Tecnología
Ciberpaís

Los calcetines también serán inteligentes

Heapsylon promete prevenir lesiones en los pies y detectar los fallos de equilibrio al andar

Los calcetines de Heapsylon.

Si unas gafas pueden ser inteligentes, por qué no los calcetines, siempre más en contacto con el cuerpo humano. Heapsylon asegura que sus calcetines han superado la prueba de la lavadora. Aparte de asegurar que entrarán dos y saldrán dos, los sensores de los calcetines no perderán sus propiedades, entre ellas la capacidad de prevenir lesiones o detectar en la gente mayor pérdida del equilibrio, además de contar pasos y escalones.

Los calcetines Sensoria de la empresa Heapsylon se añaden a la lluvia de wearables, accesorios inteligentes para ropa que últimamente se encuentran en proyecto, como las gafas de Google o el iWatch de Apple o Samsung. Sin esperar a ellos, ya existen relojes inteligentes de Sony y I'm Watch, así como pulseras o collares que miden el ejercicio físico. Por lo general, siempre consiste en sensores y acelerómetros que se comuinican via bluetooh con el smartphone y, posteriormente, volcarlos datos en el ordenador.

Heapsylon intenta recoger la financiación de 65.000 euros en Indiegogo. Sus fundadores son exempleados de Microsoft en el área de Kinect, que aspiran a convertirse "en el Gore TEX de los calcetines. Estamos hablando de la nueva generación de la computación, la que se incrusta en las prendas de ropa que vestimos", ha declarado el cofundador y consejero delegado, el italiano David Vigano.

La monitorización del ejercicio no es solo asunto de los deportistas. Su mayor incentivo económico proviene de la medición de constantes vitales para aseguradoras médicas y la medicina preventiva de la sanidad pública. Recientemente Jawbone, fabricante de un medidor de pasos, ha llegado a un acuerdo con la sanidad pública para sus pacientes.

Según cifras del sector, solo en Estados Unidos la monitorización de pacientes creció de los 2.900 millones de euros en 2007 a 6.600 en 2011 y llegará a los 15.300 millones de euros en 2016, según Kalorama Information. El atractivo de estos wearables es que pueden ayudar a reducir el gasto sanitario entre la creciente población de más edad. En el caso de los calcetines Sensoria, aparte de medir pasos y escalones (cuanto más bajo se coloca el aparato en el cuerpo mayor es su fiabilidad), puede detectar heridas y defectos en el andar y pérdidas de equilibrios.

El primer par de calcetines, con la tobillera de recogida de datos, costará 112 euros, y 60 los siguientes tres pares, solo con los sensores.

 

  

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Obama ante el estancamiento democrático

Occidente asume que ya no es el único modelo: el capitalismo autoritario gana seguridad mientras las democracias europea y estadounidense viven una crisis de confianza

Las denuncias por el caso Petrobras anuncian un terremoto político

Fuentes oficiales apuntan que la Fiscalía pedirá esta semana la imputación de los cargos electos implicados en la trama

La primavera de los medios digitales en Venezuela

Afloran las iniciativas independientes en la Red ante el control de los medios tradicionales

EL PAÍS RECOMIENDA

Sarrión: 8.600 habitantes, 36.000 kilos de trufa

Una comarca despoblada de Teruel es la mayor productora del mundo

Una utopía ciclista en Londres

Pablo Guimón Londres

Un estudio propone construir 240 kilómetros de vías exclusivas para bicicletas sobre las vías del tren

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana