Line, el próximo WhatsApp

El servicio de mensajería de moda es gratis, aunque cobra por extensiones

Ejemplo de conversación y retoque en Line

Cada caída de WhatsApp provoca en un primer momento frustración; después, búsqueda de alternativas. Tango y Viber eran las más comunes hasta la explosión de Line. El programa nació en Japón en 2011 a la sombra del tsunami.

Line no es un mero clon de lo que ya hay. Funciona con iPhone, Android, Windows Phone y Blackberry, pero también en ordenadores, tanto Mac como PC. Resulta muy útil para poder seguir una conversación comenzada desde el móvil una vez que se llega al escritorio, con el teclado. Esto indica que no es necesario asociar el perfil personal a un número de teléfono.

Otra ventaja es que permite hacer llamadas de voz, como si fuera por teléfono a través de la red de datos. Es decir, toma lo mejor de Skype, Viber y Tango, pero también la facilidad de uso e inmediatez de WhatsApp.

Su verdadera innovación es la habilidad de ser una plataforma. Line es gratis y muchos de sus complementos, que se descargan como aplicación independiente, también. Se puede dibujar a mano alzada en tiempo real, hacer una foto e incluir retoque o marcos cómicos, incluso echar partidas a juegos de habilidad.

Suena infantil, pero gran parte de su popularidad se la debe a las pegatinas. Al estilo de los clásicos iconos japoneses (emojis), Line sirve para expresar el estado de ánimo, una idea o bromear con un gran número de animales, gestos e imágenes con aire manga. El catálogo incluye más de 200 gratuitos y un millar de pago. Como en los cromos del patio del colegio, hay auténticas rarezas.

En la misma aplicación se incluye un traductor de español e inglés o la posibilidad de seguir la actividad de dos raperos: T-Pain y Snoop Dogg.

El pasado día 16 Line alcanzó 75 millones de usuarios activos en 230 países. En el post de celebración incluían un agradecimiento a los hispanoparlantes, por ser los de mayor crecimiento en las últimas semanas.

Las operadoras no parecen demasiado contentas con la proliferación de este tipo de aplicaciones, que han rebajado considerablemente el envío de SMS (a 15 céntimos de euro). El primer movimiento de las telefónicas para contrarrestar WhatsApp consistió en regalar mensajes de texto ilimitados. No ha sido suficiente y se han unido para crear su propia versión con Joyn. Apple con iMessage y Samsung con ChatOn se han sumado a la fiebre. De momento, solo Line parece capaz de hacer sombra a WhastApp.

Más información