Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Berlín prohíbe Uber porque los pasajeros no están asegurados

El gobierno berlinés se une a Hamburgo en el veto a este servicio de transporte compartido

Protesta de taxistas en Berlín contra Uber en junio pasado. AP

Uber, la firma estadounidense que ofrece una sofisticada aplicación móvil que conecta a pasajeros con conductores, ha sufrido una nueva derrota en Alemania y que le augura un futuro incierto en el país. El gobierno de Berlín decidió prohibir el uso de la aplicación, un castigo destinado a evitar la competencia desleal con los taxis de la capital alemana, pero también para garantizar la seguridad física de los pasajeros.

La prohibición fue aprobada por el Senado de Berlín (el ejecutivo de la ciudad-estado) que envió una advertencia formal a la empresa estadounidense, que tiene su sede en San Francisco, para que cese de ofrecer sus servicios en la ciudad.

El gobierno berlinés argumentó que Uber contraviene la seguridad de los pasajeros mediante el uso de “conductores no verificados en vehículos sin licencia, ya que los pasajeros no están asegurados en caso de resultar heridos en un accidente”.

En caso de no respetar la prohibición, la compañía deberá pagar una multa de 25.000 euros, mientras que los conductores arriesgan un castigo de 20.000 euros. El gobierno también señaló que si Uber dejaba de pagar las multas por ofrecer un servicio ilegal, arriesgaba una pena privativa de libertad.Berlín es la segunda ciudad alemana que prohíbe el uso de la aplicación. Hamburgo prohibió el servicio en el mes de julio pasado y las autoridades de Fráncfort y Múnich están pensando en imitar a Berlín y Hamburgo.

A pesar de las sendas prohibiciones que ya existen en su contra, Uber anunció que desea ampliar sus servicios a las ciudades de Düsseldorf, Colonia y Stuttgart.Cuando el servicio fue prohibido en Hamburgo, la firma estadounidense presentó un recurso contra la medida y el gobierno se vio obligado a permitir nuevamente el servicio. Uber también protestó contra la medida adoptada en Berlín por “ser todo menos progresista y limita la posibilidad de elegir de los consumidores”, dijo Fabien Netsman, portavoz de Uber en Alemania, al denunciar un instinto proteccionista de parte de los legisladores.