Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Pero dónde está mi teléfono?

Google crea una aplicación para localizar los Android perdidos o robados

¿Pero dónde está mi teléfono?

Perdido, olvidado, quizá robado. El smartphone, herramienta imprescindible, resulta goloso para los amigos de lo ajeno. A menudo es el objeto de más valor que llevamos encima. Tanto que la alcaldía de Nueva York ha creado una unidad en su policía local para atender a quienes denunciar el hurto o desaparición de su móvil.

En diciembre de 2012 cifraban el robo de móviles de Apple en 3.890. El propio Michael Bloomberg se aventuraba a dar consejos: "Hay que llevarlo en un bolsillo más pegado el cuerpo, con ropa más ajustada, pero poder sentirlo si alguien mete la mano en el bolsillo interior. Y evitar ponerlo en el externo del abrigo". Al mismo tiempo han emitido una recomendación en el sentido de que la gente no haga ostentación de su aparato, pues puede alentar la delincuencia. A los fabricantes, la alcaldía les ha pedido que creen sistemas de seguimiento y bloqueo del aparato a distancia para evitar disgustos.

Hace menos de un mes Boris Johnson, alcalde de Londres, hizo patente su preocupación por los robos en su ciudad, más de 10.000 'smartphones' al año. El dirigente envió una carta a los principales fabricante pidiendo que se refuercen las medidas de seguridad y opciones para recuperar los aparatos. "Necesitamos que su compañía haga una demostración clara de que se toman esto en serio. Ayudarnos a resolver este problema es una cuestión de responsabilidad corporativa. Pedimos que, a través del software pertinente, se limite el mercado de seguna mano ilícito. Seguro que tanto los accionistas como sus clientes lo agradecen". En España no hay datos concretos de móviles inteligentes. La Secretaría de Estado se limita a aportar cifras de denuncias por sustración de móviles. 233.900 en 2011 y 279.319 en 2012.

Apple hace tiempo que dentro de su nube, entonces MobileMe ahora iCloud, incluye la aplicación “Buscar mi iPhone” que, a pesar del nombre, también sirve para localizar el iPad o un ordenador Mac. En caso de considerar que están en manos extrañas se puede bloquear la pantalla, enviar un mensaje (que aparece en pantalla de manera muy parecida a las notificaciones de SMS) para pedir que se devuelva al dueño o, finalmente, borrarlo y bloquearlo a distancia de modo que el aparato solo sirva de pisapapeles.

Windows Phone también soluciona esto desde sus inicios. Basta con contar con una cuenta de registro en el ecosistema Microsoft y darle a "Encuentra mi teléfono". A partir de ahí se pude hacer sonar, bloquear o borrar los datos. Una de las ventajas de este servicio es que si se recupera el teléfono o se opta por uno nuevo con el mismo sistema operativo, se pueden restaurar los datos a partir de la copia automática que hace en la nube.

Siguiendo esa recomendación para atajar la plaga, Google acaba de anunciar un servicio similar para los aparatos con sistema Android. A finales de mes estará activa una plataforma para saber en todo momento el lugar donde se encuentra el móvil, ya sea por despiste o robo. El nombre del servicio no está tan trabajado como el de Apple. Se llama sencillamente “Device Manager”, gestor de aparatos.

A través de Google Play se llegará a esta opción de seguridad. Ahora mismo, si se entra en configuración se accede a una lista de modelos de Android en los que estaba activa la cuenta de un usuario, con su tableta y su móvil, por ejemplo. O el modelo que utilizó antes y el actual. Tras el estreno de esta medida, será ahí dónde podrá localizar sus cacharros en Google Maps con una aproximación de 20 metros, llamar al móvil desaparecido con volumen máximo, incluso si quien lo ha encontrado lo apagó o el timbre fue silenciado, o borrarlo por completo si se han perdido las esperanzas de recuperarlo.

Para que este sistema de seguridad funcione es necesario tener el móvil dado de alta con una cuenta de Google (Gmail, YouTube, Drive...) y que funcione con una versión del sistema operativo superior al 2.2, que son la mayoría de ellos. Tanto en el caso de Apple como en el de Google, el servicio es gratuito.

No es que eche la culpa de su despiste a los consumidores, pero Google incluye una serie de consejos para tratar de paliar los daños en caso de robo. La primera recomendación consiste en bloquear la pantalla de inicio, ya sea con un patrón o con una combinación de letras. En los móviles más avanzados se puede incluso desbloquear cuando detecta la cara del dueño.

En segundo lugar insiste en que se alejen de las aplicaciones sin verificar, subrayando que se descarguen desde Google Play.

El 80% de todos los smartphones que se venden en el mundo ya llevan el sistema operativo Android, por lo que el servicio que implantará Google podría tener una mayor efectividad en el extravío de smartphones.