Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

LG G2, máxima pantalla en mínimo espacio

El móvil de alta gama cambia la disposición de los botones

No es sencillo meter una pantalla de 5,2 pulgadas y mantener el tamaño de los que tienen 4,5. ¿Cuál es el truco de LG para hacerlo en el G2? Dejarlo casi sin marco y pasar los botones de control: volumen, encendido y apagado a la parte trasera. En todo caso, basta con dar dos toques en la pantalla para encenderla y desbloquear.

El diseño exterior recuerda el del iPhone 3G, con la parte trasera en plástico y algo abombada. Todo está pensando ahí se alberga una batería de 3.000 miliamperios, la misma capacidad que el Sony Xperia Z, que los pone un paso por delante del resto de competidores.

La otra similitud con el teléfono estrella de Sony es el procesador, el Snapdragon 800 de Qualcomm de cuatro núcleos. Según las pruebas, el más potente del mercado. De aquí a Navidad llegarán más modelos de alta gama que usen este cerebro. El rendimiento se percibe al realizar vídeos y editarlos o gestionar varias aplicaciones a la vez; apenas hay demora.

La cámara, de 13 megapíxeles, se defiende bien tanto en interiores como en exteriores. El estabilizador de imagen hace que apenas se almacenen tomar movidas. La luminosidad de la pantalla ayuda a verlas algo mejor de lo que se perciben al pasarlas al ordenador.

LG fabrica uno de los modelos con mejor calidad-precio, aunque no lo comercializa bajo su marca, se trata del recién agotado Nexus 4, el móvil que promueve Google. El G2, sucesor del Optimus G, tiene todo lo que se espera del Nexus 5 con algunas aplicaciones marca de la casa.

El teléfono funciona con Android 4.2.2 sin apenas complementos, salvo por una aplicación, QuickMemo que puede resultar muy útil. Sirve para guardar una captura de pantalla y después escribir o dibujar sobre ella. Abre la puerta a retoques de humor, pero también a indicaciones sobre mapas...

Lo mejor, la pantalla, brillante y con una respuesta al tacto difícil de superar, y el precio, 599 euros, aunque hay ofertas con operadoras que reducen esta cifra. La reducción de ruido de ambiente está muy conseguida. También el modo invitado, para poder prestar el teléfono, para que jueguen los niños, por ejemplo, sin que se tenga acceso a contenido privado. El vídeo a 1080 píxeles (alta definición) y 60 imágenes por segundo permite conectarlo a la televisión sin que se aprecien defectos.

Entre lo mejorable, cuesta acostumbrarse a los controles traseros, y carece de posibilidad de aumentar la memoria con tarjetas MicroSD, aunque hay versión de 16 y de 32 gigas.

Más información