Los ‘e-reader’ caen un 28%

Aumentan los lectores en aparatos móviles, pero disminuye la venta de su aparato específico

Las ventas de libros eletrónicos aumentan; la gente que lee en formatos electrónicos aumenta; pero las ventas del e-reader, el lector electrónico, bajan. Exactamente un 28% en 2012 en todo el mundo, según los datos de IDC, que no son tan graves como los del iSuppli que anteriormente había previsto una caída del 36%. En total se vendieron 19,9 millones de estos aparatos.

El descenso coincide con un aumento de modelos y una caída de precios de estos aparatos nacidos y pensados únicamente para leer, lo que indica que el mercado ya está agotado: quien quería un lector electrónico ya lo tiene y, a diferencia, de otros aparatos digitales (smartphones o tabletas) no hay un motivo fuerte para cambiar de aparato por otro. En ese sentido, Amazon lanzó el pasado año su modelo PaperWhite con luz, pero tanto esta marca como la cadena de libros Barnes an Noble se han centrado más en las tabletas que en los e-reader.

Para los próximos años, las mismas fuentes coinciden en que el mercado seguirá bajando. La tableta, incluso los grandes smartphones, aunque sean aparatos menos cómodas para lecturas largas, seguirán ganando adeptos. Según el Pew Internet, en un año los norteamericanos que leen en aparatos electrónicos han aumentado del 16% al 23%, mientras que los que leen en papel han bajado del 72% al 67%.