Tecnología en el oído

Motorola presenta un audífono inteligente en una nueva hornada de gadgets

Hint, el auricular inteligente de Motorola.

La frontera entre la ciencia ficción y el mercado de consumo es cada vez más estrecha. Cualquier que haya visto la película Her sentirá que hay un claro paralelismo entre el auricular de Joaquin Phoenix y la voz de Scarlett Johansson y Moto Hint, el auricular inteligente que Motorola ha presentado en su laboratorio de Chicago. Es posible que la relación no sea tan intensa, pero promete ser tan discreta y mucho más práctica.

Se esperaba que lanzasen de manera oficial Moto 360, el primer reloj con Android Wear, cuyo avance se mostró en la conferencia de desarrolladores de Google en junio, y así fue, pero llegó acompañado de un nuevo aparato. Para Motorola la siguiente conquista no es la muñeca, sino el oído.

Hint se conecta al móvil, siempre que sea Android, sin cables y permite acceder al móvil con solo hablar. “¿Qué tiempo hace hoy?”, “¿qué hizo mi equipo ayer?”, “manda un SMS a mamá con el siguiente texto: ‘no iré a comer’”. Estos son solo algunos ejemplos que irán creciendo a medida que los desarrolladores exploren sus posibilidades. El reto es interesante: no hay pantalla y la interacción entre humano y máquina es solo a través de la voz. En parte recuerda a Siri, el asistente de voz de Apple, pero con una interacción más directa y fluida.

La función más conseguida y práctica es la relativa a Google Maps. Indica cómo llegar a un lugar paso a paso, tanto si es a pie como en bicicleta, sin necesidad de tocar o mirar el móvil. El audífono, que apenas se percibe cuando se introduce en el oído, usa una funda que sirve para cargar la batería. La autonomía, según el fabricante es de más de tres horas uso. Saldrá a la venta en EE UU por 149 dólares durante el otoño y promete hacerlo antes de Navidad en el resto de países.

Moto 360, el reclamo inicial de la cita, es el primer reloj que se parece a uno convencional. Isaacs Dickson, director del producto, insiste en que es la mejor manera de repensar un aparato de uso común: “Tenemos interiorizada la esfera, hemos intentando dar la mejor información posible en la muñeca”.

Entre las bondades del reloj se encuentra el diseño, su punto fuerte, pero también un sensor cardíaco que servirá tanto a los fanáticos de las aplicaciones deportivas, como para los que se preocupan por su salud. Otra diferencia con respecto al modelo que ya vende Samsung, se puede mojar y es resistente al polvo. La intención es clara, hacer un aparato que sea compatible con una vida normal, no un objeto delicado. A modo de ejemplo, invitaron a usarlo en su sede central, donde se inventó el primer teléfono móvil hace más de 30 años, mientras se seguían unas recetas en el aparato, sin importar salpicaduras o golpes.

El reto no es sencillo, ¿será tan práctico como para volver a casa si se olvida o solo será una moda para los entusiastas de la cacharrería? La respuesta estará en manos de los consumidores. En Estados Unidos sale a la venta a través de Internet y en las tiendas físicas de Best Buy este viernes por 249 dólares. Si se prefiere la correa metálica, el precio alcanza los 299 y habrá que esperar alguna semanas. Antes de finales de mes estará en los demás mercados.

El auricular y el reloj se pueden usar de manera conjunta, siempre que se conecten a un móvil Android, sea de Motorola o no, que sirva de procesador central. Desde el estreno funcionarán en inglés, español y portugués. “América Latina es uno de nuestros mercados más florecientes”, explicó el directivo.

La intención del universo Android es dar un golpe de efecto antes de que Apple desvele sus novedades el próximo martes. La firma de la manzana mostrará su nuevo iPhone, su primer aparato para llevar puesto y quizá alguna sorpresa en forma de iPad. Lo que es seguro es que no pueden llegar con una propuesta convencional a una categoría de productos en la que no participan, los wearables.

La renovación de Motorola, firma muy cercana a Google, su anterior dueño antes de que los comprase Lenovo, se refuerza con dos teléfonos. Moto G y Moto X, con cambios más profundos de lo que desvela su exterior. En ambos casos se ha mejorado tanto la cámara frontal como la trasera.

Moto G, el móvil más vendido de su historia, mantiene la pantalla de cinco pulgadas y carcasas intercambiables. Añade ranura para ampliar la memoria. Moto X llega a las 5,2 pulgadas, añade dos altavoces en la parte frontal, procesador de cuatro núcleos de Qualcomm y es resistente a caídas, rayaduras, polvo y salpicaduras. La personalización ha sido clave para popularizar este modelo. En este sentido, se amplían las opciones con acabados en madera y cuero, materiales poco habituales en la tecnología pero todo un intento por hacerlo menos fría. En ambos casos, la gestión de batería promete un día alejado del enchufe.

Se esperaba un cambio de nombre, siguiendo la estela de Google han preferido generar confusión y mantener el nombre. Al igual que con la tableta Nexus 7, que comercializa el buscador. Práctico si se trata de reafirmar una marca, pero no tanto de cara al consumidor, que puede no tener claro qué teléfono adquiere. En los primeros seis meses de 2014 Motorola vendió más de 6,5 millones de móviles, esta renovación pretende mantener el ritmo de ventas.

Moto G, mantiene el precio de 179 dólares en EEUU y 199 euros en Europa. Desde este viernes se puede comprar en India, Francia, Alemania, Reino Unido, Brasil y España. Moto X se estrenará primero en Brasil, su mercado estrella, antes de final de mes. Llegará a EEUU, América Latina, Asia y Europa en otoño. El precio recomendado es de 499 dólares. Algo elevado para la gama media, pero ajustado si se compara con sus competidores de Samsung, Galaxy S4 por más de 600 euros, o LG G3, también en ese rango de precios.

Más información