzan. Al contrario, es muy común encontrarlo en la reserva tras dejarlo un par de días en el cajón. Nexus promete nueve horas. Google también le gana en ligereza, 340 gramos, frente a 413. No es demasiado, pero siempre se agradece. Otro matiz, Fire carece de cámara. Nexus añade una cámara frontal de un 1,2 megapíxeles, una manera de impulsar las quedadas (hangouts) de Google+, Skype o cualquier otra aplicación para comunicarse.

A pesar de lo acalorado de esta batalla, no es necesario tomar una decisión. De momento, ni Google, ni Amazon han dado una fecha posible de llegada a España. Otoño podría ser una buena época para que el gigante de las búsquedas diese el paso más allá del mundo de habla inglesa y para que Amazon, según algunos analistas incluso podría ser en julio, renovase su gama de lectores con nuevas tabletas multimedia, aunque a España no llegarían hasta otoño. La clave para la expansión internacional estará en su habilidad para dotar de contenido al aparato. De nuevo, los acuerdos con productoras, estudios, discográficas, editoriales y distribuidoras definirán parte de su atractivo.

¿Y el iPad? En la cima. En ningún momento de la presentación de Google, Hugo Barra habló de creación de documentos, de edición de vídeo, de retoque de fotos... Tampoco Bezos, el jefe de Amazon, en su día. Las siete pulgadas se postulan como el mejor tamaño mientras que la tableta de Apple se ha convertido en el mejor sustituto del portátil fuera de la oficina, para trayectos cortos, consultas puntuales y presentaciones.