Tecnología
Ciberpaís

El reloj de los 10 millones

Eric Migicovsky, que trabaja en el salón de su casa, ha conseguido que los internautas le paguen la fabricación de 85.000 unidades de su Pebble

Eric Migicovsky, en su casa de Palo Alto. / M. Á. M.

Entrar en el apartamento de Eric Migicovsky, situado en una tranquila calle de Palo Alto (California), es lo más parecido a viajar al pasado. La puerta de la calle está abierta de par en par. Dentro, cinco ingenieros trabajan contra (casi nunca mejor dicho) el reloj. Uno manipula piezas diminutas de metal, otro programa frente a tres pantallas, el de al lado habla por Skype con Taiwán… En las mesas, entre restos de pizza, hay desperdigados cientos de componentes de uno de los productos más esperados del año: el Pebble, un reloj inteligente que recaudó más de 10 millones de dólares online en solo un mes.

“Bienvenido”, sonríe Migicovsky, de 26 años, descalzo y en bermudas. Estamos en el salón de su casa y es verano de 2012, pero bien podría ser 1976, cuando Jobs y Wozniak apretaban tornillos en un garaje para crear el primer ordenador de Apple, o 1939, cuando Bill Hewlett y David Packard hacían lo mismo para montar HP. Migicovsky quiere hacer historia a la vieja usanza, creando un producto físico y real: un reloj con pantalla de tinta electrónica como la de los eReaders, que se conecta por bluetooth al smartphone (iPhone o Android) y capaz de ejecutar las funciones básicas de cualquier aplicación.

“Esperaba que hubiera interés pero no esta avalancha. Más de 4.000 desarrolladores ya se han dado de alta para adaptar o crear aplicaciones en el Pebble. En otoño entregaremos los 85.000 relojes a la gente que los ha comprado”, explica mientras despacha un sándwich de pastrami.

“La idea se me ocurrió en Delft, en Holanda. Me fui allí a estudiar un año, iba mucho en bici y quería ver las llamadas y SMS que tenía en el móvil sin sacarlo del bolsillo. Pensé que el reloj sería perfecto para eso y construí un prototipo por mi cuenta”.

Más de 4.000 desarrolladores se han dado de alta para crear aplicaciones

A la vuelta en 2009 se juntó con tres amigos y crearon InPulse, un reloj que al principio solo se conectaba a las Blackberry. “Vendimos 1.500 unidades pero Rim empezó a decaer y iOS y Android a ganar popularidad, eso nos mató, así que decidimos hacer el Pebble”.

Entonces se fijó un objetivo: fabricar mil relojes con 100.000 dólares. Los inversores de Silicon Valley le dieron la espalda, así que colgó su idea en la página de financiación colectiva Kickstarter. Treinta días después, 69.000 personas habían desembolsado 10,2 millones de dólares a cambio de comprar uno o más relojes. En total, 85.000 Pebble vendidos, el mayor éxito de la era de la financiación colectiva.

“Propusimos algo que la gente realmente quería. Fue tan sencillo como eso”, explica Migicovsky mientras enseña con orgullo lo que aún es un prototipo del Pebble. Funciona bien, pero aún no se puede llevar en la muñeca por una placa de circuitos que cuelga de un lateral y sirve para probar nuevo software. “Esto mejor lo tapo en las fotos”, se ríe.

El reloj es fino y pequeño, atractivo en diseño, con cuatro botones y pantalla en blanco y negro de tinta electrónica (ePaper). Han optado por esta tecnología en lugar de una pantalla LED en color por la batería, dura mucho más, dice, hasta siete días. “Es más cara pero se ve espectacular, incluso a pleno sol, como un Kindle”.

El aparato está pensado sobre todo para deportistas y vendrá con algunas aplicaciones de serie como RunKeeper. Para correr, esquiar o ir en bici basta con conectarlo al móvil por bluetooth y controlar desde la muñeca la distancia recorrida, la velocidad o las calorías quemadas. Para nadar (es resistente al agua) un acelerómetro incorporado registra los movimientos y muestra la información que luego se sincroniza con el móvil.

Basta apretar un botón para que se envíe la llamada entrante a una llamada al buzón de voz o se cambie de canción o se regule su volumen

El Pebble también se puede personalizar con carátulas que imitan las agujas de un reloj tradicional o muestran números digitales; recibe SMS, correos, alertas del calendario y actualizaciones de redes sociales. Se configurar para, con solo apretar un botón, enviar una llamada entrante al buzón de voz, cambiar de canción o regular el volumen. Por dentro, cuenta con un acelerómetro, un motor de vibración para las alertas y dos megabytes de memoria. Tal vez demasiado poco, cada programa ocupará 32 kilobytes, por lo que caben unas 60 aplicaciones.

“Cualquier desarrollador podrá crear una versión para Pebble de su aplicación en cinco o diez minutos. Además, lanzaremos nuestra propia tienda para descargarlas. Si son de pago nos llevaremos un 30%, el desarrollador el resto, Apple no recibirá ningún ingreso”, explica Eric.

El mayor dolor de cabeza viene ahora de Taiwán y China. Allí está el fabricante seleccionado para producir las 85.000 unidades. Reconoce que no podrán cumplir la fecha de entrega prometida inicialmente, septiembre, pero asegura que no será mucho más tarde.

Quienes han llegado tarde para comprar un Pebble en Kickstarter pueden reservarlo por 150 dólares en su página, más 15 de gastos de envío, pero no llegarán hasta comienzos de 2013. Antes toca entregar la remesa de 85.000 unidades y asegurarse de que quienes lo reciben queden fascinados con el reloj. ¿Y si no? Migicovsky le pega el último bocado al sándwich. “Ni me lo planteo. Estoy convencido de que lo conseguiremos”.

“Ya somos nueve personas en el equipo y vamos a contratar a dos ingenieros más. En cuanto tengamos todo listo en Taipei y China podremos fabricar 15.000 relojes por semana”. Migicovsky asegura que aún no ha hablado con otras marcas de relojes pero está abierto a ello, igual que a vender en tiendas físicas y no solo por Internet. “Es algo que nos podríamos plantear el año que viene”.

No va a estar solo. Sony ha lanzado su propio modelo, el Smartwatch, con pantalla LED táctil. Cuesta 129 euros pero las primeras reseñas han sido un desastre: solo funciona con móviles Android y la batería dura mucho menos de los tres o cuatro días anunciados. “Hacer un reloj con pantalla táctil, cuando un dedo ocupa casi la mitad, creo que es un error”, dice Eric. “Pero cuantos más seamos, mejor, antes despegará el mercado”.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

El Gordo

13437

2º Premio

92845

3º Premio

07637

4º Premio

  • 07617
  • 67009

5º Premio

  • 46984
  • 32306
  • 98538
  • 74012
  • 91363
  • 60090
  • 67924
  • 52028

Comprueba tu número

Buscador y PDF con la lista oficial.

Patrocinio

OpenbankAdvertisement
Avatar
Colaborador de EL PAÍS

Últimas noticias

Ver todo el día

Venezuela y Bolivia se quedan solas

Ambos países se opusieron a una declaración de apoyo al inicio del proceso de normalización de relaciones entre EE UU y Cuba

El chavismo fuerza la Constitución para renovar las instituciones

La mayoría simple del Partido Socialista Unido de Venezuela aprueba la designación de tres altos funcionarios afines

Miles de alemanes se manifiestan contra la islamización de Occidente

EFE

Pegida repite éxito en su convocatoria semanal, con el país cada vez más dividido

Cientos de mujeres y niñas yazidíes, violadas por los yihadistas

Amnistía Internacional denuncia las violaciones y la esclavitud sexual de cientos de mujeres y niñas yazidíes a manos del Estado Islámico

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana