Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Google compra Dropcam, dedicada a vigilar hogares

Pagará 555 millones de dólares por la empresa

Dropcam almacena un mes completo de vídeo en sus servidores.

Saber qué pasa en casa sin estar en casa, ése es el valor que aporta Dropcam, la última empresa que pasa a formar parte del imperio Google por 555 millones de dólares (unos 408 millones de euros). Se integrará dentro de Nest, conocida por sus termostatos y alarmas de incendios, compañía que compró el año pasado por 3.200 millones de dólares.

Dropcam, que nació en 2009, ofrece cámaras, muy parecidas a la que se usan para saber si el bebé duerme, pero utilizando Internet como medio de gestión de la cámara en lugar de un circuito cerrado y el móvil, tableta u ordenador, en lugar de un monitor al efecto. Esto hace posible que se pueda ver si realmente la canguro tiene los niños bajo control o si algún intruso está husmeando en las habitaciones con abrir una aplicación compatible con iPhone y Android.

La decisión de integrarlo con Nest obedece al deseo de crear un ecosistema de control del hogar. El propio fundador y consejero delegado de la empresa de Nest, Matt Rogers, destaca los puntos en común: “Nacimos con una idea en mente, ayudar a la gente a estar conectada a aquello que le importa. En muy poco tiempo hemos cambiado la forma en que se interactúa con la casa. Así que es natural que las dos empresas encajemos. Creo que los consumidores estarán de acuerdo en ello. Con Nest funcionaremos mejor”. Uno de los hechos más polémicos en la compra, cerrada por 555 millones de dólares, estriba precisamente en esa fusión. La intención, una vez que las autoridades aprueben la compra, es unificar los perfiles de usuarios de ambas perfiles y dejar un solo registro.

Dropcam recibió su primera ronda de financiación, de cinco millones de dólares, de los bolsillo de los inversores iniciales de Facebook. Los cautivó por su facilidad de instalación. Greg Duffy, de 24 años, tuvo la idea al ver cómo su padre era incapaz de configurar la que había comprado para casa. Parece una edad muy temprana, aunque no tanto si se tiene en cuenta que entró a la universidad con solo 15. No duró mucho, cuando llevaba dos cursos pasó a montar su primera empresa de llamadas a través de Internet. No llegó a popularizarse, pero sí le sirvió para entrar a trabajar primero en Microsoft y después en IBM.

En el momento de la compra la empresa cuenta con 120 empleados y el total de inversión que ha recibido es de 48 millones de dólares. Google ha pagado más de 10 veces esa cantidad para su adquisición. El sentido de la compra no pasa solo por cerrar su ecosistema de control de la casa, sino también con una base de clientes ya afianzados.

No eran los únicos en este campo, Logitech los sacaba ventaja, pero con enchufar la cámara a un enchufe y la red wifi local, bastaba para comenzar a usarlo. Otro punto a favor, la posibilidad de recibir una alerta en el móvil si registran movimiento cuando se supone que nadie está dentro del hogar o si se registran ruidos.

Dropcam almacena 30 días, 720 horas, de vídeo. Perfecto para revisar qué sucedió en casa en un momento concreto, pero también información muy valiosa si cae en manos no deseadas. ¿Es seguro? ¿Se puede saber que en los servidores de Google se almacenan tal cantidad de datos privados? Una cuestión de confianza en el buscador, dejarle hospedar en sus servidores las imágenes con los momentos más íntimos de los miembros de la familia. Conservar las grabaciones durante más tiempo cuesta entre 10 o 30 dólares, según el plan de almacenamiento elegido. Las cámaras tienen precios comprendidos entre 149 y 199 dólares, según la definición escogida.

Dentro de la estrategia de Google entra la conquista de la muñeca, con el reloj digital y puerta de entrada para monitorizar la salud, el salón de casa, con termostatos y el adaptador Chromecast para el televisor, y, por último, el coche, donde han dado grandes pasos en los que carecen de conductor, pero no han mostrado abiertamente cómo funcionaría Android en los automóviles actuales.

El próximo miércoles, día de comienzo de su conferencia anual, Google I/O, es muy probable que hagan anuncios relacionados con estos aspectos y empiecen a encajar piezas. Especialmente esta compra y la de Skybox, fabricante de satélites.