Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amazon entra en la guerra del ‘smartphone’ con Fire Phone

Jeff Bezos anuncia la fabricación y venta de un móvil para competir con Apple y Samsung

Jeff Bezos presenta Fire Phone. AP

Tenían tableta y cajita para el televisor. A Amazon solo le faltaba un móvil para tener un ecosistema completo. Fire Phone es la última pieza de su engranaje para completar un mundo en el que el consumo de contenido y venta de objetos físicos justifica un hardware de acabado pulido pero poco sorprendente. Sale a la venta el 25 de julio, de momento solo en Estados Unidos, por 199 dólares (unos 147 euros) con contrato durante dos años con la operadora AT&T.

Las llamadas son lo de menos, incluso las aplicaciones que se puedan descargar desde el móvil. Amazon, lo que pretende con su nuevo terminal es lo mismo que con sus otros aparatos (el lector Kindle o las tableta Fire), que sirvan para descargarse contenido, libros sobre todo, donde cuentan con un margen superior, o comprar objetos en la tienda online. Por eso mismo, sus aparatos se venden a precio de coste. Su negocio está en las compras que promueven, pero no en el aparato en sí.

El móvil de Amazon, Fire Phone, de diseño austero, destaca por sus cuatro cámaras frontales para conocer mejor al usuario. Sabe así si se detiene en un anuncio concreto, si le interesa una aplicación más que el resto o si unos colores reclaman su atención más que otros.

También sirve para ofrecer imágenes en 3D sin necesidad de gafas. No es la primera vez que se hace, la consola portátil de Nintendo, enfocada al público infantil, ya consigue este efecto. Hace dos años LG lanzó al mercado un terminal que permitía ver contenidos en tres dimensiones, también grabar vídeos con doble cámara. El problema estribaba en que solo lo podían disfrutarlos si tenían el mismo móvil o una televisión, con sus gafas respectivas, que fuera compatible. De nuevo, una promesa rota de la tecnología.

Fire Phone proyecta las imágenes de una manera un tanto peculiar, persiguiendo la mirada del sujeto y dando la perspectiva adecuada. Muy práctico para ver los mapas, pero también para consultar las noticias en el sofá. Como ejemplo, Bezos tomó el Washington Post. "No sé muy bien por qué me gusta este medio", dijo buscando la carcajada, pues el diario es de su propiedad.

Sí se nota gran esfuerzo por hacerlo resistente, la pantalla de 4,7 pulgadas, "para usarlo con una sola mano", matizó, está reforzada con Gorilla Glass, los botones son de metal, la estructura completamente negra. De hecho, de frente, podría confundirse con un iPhone.

A diferencia de lo que suele ser habitual en sus tabletas, la cámara busca guardar recuerdos con cierta calidad. 13 megapíxeles y objetivo muy luminoso. Bezos no tuvo reparos en comparar los resultados de su modelo con iPhone 5S y Galasy S5, los más populares. Siguiendo su norma, la nube es clave para el funcionamiento del teléfono. No hay limitación para almacenar las fotos tomadas con el Fire Phone.

El aspecto multimedia se ha cuidado especialmente, sonido estéreo y auriculares de alta gama con un cable que no se hace nudos. No es casualidad, quieren promover el consumo de películas. El móvil se conecta con Fire TV, al igual que hacen las tabletas, para seguir viendo un capítulo de Juego de Tronos o cualquier vídeo de su catálogo, de un aparato a otro con solo hacer un gesto. 

Otro aspecto novedoso, claramente llamado a incentivar la venta, es Firefly, luciérnaga en español, una aplicación que ejerce de buscador de música, vídeos y productos. Un equivalente al Siri de Apple o el Cortana de Microsoft pero con una clara ambición comercial. Si se toma una imagen de unas zapatillas en una tienda, por ejemplo, devolverá su precio en Amazon y ofrecerá su compra directamente. Si suena una canción en un bar, permitirá su descarga previo pago de la misma. El catálogo de reconocimiento inicial cuenta con nada menos que 100 millones de objetos.

Jeff Bezos, fundador y consejero delegado de Amazon, estuvo algo más altivo de lo habitual, buscando el espectáculo. Comenzó presumiendo de espectación: más de 60.000 personas pidieron asistir a la presentación, 300 fueron los elegidos.

Es una estrategia diametralmente opuesta, por ejemplo, a la de Apple, que consigue el mayor margen en la venta de sus  iPhone, sobre todo, y en menor medida en su iPad e iPod, mientras que las ventas en iTunes o en Apple Store no tienen tanta importancia, son una cuestión de imagen, de reforzar marca.

Amazon sigue primando a sus fieles, a los miembros Prime, como denomina a aquellos que pagan 99 euros o la misma cantidad de dólares, según el país, por tener tarifa plana de envíos en dos o tres días durante un año. Ese no es el único beneficio, el catálogo para suscriptores incluye más de 40.000 títulos entre películas y series. Los últimos lanzamientos, son de pago. Su éxito está en la forma en que son capaces de recomendar algo que, seguramente, según el perfil del usuario será de su agrado. La 'magia' Amazon lo va precargando en el aparato antes de que incluso decida que quiera verlo para que si realmente le apetece no haya demora en el visionado.

Aún así, el teléfono tiene una frontera que difícilmente podrá derribar, el mundo empresarial. Amazon se dirige primordialmente al usuario final, al consumidor, pero la tendencia cada vez más ¿Quién querría un segundo móvil, con un sistema operativo diferente a lo ya conocido, pensando en hacer compras? Cada vez es más común que se use un solo terminal con dos configuraciones distintas.

Este no es el único problema: carecen de los mapas de Google, algo que le costó muy caro a Apple. Como sucede con su tableta, el programa de gestión de correo termina por resultar algo farragoso y el teclado se hace incómodo.

El proyecto se esperaba desde hace un año, cuando comenzaron los rumores, igual que su consola. Finalmente no hay consola, sino una FireTV, caja multimedia muy similar a la de Apple, que sirve para ver películas, series, ver contenido a través de aplicaciones o jugar con juegos de Android con un mando inalámbrico. No llega al nivel de una PS4 o Xbox One, pero sí permite entretenerse por muy poco dinero. 

Más información