Selecciona Edición
Iniciar sesión

El genio que humanizó la tecnología

Expertos en diseño repasan las aportaciones del fundador de Apple, como la interacción intuitiva

Steve Jobs sostiene el primer ipad durante su presentación en enero de 2010.

Apple, con Steve Jobs al frente, fue el primer fabricante que quitó la disquetera de los ordenadores. Y el primero que los pintó de colores. Muchas de sus innovaciones levantan callos, pero terminan convirtiéndose en estándar, porque la compañía marca tendencia. Su fundador, fallecido hace un año, consta en más de 300 patentes, que van de los años ochenta hasta la actualidad, desde el ordenador al Apple TV.

Más allá de si fue un genio o un tirano, siempre tuvo clara la importancia de un buen diseño. Una máxima que aplicó a sus productos y a sí mismo. Varios expertos en diseño repasan el legado de quien “estuvo en el momento y en el lugar adecuado, con la suficiente visión y habilidad en los negocios para llevar la tecnología a los hogares de forma masiva”, explica Iván Expósito, especialista en diseño de producto en la consultora  Smart Design. 

Jobs “supo conjugar los apectos creativos, tecnológicos y humanos. Supo humanizar la tecnología, que se convierte en inteligente cuando es intuitiva, fácil y atractiva y no al revés, cuando se tiene que aprender”, considera Joan Vinyets, fundador de la consultora de innovación Piece of Pie.

"Nos relacionamos con los objetos tecnológicos de Apple, diseñados bajo la batuta de Jobs, de forma similar a como lo hacemos con los objetos físicos. Por ejemplo, para pasar de página en un iPad es muy similar en un libro", explica Francesc Aragall, presidente de  Design for All.  Esta fundación promueve que entornos, productos y servicios se diseñen pensando en la diversidad humana para que todo el mundo pueda participar en la sociedad de la información. "La interacción intuitiva que impulsó es una de las primeras buenas prácticas de que la máquina se acercara a la forma de actuar de los humanos y no al revés".

Los iMac de 1998, como este en rosa, fueron los primeros ordenadores tras el regreso de jobs a la compañía.

El cofundador de Pixar no era ingeniero ni diseñador. “Tampoco tenía un máster en dirección de empresas. Era el superusuario y el primero que consumía sus propios productos” , considera Germán León, director de Oblong Europe, la compañía que desarrolló la tecnología táctil que aparece en la película de Tom Cruise, Minority report.

Thomas Eriksson, fundador del Laboratorio de Diseño de Estocolmo (Suecia) coincide: “Su contribución fue extraordinaria, porque se centró en la usabilidad de los aparatos. Los diseños de Apple, desde el primer ordenador, fueron únicos, simples, bonitos y fáciles de usar, lo que es todo un mérito porque eran tecnológicamente complejos”.

Walter Isaacson, biógrafo de Jobs, cree que será recordado por conectar el arte con la gran ingeniería. Una apreciación que comparte Tapio Hakanen, responsable de contenido visual y de sonido en Nokia. “El lanzamiento del iPhone fue un hito en la industria del móvil. Y para hacer algo increíble tienes que unir ingeniería y diseño”. El teléfono de Apple no introdujo ninguna tecnología nueva, pero “dio en el clavo con la interfaz de usuario. A la gente le da igual el sistema operativo, lo que le importa es aquello que les permite interactuar”, matiza León.

Caroline Hummels, profesora de Teoría del Diseño de Sistemas Inteligentes en la Universidad de Tecnología de Eindhoven (Holanda) añade: “Puso la calidad sobre la mesa. En los materiales, en la interacción, en el sonido, en la experiencia de compra… Siempre miraba hacia adelante y buscaba la perfección. Las empresas funcionan a corto plazo. Él pensaba más allá”.

Ni la animacion (Pixar) ni la computacion escapan a su influencia. “Y cuando impactas en la manera que la gente tiene de entretenerse, de imaginar, de procesar la información... probablemente también lo haces en otros sectores...”, sostiene Expósito, que lleva desde 1998 en el mundo del diseño, trabajando tanto en pequeños estudios como en grandes multinacionales y, desde hace cinco años en Smart Design. Aragall añade: Jobs ha influido en la implantación de tecnología donde daba miedo. Por ejemplo, en la domótica y en el Internet de las cosas, porquie la gente se atreve a interactuar a distancia con las máquinas. Y se fia de ellas". 

¿Apple seguirá en vanguardia? Los expertos consultados consideran que tiene varios años de margen. Poco más. "Jobs es un producto de su época y en su cabeza siempre había un ordenador. El smartphone y las tabletas lo siguen siendo, aunque él hablase al final de su vida de la era pospecé”, considera Hummels.

Además, dice Vinyets, “hay muchísimas startups con capacidad de transgredir e innovar, dos de las grandes cualidades de Jobs”. Innovaciones que vendrán del “campo de lo social”, según Expósito, “más en sintonía con las necesidades reales de la gente y que no imponen un diálogo y un modelo de innovación tan unidireccional”. Eriksson, en cambio, apuesta por los productores energéticos. “Es el futuro y vendrá de las energías renovables, un universo nuevo a descubrir que en breve traerá excelentes noticias”. Aragall considera que actualmente la innovación está "distribuida. La nueva frontera será cuando los usuarios tengan el poder de crear junto a las empresas. Y en este sentido muchos clientes de Apple ya se sienten copartícipes gracias a la tienda de aplicaciones, pero aún irá a más". 

El diseño tecnológico ya está evolucionando "para salir del ambiente controlado por ordenador hacia un entorno donde el ser humano sea la interfaz", explica León. O sea, dejaremos de hablar de sistemas operativos para referirnos a ambientes inteligentes espaciales, capaces de entender el entorno físico. El primer paso han sido las pantallas táctiles, pero falta integrar el movimiento y el sonido. Otro objetivo de los diseñadores es conseguir que no solo se perciba la tecnología como “eficiente” sino “comprometida y respetuosa” con la transformación social. “Siempre hay una implicación ética cuando creas tecnología, porque no es buena ni mala, pero sin duda tampoco es neutra”, concluye Hummels.