Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
MWC - Mobile World Congress

El pago por el móvil se lanzará comercialmente a partir del verano

Tras varios fracasos, los operadores acuerdan planes comunes en torno la tecnología NFC

Este año, sí. Tras varios ensayos con distintas tecnologías que se han saldado con sonoros fracasos, a partir de este verano podremos pagar por el móvil. Este es al menos el mensaje que han trasladado los operadores de telecomunicaciones presentes en el Mobile World Congress que el jueves se clausura en Barcelona. Al menos, casi todos ellos se han puesto de acuerdo por primera vez en un modelo único: la tecnología NFC (Near Field Communications) que permite realizar compras acercando el móvil al terminal de punto de venta de los comercios (datáfono), conocido como sistema de pago sin contacto (contacless).

Para ello es necesario que los operadores dispongan de sus aplicaciones wallet (cartera), que replican virtualmente las tarjetas de crédito, que la gente tenga un teléfono móvil con NFC y que los comercios dispongan de datáfonos capaces actuar con esta tecnología. Por el momento, en España apenas un 2% de los comercios tiene un terminal NFC y una proporción parecida de móviles en manos de los consumidores. No obstante, Visa y los principales bancos están haciendo un esfuerzo por implantar esta tecnología a contrarreloj, por lo que en verano los tres principales operadores españoles (Movistar, Vodafone y Orange) tienen planes para lanzar comercialmente sus aplicaciones de pago por el móvil.

“Necesitamos una masa crítica del 30% de los comercios y de los terminales para asegurar el éxito comercial del proyecto”, indica Ignacio Corral, responsable de m-commerce de Vodafone. En el pago por el móvil, el operador solo hace de intermediario. Le cobra al banco una cantidad anual y también puede tener ingresos por publicidad. Al usuario se le carga la compra en la tarjeta de crédito. Solo si la transacción es mayor de 20 euros es preciso meter el pin de la tarjeta.

Vodafone y Visa sellaron un acuerdo precisamente en el MWC del año pasado para permitir pagos por el móvil en cinco grandes mercados, entre ellos España, que debería haberse puesto en marcha a finales de 2012, pero por el momento solo se han hecho pilotos. Ahora prometen estar listos para ser operativos en verano.

“Necesitamos una masa crítica del 30% de los comercios y de los terminales para asegurar el éxito comercial del proyecto”, indica Ignacio Corral

En esa misma fase precomercial, se encuentra Telefónica. Junto a su socio, la Caixa ha lanzado varios pilotos desde 2010, entre ellos en su sede del Distrito C y en la localidad catalana de Sitges. En el MWC de 2013, ha habilitado una aplicación junto a Caixabank y Sony que permite realizar pagos en recinto de la feria, en 16.000 tiendas de Barcelona y en 1.000 taxis. La compañía no ha revelado aún sus planes comerciales, pero se da por hecho que intentará adelantarse a Vodafone, por lo que el lanzamiento llegaría también en verano. La multinacional española ya explota comercialmente en el Reino Unido un servicio de pagos por el móvil a través de su servicio O2 Wallet.

En cuanto a Orange, la firma francesa ha aprovechado el MWC para firmar un acuerdo con Mastercard para arrancar comercialmente en España el pago por el móvil, que ya explota en otros mercados como Francia, Reino Unido y Polonia.

La tecnología NFC, que tiene múltiples aplicaciones además del pago, aspira a convertirse en la estrella del MWC, patrocinada directamente por el GSMA, la asociación mundial de operadores. Pero pese al optimismo, queda mucho por hacer y hay que recordar que todas las estimaciones hasta ahora han resultado un fiasco. Las últimas es que se venderán alrededor de 1.500 millones de dispositivos con tecnología NFC hasta el año 2016, con los que se realizarán transacciones por valor de 50.000 millones de dólares durante el mismo periodo, según Strategy Analytics. Paralelamente, la implantación de terminales punto de venta con NFC pasará de 3,9 millones en 2011 a 43,4 millones previstos en 2017, año en el que prevé que el 53% de los pagos electrónicos mundiales se realice en terminales NFC, según cálculos de Berg Insight.

Los fabricantes también quieren subirse al tren. Visa y Samsung han anunciado en este MWC una alianza global para dotar a la próxima generación de dispositivos móviles de Samsung con la tecnología de pago Visa. A diferencia del sistema de los operadores, que crean sus aplicaciones wallet, la información de las cuentas de pago se carga de forma inalámbrica en un chip de seguridad incorporado en los dispositivos.

Los países pobres o en vías de desarrollo son los que más avanzado tienen el pago por el móvil

Además, la marca coreana ha anunciado hoy Samsung Wallet, una aplicación que permite a los usuarios almacenar y gestionar entradas para eventos, tarjetas de embarque o cupones a través de un único sistema, muy similar al Passbook de Apple. Google también lo ha intentado con con su Google Wallet, pero con escaso éxito.

La banca móvil de los pobres

Curiosamente, los países pobres o en vías de desarrollo son los que más avanzado tienen el pago por el móvil, aunque más exactamente se trata de banca móvil, ya que los pagos se realizan directamente con el saldo de los teléfonos prepago, debido a la escasa bancarización de estos estados. Esta solucion no se ha implantado en los países desarrollados porque en casi todos ellos se exige a los operadores una licencia bancaria.

Según Encuesta Mundial de Adopción Mobile Money presentado hoy por la GSMA en el MWC, la industria del dinero móvil sigue creciendo a un ritmo sin precedentes, con 150 servicios de dinero móvil para la población no bancarizada, 41 de los cuales fueron lanzados en 2012. Además, la industria también se está volviendo cada vez más competitiva, con 40 mercados donde al menos hay dos servicios diferentes de dinero móvil disponible.

Existen 81,8 millones de clientes registrados a nivel mundial y con el número total de implantaciones a nivel mundial, con un aumento del 38%, de los que 56.9 millones son de África subsahariana, en donde hay el doble de usuarios de dinero móvil que de Facebook. Además, en algunos países, el valor total de las transacciones de dinero móvil es equivalente a una proporción importante del PIB total del país: más del 60% del PIB en Kenia, 30% en Tanzania, y 20% en Uganda.