Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Samsung anuncia el ‘smartphone’ con pantalla flexible

Empezará a venderlo el próximo mes en Corea del Sur

Samsung ha anunciado el primer smartphone flexible. En su imparable presentación de nuevos productos, en esta ocasión le ha tocado al móvil con pantalla curvada y flexible, que se pondrá a la venta el próximo mes en su país, Corea del Sur.

"Planeamos introducir un smartphone con pantalla curvada en Corea del Sur en octubre", dijo el miércoles D.J. Lee, jefe de marketing, en el acto de presentación del nuevo Note 3 en Seúl.

En enero, la compañía presentó en la feria CES de Las Vegas un prototipo de teléfono flexible y tan fino como el papel. En esta ocasión no se ha mostrado el aparato y se desconoce si tendrá estas mismas características.

Samsung al igual que LG ya venden televisores con pantallas de forma curvada a unos precios que rondan los 8.000 euros. El móvil ondulado también será caro pues no puede ser, como en el caso del televisor, una  pantalla rígida, sino que tiene que ser flexible para adaptarse a los diferentes sitios donde se lleve.

La empresa coreana no es la primera en presentar un prototipo de teléfono flexible, ya que anteriormente lo hizo la japonesa Sony, pero sí será la primera en producirlo masivamente y ponerlo en las tiendas. Tanto Sony como Philips hace tres años que mostraron sus avances con pantallas de tecnología OLED no ya solo flexibles sino incluso enrollables y de gran formato, pero nunca aplicadas al móvil.

Samsung, que el pasado año desbancó a Apple como primer vendedor de smartphones en el mundo, ha conseguido sustituir la pantalla de vidirio por el plástico, en principio un material más barato, lo que no significará que el smartphone a la venta lo sea también.

En principio este móvil flexible de plástico tendrá la ventaja de que acabará con la fractura de las pantallas, principal problema de los dueños de un smartphone, ya que su sustitución suele costar más de 100 euros. También facilitará que el móvil tome la forma de pulsera y se pueda  llevar en la muñeca con lo que se acabaría con el engorro de sacarlo de un bolso. Habrá que esperar a su comercialización dentro de unas semanas para comprobar también las desventajas del móvil de plástico, aunque el peso no será una de ellas.