Selecciona Edición
Iniciar sesión

HolaSoyGerman, el éxito mundial de un chileno en YouTube

Número uno mundial en dos ocasiones, vídeos de Garmendia han sido vistos más de 18 millones de veces

“Para triunfar hay que dormir poco”, advierte Germán Garmendia, el latinoamericano más popular hoy en YouTube. A sus 23 años, el chileno tiene ganas de aprender pese a ser un fenómeno mundial con 8,8 millones de suscriptores en su canal HolaSoyGerman, 5,2 millones de me gusta en Facebook y 1,8 millones de seguidores en Twitter. El vídeo Las adicciones ha sido visto más de 18 millones de veces. El 7 de enero, con Los Profesores, y el 25 de marzo con Miedos y Fobias, Garmendia se convirtió en el youtuber más visto del mundo.

La mejor fuente para armar la biografía de Germán Alejandro Garmendia Aranis son los 4 minutos y 55 segundos de Draw my life, donde el oriundo de Copiapó –ciudad minera del norte del país– narra su vida con dibujos en una pizarra. Tras la muerte de su padre en un accidente automovilístico en la navidad de 1993, él deambuló por una decena de ciudades de Chile junto a su madre y hermano hasta asentarse a Los Vilos, un pueblo costero de 20.000 habitantes ubicado 220 kilómetros al norte de Santiago, donde pasó su adolescencia.

“Escapando de una mujer, pero principalmente en búsqueda oportunidades”, Garmendia llegó a la capital chilena, donde después de pasar unos días deprimido –en septiembre de 2011– empezó a animarse con YouTube. “Llegué a la conclusión de que si ver videos me alegraba, hacerlos probablemente me haría mejor”. Garmendia tomó su computadora portátil para grabar Las cosas obvias de la vida, un monólogo de 2 minutos y 6 segundos saturado de muecas y bromas sobre la adolescencia.

Animado por unos cientos de visitas, continuó con Ebrios, Ebrios Everywhere. El corto se viralizó y comenzó a subir un nuevo trabajo cada viernes con el web-show HolaSoyGerman. Dos años después va a alcanzar los 10 millones de seguidores, la mayoría en Chile, Argentina, México y, cada día más, en España.

En YouTube no se trata de profesionalismo, se trata de transparencia

Con 78 vídeos hasta la fecha, Garmendia cuenta que nunca esperó lograr mucho de sus actuaciones frente a la cámara. “Semana tras semana empezaban a aparecer nuevos seguidores, y yo no lo podía creer”, recuerda.

Gracias a su éxito en Chile, el vlogger fue invitado a participar en El Club de la Comedia, aunque declinó la oferta. “Lo que hago en internet es diferente a la televisión en muchos sentidos. Me agrada que mi trabajo sea casero. Mi show lo creo yo, lo grabo yo, lo edito yo y lo publico yo. Esa es la forma en que me gusta, y así seguirá siendo”, asegura.

A principios de año Garmendia se trasladó a México para tocar con la banda Feeling Every Sunset, pero a la estrella de YouTube no le tomó mucho tiempo darse cuenta de que su carrera era en solitario y ante una cámara, así que en junio saltó a Los Ángeles, donde ha rechazado algunas ofertas de televisión. “Hasta ahora no me han parecido tentadoras. Prefiero dejar las ofertas a corto plazo y seguir trabajando independiente para crear oportunidades a largo”.

Garmendia, que vive de la publicidad insertada en sus vídeos, analiza la diferente comunicación de la pantalla de la televisión y la de internet. "En YouTube no se trata de profesionalismo, se trata de transparencia. En televisión vemos a un señor con un traje caro, súper bien peinado hablando con voz profunda, gente con la que uno no se encuentra en la calle; pero en YouTube es diferente: nadie me dice qué puedo y qué no puedo decir. Si mañana quiero hablar de mi perro lo voy a hacer, si quiero pararme frente a la cámara y hacer nada por 5 minutos también lo voy a hacer".

En Los Ángeles, el chileno ha mantenido inalterable su rutina de trabajo: siempre lleva el teléfono móvil a mano para anotar las ideas que cada miércoles comienza a resumir, para más tarde definir un tema. Luego enciende su cámara y empieza a grabarse durante 8 horas, aunque mucho de ese tiempo lo emplea en el vestuario, acomodando la escenografía elemental y moviendo la cámara. Cuando termina de grabar, edita el material, agrega efectos, texto y música para dejar su trabajo listo y subirlo a la red el viernes.

"Uno de los factores más importantes es que mi sentido del humor está basado en la comedia extranjera. Yo me río mas con una rutina de los 90 de Jim Carrey o Eddie Murphy que con cualquier cosa de la televisión actual. Si sumamos el hecho de que nunca he hablado con muchos modismos, supongo que el resultado es que todas las personas que se sentían igual que yo a través de Latinoamérica y España encontraron un pequeño escape en YouTube.

Garmendia confiesa que eligió Hollywood para comenzar una carrera de actor. “Si hablamos de entretenimiento, esta ciudad es una universidad gigante a la que pretendo robarle todo el conocimiento posible”, comenta. Pero promete que seguirá grabando sus vídeos de la misma manera artesanal de siempre. “Siento lo mismo que sentí cuando subí mi primer vídeo, aún es entretenido para mí. Lo único que esperaba con los vídeos era pasarla bien, lo sigo haciendo, y solo pararé cuando deje de ser entretenido”.