Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

William Moggridge, un genio al servicio de los portátiles

El ingeniero desarrolló el primer ordenador portátil de la historia

William Moggridge.
William Moggridge. CORDON

Es el mantra de los nuevos genios de Silicon Valley. Pero es un principio que se lleva repitiendo y aplicando en el mundo de la tecnología de consumo de masas desde hace décadas: los aparatos electrónicos y los programas que los hacen funcionar deben responder a los deseos de la gente, y especialmente deben cubrir sus necesidades. William Moggridge lo acuñó.

Y con esa visión, el ingeniero de origen británico, nacionalizado estadounidense, diseñó la pantalla plegable que sirvió de modelo para la creación en 1979 del GRiD Compass, considerado el primer ordenador portátil. Esa era una máquina de unos cinco kilos. Moggridge, cofundador de la firma de diseño IDEO, falleció el 8 de septiembre de cáncer a los 69 años.

El ingeniero trabajaba entonces para GRiD Systems, una firma emergente en el negocio de sistemas informáticos. En aquella época, los ordenadores móviles eran armatostes de casi 15 kilos, que pesaban tanto como una máquina de coser. El precio era prohibitivo. La agencia espacial estadounidense y el Pentágono fueron las primeras en poder permitirse utilizarlas.

Aunque la creación de Moggridge llegó al espacio, lo cierto es que su invención la diseñó pensando en el usuario corriente. El GRiD Compass 1100 se comercializado tres años después. De ahí a los ultraportátiles actuales, tres décadas más tarde, mucho más ligeros y potentes pero que siguen conservando el concepto original de su inventor, por el que fue galardonado.

Moggridge nació en Londres, en plena II Guerra Mundial. Allí estudió Arte y Diseño. En 1965 decidió buscar fortuna en EE UU. Empezó trabajando para la American Sterilizer en Pensilvania, diseñando equipos para hospitales. Cuatro años después volvería a su ciudad natal para completar su formación en tipografía y comunicaciones, tras la que fundó su primera firma.

Siete años antes de empezar a trabajar en el GRiD Compass había participado en Reino Unido en un proyecto para desarrollar un pequeño ordenador para Computer Technology. Nunca llegó a producirse. Aunque el primero de sus diseños industriales que llegó al mercado fue una tostadora. Moggridge volvió a Estados Unidos en 1979 para crear en Palo Alto (California) su segunda empresa, ID Two.

GRiD Systems era una de sus clientes y dueña de la patente del ordenador que integraba pantalla, teclado, procesador y unidad de almacenamiento en una misma unidad. Además de inventor, el ingeniero tiene un par de publicaciones e impartió clases en la Universidad de Stanford y en el Royal College of Art de Londres. Y junto a la reputada firma de diseño IDEO, dirigió el Cooper-Hewitt National Design Museum en Nueva York.