Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rider State mezcla Foursquare con bicis

Los ciclistas urbanos juegan a dominar el mundo mientras pedalean con esta aplicación española

Portada de la web RiderState.

Pedalea para conquistar el mundo. Pedalea, eso sí, con el móvil encendido. Esa es la propuesta de Rider State (Territorio Ciclista), una aplicación que mezcla geolocalización con bicicletas. “Es la primera app que une estos conceptos mediante un juego en plena ciudad”, dice Santiago Casado, uno de los ideólogos. Su proyecto, que arrancó en 2011, ya está acabado para Android y cuenta con una versión Beta en iOS, el sistema operativo de iPhone e iPad. “Nos hemos quedado al 60% del desarrollo. Necesitamos más capital y lo vamos a pedir a través de un crowdfunding (microinversiones) global”, explica desde su cuartel general en Tetuan Valley, una comunidad de emprendedores tecnológicos en el distrito madrileño del que toma el nombre. “Es el foursquare llevado al movimiento. Una tecnología, a través de la que la bici puede dominar el planeta”.

Presentación de RiderState.

Cuatro amigos periodistas, hastiados de la profesión, decidieron lanzarse por su cuenta a montar una revista de ciclismo. En ese momento, el mundo editorial no pasaba por su mejor época por lo que la idea mutó en una start up relacionada con las bicicletas. “Tiene más riesgo, pero también muchos más atractivos”, sentencia Casado. Rider State es un juego de dominación territorial; una pelea callejera para ver qué pedaleante controla cada barrio de cada ciudad del mundo. Tras dividir las urbes en cuadrantes, la app registra la ruta por la que circulan los ciclistas. Así, cuando un ciclista pasa, a pedales, por un lugar, se queda marcado y colonizado. A final de semana, la persona que más haya rodado por cada zona se convertirá en el capo de ese barrio y entra en un ranking. Aviso para tramposos: no vale llevar siempre encendida la app ya que percibe cuando un usuario circula en bicicleta gracias a un exhaustivo control de la velocidad.

El equipo de RiderState.

Además de competir entre ellos, los riders tienen un enemigo común: La Corporación, un grupo de presión que tiene intereses enfrentados con las bicicletas. “La Corporación del juego representa a la industria del coche, el mundo del petroleo, las aseguradoras… En resumen, al lobby antibici y a los hábitos establecidos”, explica Casado. “Son los peores enemigos de la bicicleta. La gente no la usa más porque posee una visión distorsionada de la misma, aunque está cambiando. Los ciclistas triunfaremos si somos muchos y no dejamos de pedalear. Rider State defiende esa idea”, agrega.

Con su idea, la cuadrilla de empresarios, a los que posteriormente se unieron dos profesionales con perfil más tecnológico y experiencia en empresas como Fon, Google o Youtube, consiguió financiación de ENISA (Empresa Nacional de Innovación): 32.000 euros que tardaron 12 meses en llegar. “Hemos necesitado casi 3 años para sacar la aplicación porque no es fácil. En el terreno de las ideas creo que estamos muy bien; en cuanto al dinero, hay capital, pero la gente arriesga menos”, dice Casado para después anunciar que el primer juego estará listo el 15 de febrero. Antes, el equipo de emprendedores se enfrenta a otro reto: conseguir 30.000 euros, en 50 días (desde el 17 de diciembre) vía crowdfunding en la plataforma internacional IndieGoGo. Para los últimos retoques.

Por ahora no ganan un duro. Y aunque menos de un centenar de personas han experimentado Rider State, ya tienen 700 solicitudes de acceso en más de 12 países. “Todo será en inglés y castellano. Hablamos a un público global. La app es gratuita, se activa de manera automática cuando vas en bici y permitirá ir subiendo de categoría, por méritos o mediante pago”, aclara el periodista convertido en desarrollador. Todavía no se ha hecho realidad, pero han divulgado su idea a los cuatro vientos: “Si no cuentas la idea no se pueden generar sinergias. Y nosotros no estaríamos ahora aquí”. “¿Existe el riesgo de que te copien? Sí. También de que venga una empresa con capital y te compre”, concluye.