Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los coches llamarán automáticamente al 112 en caso de accidente

El sistema eCall deberá instalarse obligatoriamente en los automóviles nuevos antes de octubre de 2015 .

La Comisión Europea calcula que se ahorrarán 2.500 vidas anualmente y costará 100 euros por vehículo.

La Comisión Europea ha aprobado hoy sendas propuestas para garantizar que, en octubre de 2015 a más tardar, todos los vehículos adopten el sistema eCall, que permite realicen llamadas automáticas a los servicios de emergencia en caso de accidente grave. El sistema marca automáticamente el número 112, el número único de emergencia europeo, cuando tiene lugar un accidente grave, transmitiendo a los servicios de emergencia la localización del vehículo, incluso cuando el conductor está inconsciente o incapacitado para realizar una llamada telefónica. Se calcula que este sistema podría salvar hasta 2.500 vidas al año, según señaló hoy la Comisión en una nota.

El proyecto de legislación garantizará que, a partir de octubre de 2015, todos los modelos nuevos de turismos y de vehículos industriales ligeros estén equipados con la llamada automática al 112 y que se cree la infraestructura necesaria para recibir y tramitar adecuadamente las llamadas desde este dispositivo en los centros de respuesta a las llamadas de emergencia, velando por la compatibilidad, la interoperabilidad y la continuidad del servicio eCall en toda la UE.

eCall se activa automáticamente en el momento en que los sensores integrados en el vehículo detectan un accidente grave. Una vez activado, el sistema marca el número de emergencia europeo 112, establece contacto telefónico con el centro de respuesta a las llamadas de emergencia correspondiente y envía los datos del accidente a los servicios de rescate, incluida la hora, posición del vehículo y sentido de circulación (muy importante en autopistas y túneles). La llamada eCall también puede activarse manualmente pulsando un botón en el vehículo; por ejemplo, puede pulsarlo un testigo de un accidente grave.

Los datos recibidos a través del sistema eCall permitirán a los servicios de emergencia prestar asistencia en un plazo más breve a los conductores y pasajeros de un vehículo, ayudándoles así a salvar la vida y a tratar las heridas rápidamente. Las estimaciones de la Comisión son que eCall puede acelerar el tiempo de respuesta a las emergencias en un 40 % aproximadamente en las zonas urbanas y en un 50 % en las zonas rurales, y salvar así hasta 2.500 vidas al año.

Antonio Tajani, vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Industria y Emprendimiento, ha estimado que la instalación costará 100 euros por vehículo. El alto coste ha sido la causa de que hasta el momento solo el 0,7% del parque automovilístico europeo disponga ahora de eCall.

En 2012, 28.000 personas perdieron su vida en las carreteras europeas y otros 1,5 millones resultaron heridos en un total de 1,1 millón de accidentes registrados, según datos del Ejecutivo comunitario que estima en el coste social de los mismos en 130.000 millones de euros anuales.

El Ejecutivo comunitario indica que además de los beneficios para la seguridad vial, eCall también tendrá importantes repercusiones en la reducción de las congestiones causadas por los accidentes de tráfico, así como en la reducción del número de accidentes secundarios provocados por la falta de protección del lugar del accidente.

La industria también saldrá beneficiada, a través de las numerosas empresas que participan en el suministro de tecnologías, componentes y servicios utilizados en diferentes aspectos de eCall, como son los sistemas integrados en los vehículos, el suministro de datos sin cables o los sistemas utilizados en los puntos de respuesta de seguridad pública. Por otro lado, se espera que los equipos integrados en los vehículos introducidos por eCall puedan utilizarse en la prestación de otros servicios con valor añadido (como la búsqueda de vehículos robados).