Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘NBA 2K13’, cuando el único rival es tu propio éxito

El simulador de 2K Sports huye de la autocomplacencia para pulir pequeños defectos y convertirse en referente absoluto de todos los juegos deportivos

Derrick Rose, de los Chicago Bulls, en un lance del juego
Derrick Rose, de los Chicago Bulls, en un lance del juego

No hace falta ser un gran aficionado al baloncesto para caer rendido a NBA 2K13. Alejado del ruido mediático de otros simuladores deportivos como FIFA, el juego de 2K Sports milita desde hace dos años en otra liga, la de la excelencia. El problema es que en esa competición está solo –NBA Live dejó de editarse en 2009 ante la irresistible ascensión de su rival y no hay noticias de su regreso-, por lo que su objetivo no es otro que superarse a sí mismo cada año.

Juzgado por crítica y aficionados como la mejor experiencia deportiva que se puede tener en consola, NBA 2K13 salta a la cancha unas semanas antes de que arranque la mejor liga del mundo e incluye numerosas novedades que hacen muy complicado no dar carpetazo definitivo a la anterior entrega. "Muchos jugadores nos confesaron que seguían enganchados al juego de 2011 y eso nos hizo echar la vista atrás y rescatar ciertos aspectos de ese título que quizá se perdieron en el tránsito hacia la entrega de 2012”, explica Rob Jones, productor ejecutivo de 2K Sports y cerebro de NBA 2K13, durante la gira promocional en Madrid.

El cambio de mayor enjundia afecta al control que tenemos sobre los jugadores, cuyo potencial podremos exprimir al máximo gracias a la mayor facilidad para driblar, hacer fintas, giros, amagos de tiro y un amplio abanico de pases. Antes se necesitaba recurrir a complicadas combinaciones de botones y ahora todo es más fácil e intuitivo gracias al uso de la palanca derecha del mando. “El nuevo control da una mayor libertad y te hace sentir como si realmente tú controlaras la pelota y hace que el juego sea mucho más excitante”, indica Jones.

Antoni Daimiel y Marc Gasol ‘españolizan’ el juego

La ausencia de comentarios en español, una de las lacras que arrastraba esta saga desde sus inicios, se ha visto subsanada con la inclusión de un trío de periodistas clave en la popularización de la NBA en España: Antoni Daimiel, con su conocimiento enciclopédico de este deporte, adornará la narración a cargo de Sixto Miguel Serrano y Jorge Quiroga. Los diálogos son creíbles, ágiles y, lo más importante, casi siempre van acompasados con lo que ocurre en pantalla sin caer en errores de bulto. Es uno de los detalles que dan idea de la vocación global de un título que busca romper el cliché de juego hecho por americanos para americanos. Quizá por esto mismo, NBA 2K13 tampoco es ajeno al momento dulce que vive el baloncesto español y en la portada, junto a estrellas como Derrick Rose (Chicago Bulls) y Blake Griffin (L.A. Clippers), deja sitio a Marc Gasol, pívot de los Menphies Grizzlies y figura clave en la selección española subcampeona olímpica.

Otro de los lunares del juego es el pésimo rendimiento de los partidos en línea, donde las interrupciones y desconexiones arruinan cualquier intento de competir en pie de igualdad. “Hemos invertido muchas horas testando los servidores para que este año se puedan jugar sin problemas”, promete Rob Jones.

Mates y triples de pago

La mano del rapero y empresario Jay Z, que debuta como productor ejecutivo del juego, se deja ver en muchos aspectos, empezando por las grandes dosis de showtime que se le han imprimido a los partidos. Desde la irrupción de los jugadores en la cancha, hasta el ambiente a pie de pista, con las mascotas animando a un público entregado, así como la reacción de los jugadores antes acciones polémicas o en los tiempos muertos son tan espectaculares que a ratos cuesta diferenciar el juego de la retransmisión de un partido de play off en Canal+.

En cuanto a modos de juego, NBA 2k13 despliega un abrumador catálogo donde destaca el All Star Weekend. Aunque ha perdido parte del brillo que tuvo en los ochenta, el concurso de mates y triples es una de las citas obligadas en el calendario de la NBA. Para ejecutar los mates será necesario encadenar con éxito una secuencia de teclas, inspirándose en la filosofía de juegos musicales como Guitar Hero o Rock Band. El resultado es muy adictivo. Además, podremos reditar viejas hazañas de especialistas como Michael Jordan, Dominique Wilkins o Spud Webb. La pega es que solo aquellos que reservaron el juego podrán disfrutar gratis de este añadido. El resto tendrán que pasar por caja para incorporarlo como contenido descargable en una fecha aún no concretada por la compañía. Una decisión que traerá polémica.

Por último, NBA 2K13 zanjará el acalorado debate que suscitó en Estados Unidos las declaraciones de Kobe Bryant, quien aseguró que la selección estadounidense que él lidera, y que se hizo con el oro olímpico en Londres, ganaría en un duelo imposible al legendario Dream Team que cautivó a medio mundo en los Juegos de Barcelona. El farol del escolta de los Lakers podrá quedar en papel mojado o convertirse en realidad, ya que ambos combinados están presentes en el juego.