Google podrá seguir ampliando su monopolio de búsquedas

Después de 20 meses de investigación, la Comisión de Comercio de EE UU concluye que el ánimo de la empresa es mejorar sus servicios

Larry Page.

Google es libre para ampliar su dominio en el mercado de los buscadores. Su actividad no trata de eliminar a la competencia sino de mejorar sus servicios. Esta es la conclusión de la Oficina Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC) después de 20 meses de investigación sobre si Google sesga resultados de la competencia.

La actividad de Google se dirige más a querer mejorar sus resultados de búsqueda y la experiencia del usuario que al deseo de impedir la competencia, dijo el presidente de la comisión Jon Leibowitz, que estableció la distinción entre dominar un mercado y hacerlo de forma injusta.

La decisión de la FTC despeja el camino para que Google pueda continuar añadiendo características que han ayudado a superar a Yahoo y a los sucesivos intentos de Microsoft (ahora con Bing) por hacerse con un mercado que mueve en publicidad 50.000 millones de dólares anuales en Estados Unidos.

Google, que hace dinero con la venta de publicidad junto a los resultados de búsqueda, capta el 76% del mercado de búsquedas en EE UU, mientras que Bing no llega al 10% y Yahoo cae al 6%. Y en el resto del mundo, especialmente en Europa, aún es mayor su dominio.

Pese a ser una victoria total de la empresa dirigida por Larry Page sobre las pretensiones del lobby de presión FairSearch.org, formada por Expedia y Tripadvisor, entre otros, el buscador ha prometido voluntariamente dos cosas: que los anunciantes podrán comparar los datos de otros motores de búsqueda dentro de los servicios que utilizan su AdWords, incluso exportar sus campañas publicitarias con este sistema a otros sitios, y que las webs podrán retirar críticas a productos que realizan páginas especializadas como las de viajes o compras.

Leibowitz, en su conferencia de prensa realizada ayer en Washington, no dejó margen para el derrotado. "Algunas empresas o personas pueden pensar que la agencia debería hacer más", dijo, "porque están enzarzados en un combate con Google en todo el mundo. Tienen la creencia equivocada de que la crítica nos iba a influir en el resultado".

Leibowitz aludía así a FairSearch.org, que tiene abierto el mismo frente ante la Comisión Europea, y que hubiera preferido que la decisión de la FTC hubiera sido tras la europea.

Aparte de disgustar al sector del comercio electrónico agrupado en torno a FairSearch, también ha habido voces discordantes. "Es decepcionante que la FTC confíe en compromisos simples y voluntarias de Google para poner fin a ciertas prácticas que la mayoría de los comisionados ven que impiden la innovación", ha dicho el demócrata Patrick Leahy, presidente del Comité Judicial del Senado.

Ahora son los reguladores antimonopolio europeos los que tienen que determinar si las prácticas de búsqueda de Google restringen la competencia, dijo William Kovacic, un excomisionado de la FTC, hoy profesor de derecho en la universidad George Washington.

Consumer Watchdog, otro grupo de defensa de los consumidores, pidió al Departamento de Justicia investigar "el comportamiento monopolístico en los resultados de búsqueda de Google" a raíz del anuncio de la FTC. "Google claramente sesga los resultados de búsqueda para favorecer sus propios productos y servicios", dijo su director John Simpson. "La FTC ha respaldado a Google".

En Europa, la primera reacción de asociaciones de comercio electrónico es muy crítica con Google y, sobre todo con la FTC.  La Iniciativa por un Comercio Online Competitivo (ICOM) ha difundido un comunicado en el que señala su decepción. "El decreto de acuerdo extrajudicial sobre las patentes de estándares básicos es más débil que lo ya requerido por la ley estadounidense. El uso por parte de Google de estas patentes para bloquear los productos de la competencia daña claramente a los consumidores, y no está claro que el decreto vaya a prevenir que Google continúe utilizando estas patentes para frenar la competencia e incrementar los precios para los consumidores".

"Aún más desalentador es la incapacidad de la FTC de dar cuenta de los desequilibrios existentes en las búsquedas de Google, así como su decisión de no imponer compromisos formales en las otras prácticas abusivas de Google en búsquedas. La disposición de la FTC a aceptar compromisos voluntarios por parte de Google no será efectiva a la hora de prevenir que Google aproveche su dominancia en búsquedas – 93% en Europa y 90% a nivel global – para dañar a la competencia y a los consumidores".

"Es más importante que nunca que la Comisión Europea se mantenga firme e insista en imponer compromisos significativos que den cuenta de los desequilibrios en las búsquedas de Google y restauren por completo la competencia en búsquedas. La FTC y la Comisión Europea operan bajo marcos legislativos y realidades de mercado muy diferentes. De hecho, el Comisario Almunia ya ha afirmado que espera compromisos vinculantes por parte de Google en varias áreas, incluyendo los desequilibrios en las búsquedas. Dichos compromisos prometen ser mucho más efectivos y obligatorios que los 'compromisos voluntarios' aceptados por la FTC".

A este respecto, la Comisión Europea también ha reaccionado: "Hemos tomado nota de la decisión de la Comisión Federal de Comercio, pero no vemos que tenga implicación directa alguna para nuestra investigación, dadas nuestras conversaciones con Google, que están en curso", ha manifestado Michael Jennings, portavoz de la Comisión Europea.