Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU: decepción en Wall Street

Las primeras impresiones en la patria del iPhone muestran su escepticismo por un iPhone económico, que no lo es tanto

Tienda de Apple en San Francisco, ayer martes.
Tienda de Apple en San Francisco, ayer martes.

"¿Eso es barato?" La pregunta más repetida entre los analistas que volvían en la mañana del martes de la presentación de Cupertino, cuartel general de Apple, y formaban corrillos en el Moscone Center de San Francisco, donde tiene lugar la conferencia anual de Intel. La sensación general es que el iPhone 5C no terminará de atraer a los jóvenes, aunque tenga colores, más impactados por la velocidad de proceso que por la estética exterior. Tienen que claro que si se puede, se adoptará el S, aunque cueste más. A la vez, destacaban como algo ingenioso la posibilidad de grabar vídeo a cámara lenta y veían como muy positivo el uso de la huella dactilar para comprar canciones, libros o aplicaciones.

La broma más repetida era la del modelo 5S en dorado. “Ni que fuese para Mr. T”, para nosotros M.A. Barracus, el personaje del Equipo A.

Un nuevo iPhone activa la maquinaria comercial. La primera parte del engranaje es la de los complementos. Según Dr. Bott, distribuidora de tecnología, ya preparan 400 nuevos accesorios para añadir a su catálogo. Los primeros fabricantes en ofrecer sus fundas, lentes, cargadores y demás accesorios son Griffin, Belkin e iLuv. Aunque sus precios deberán estar por debajo de los 29 dólares de las fundas del 5C o del de 39 para las de 5S si quieren tener gancho.

El analista Ronald Klingebiel es tajante: “Los nuevos iPhones son innovadores, pero siguen siendo iPhones. La dirección estratégica no ha cambiado”. Tony Cripps, de la consultora Ovum, va en la misma línea, interesante, pero no rompedores. “La era post Jobs en Apple mantiene la puesta en escena y un fervor inusual en la blogosfera”, indica. Entre lo positivo: “La arquitectura de 64 bits les pone un paso por delante del resto. En el mundo de los juegos, por ejemplo, acaban de batir a Android”.

La tienda Apple de la calle Powell, la misma que se convirtió en santuario improsivado cuando murió Jobs, mantenía su actividad normal después del anuncio. Todavía no hay carteles con los nuevos modelos. Habrá que esperar a la semana que viene para las clásicas colas.

Mientras la spersonas de apie daban sus opiniones, los tiburones de Wall Street tiraban la acción hacia abajo. Por primera vez desde mediados de agosto, Apple perdía el listón de los 500 dólares, con una caída inmediata del 4,72%, aunque luego se recuperó algo. Analistas del Bank of America echan de menos un smartphone "realmente barato", mientras que Credit Suisse es más optimista, pues espera que en el futuro lancen un reloj y una televisión inteligentes. En general, los analistas financieras ven que Apple ha preferido sacrificar cuota de mercado al margen del beneficio por aparato.