Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El gigante asiático SingTel compra la aplicación española Pixable

El ingeniero alicantino Iñaki Berenguer creó en el MIT este agregador de fotos 'online'

De izquierda a derecha, Alberto López, jefe de tecnología , e Iñaki Berenguer, fundador de Pixable.

En la oficina de Pixable, situada en el SoHo neoyorquino, corre de todo menos champagne. “¿Celebración? ¡Qué va! Ayer estuvimos hasta las cuatro de la madrugada con la actualización al iPhone 5”, dice Iñaki Berenguer riéndose al teléfono.

Este ingeniero alicantino de 36 años acaba de conseguir el sueño de muchos emprendedores, montar una empresa de tecnología en EE.UU. y hacerla rodar. La guinda acaba de posarse: Singapore Telecommunications (SingTel), el segundo operador de telefonía móvil en Asia y uno de los más grandes del mundo, ha pagado 20 millones de euros (26,5 millones de dólares) por hacerse con la compañía, un agregador de fotos y vídeos para web, móvil y tabletas que en tres años ha logrado más de cuatro millones de descargas y 1,6 millones de visitas diarias. ¿El secreto? Berenguer, modesto, apunta a la suerte: “Estar en el lugar adecuado en el momento correcto”.

Hay mucho más. Pixable, disponible para iOS y Android y también accesible vía web, ordena el caos de fotos y vídeos en el que vivimos, filtra el ruido y presenta solo el contenido relevante. “Es una especie de navegador de imágenes, un concepto muy parecido al de Flipboard, pero para fotos y vídeo”, sintetiza Berenguer.

En tres años ha logrado más de cuatro millones de descargas y 1,6 millones de visitas diarias

Para utilizarlo es necesario conectarse a Facebook. También se puede sincronizar con Instagram y Twitter. Mediante algoritmos y tecnología de análisis predictivo, el sistema mide nuestras relaciones sociales en la Red, deduce quiénes son amigos de verdad, familia o conocidos a secas, y presenta un álbum personalizado con las 20 o 30 fotos que más nos van a interesar, en lugar de perder el tiempo con 300.

“Es un sistema muy complejo, hay más de 70 variables que analizan y priorizan el contenido. Si tu mujer le da al me gusta a una foto en Facebook y tu mejor amigo la comenta, esa imagen te va a interesar mucho más que otra de alguien con quien apenas te comunicas. Verás la primera, y no las demás. Más de 120 servidores analizan el contenido en tiempo real”, dice Berenguer.

Sabe bien de lo que habla. Antes de montar Pixable, cursó master y tesis doctoral en ingeniería en Cambridge (Reino Unido), pasó dos años como becario Fulbright en la Universidad de Columbia de Nueva York, tiene tres patentes adjudicadas y trabajó para HP, Intel, McKinsey y Microsoft antes de dejarlo todo para irse al MIT con otra beca. “Mi sueño era montar una start-up de tecnología y el MIT era el sitio perfecto para aprender a hacerlo”.

La idea de Pixable nació justo allí. “Viajé bastante con amigos del MIT, hacíamos muchas fotos pero no era fácil almacenarlas ni compartirlas. A unos compañeros y a mí se nos ocurrió crear un servicio para imprimir las fotos desde Facebook de forma sencilla”, explica Berenguer.

Corría el año 2009, se mudaron a Nueva York y empezaron a trabajar en casa de Berenguer. No funcionó. Pronto se dieron cuenta que la gente simplemente quería consumir contenido online y no imprimirlo en papel. “Cambiamos de enfoque y en el 2010 apostamos por la idea del agregador… hasta hoy”, sonríe.

Consejo para emprendedores españoles: “Pensar a lo grande, en global y rodearte de los mejores"

Por el camino, los socios iniciales abandonaron el barco y otros subieron, como Alberto López, hoy jefe de tecnología, y el malagueño Juan Carlos Viota, ganador de un concurso de desarrollo organizado por Google a nivel mundial. En total, ya son 21 empleados. “Si Pixable ha tenido éxito es porque siempre hemos contratado al mejor talento, a los mejores ingenieros. Es fundamental”, dice Berenguer.

Inversión: 6,6 millones de dólares

Dinero no les ha faltado. En total han recibido 6,6 millones de dólares de inversión, una de las grandes diferencias respecto a España. “Sí, en EE.UU. hay mucha financiación, aunque creo que importa más la actitud, las ganas de hacer proyectos que se respira aquí, de pensar a lo grande. Cuando empezamos en 2009 no teníamos dinero, estuve un año sin sueldo. Pero le comentaba la idea a la gente y se le iluminaban los ojos, te animaban. En España me hubieran soltado una lista de motivos por los que no funcionaría, tendemos a ver el lado negativo de las oportunidades”.

Sobre la venta a SingTel, poco puede contar, los acuerdos de confidencialidad mandan. “Me tocará viajar a Singapur unas cuantas veces al año, eso seguro”, sonríe. Para ser un servicio de fotos que generaba cero ingresos, vender a un gigante asiático por 20 millones de euros no está nada mal. “Teníamos varios modelos de negocio en mente, pero cuando tienes firmas de capital riesgo detrás, o sales a Bolsa a vendes, no hay otra opción”.

Berenguer asegura que Pixable permanecerá independiente y en Nueva York, solo que más potente. “Las oportunidades de integrar el servicio con SingTel son enormes. Tienen casi 500 millones de clientes en todo el mundo y en países emergentes. Es el futuro”, dice. De regresar a España no habla, pero cuando se le pregunta por un consejo para los emprendedores españoles, dispara al momento: “pensar a lo grande, en global y rodearte de los mejores. A nosotros nos funcionó”.