Selecciona Edición
Iniciar sesión

Facebook y Apple ofrecen congelar los óvulos a sus empleadas

Las tecnológicas quieren convencer a sus trabajadoras para que retrasen su maternidad con esta polémica medida

Portada de Eggsurance, la empresa ofrecida por Apple y Facebook a sus empleadas.

Retrasar la maternidad tiene premio. Facebook y Apple, dos gigantes tecnológicos, han ido un paso más allá de los habituales incentivos para empleados en Silicon Valley. A las bebidas y comidas gratis por chefs de renombre, las ‘happy hours’ de los viernes, las salas de juegos o los bonus económicos se le suma una cantidad de dinero extra para congelar óvulos. La lista de premios por formar parte de una empresa tecnológica cada vez tiene menos límites. Solo así se explica que uno de los perfiles más demandando sea el de CHO, Chief Happiness Officer, es decir, el responsable de que un trabajador esté feliz en el puesto de trabajo.

Ambas empresas han reconocido a la cadena de televisión NBC su compromiso para que las trabajadoras se mantengan en su puesto a cambios de costear el proceso de congelación y mantenimiento de óvulos. Según explica Brigitte Adams, fundadora de Eggsurance.com, la empresa en la que han confiado ambas empresas para ofrecer el incentivo, cada ciclo de estimulación ovárica para la toma de muestras cuesta 10.000 dólares (7.900 euros), a los que hay que añadir 500 dólares (394 euros) adicionales al año por el almacenamiento de los óvulos. Facebook ya ofrecía 3.159 euros (4.000 dólares) para gastos por el nacimiento de un hijo.

Este nuevo perk, el mismo nombre que se le da a las chucherías para mascotas, pretende que se retrase la edad de maternidad. Eggsurance y Extend Fertility son dos de las empresas que ya llevan tiempo dando el mismo servicio a consultoras. Ninguna de las dos ha dado más nombres de clientes, pero sí han dejado caer que también startups, más pequeñas y casi siempre de reciente creación, todavía lejos de cotizar en bolsa, se han sumado a la ola.

Un portavoz de Facebook ha explicado a la revista The Atlantic el porqué de esta ayuda: “Nos importan mucho nuestros empleados y sus familias. Siempre estamos contemplando mejoras en nuestros seguros sanitarios que se ajusten a sus necesidades. Seguimos ampliando la cobertura para mujeres con la opción de maternidad extendida, con la preservación de óvulos y su almacenamiento”. En esta misma línea, insistieron en que también tienen un programa de ayuda a la adopción en el que se hacen cargo de los costes legales del proceso. Pocas horas después su servicio de comunicación ha añadido una aclaración adicional a EL PAíS: “En Facebook queremos dar una amplia variedad de beneficios a nuestros empleados. Este es uno de los muchos que ofrecemos”.

Lo habitual en Silicon Valley es que se paguen hasta cuatro meses de baja por maternidad, a cuenta de las empresas. En el caso de Google se llega a las 22 semanas, la opción más generosa frente a las 16 de Twitter. A diferencia de España, los padres reciben casi los mismos días de ausencia para el cuidado del nuevo hijo. De las cuatro semanas de Microsoft a las 17 de Facebook e Instagram.

Sin embargo, no siempre se toman estos permisos. Ya sea por miedo o responsabilidad exacerbada. El caso de Marissa Mayer, ex directiva de Google y consejera delegada de Yahoo!, hizo saltar las alarmas. Apuró hasta un día antes de dar a luz y volvió a las dos semanas a la oficina, con el bebé y una cuna dentro de su despacho. Lo que ella defendió como una forma de equilibrio entre su vida personal y su trabajo, se consideró como el peor ejemplo posible para el resto de mujeres en su entorno. Fue entonces cuando decidió ofrecer 16 semanas para las madres y ocho a los padres.

Estas prácticas por las que las empresas intentan retrasar la edad de maternidad abren un debate de doble moral. Por un lado, se invita a ser madre y se dan facilidad. Por otro, se invita a aplazarlo y la empresa corre con el gasto. Glenn Cohen, experto en bioética en la Universidad de Harvard, publicó un post en su blog hace más de un año donde explica que el mensaje enviado por estas corporaciones queda bastante difuso: “De alguna manera les pueden estar haciendo ver que su labor actual no es compatible con la maternidad”.

La oferta de congelación de óvulos de Facebook y Apple llega, además, en un momento polémico. La semana pasada, Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, hizo unas declaraciones en una conferencia en las que aconsejaba a las mujeres que no pidieran aumentos de sueldo, bajo el argumento de que, con esfuerzo y trabajo, todo llega. Poco después, tuvo que salir a matizarlas y dejar claro que no se trataba de subestimar su trabajo o mirar para otro lado, sino que lo justo sería que los ascensos deberían llegar de manera natural. La diferencia de sueldo entre sexos en el mundo de la tecnología es superior al 30% por realizar la misma labor.

Las cifras de empleo femenino en el campo tecnológico son todavía muy bajas. Google, todo un símbolo del progreso de la zona, no llega al 30%. En Twitter y Yahoo! se da una cifra muy similar. Facebook no aporta esos datos. Según los cálculos de Tracy Chou, analista de datos, en Etsy, FourSquare, Pinterest, Mozilla, Airbnb y otras startups punteras, solo el 12,42% de los puestos técnicos son para mujeres. Además, la mayor parte de los puestos para mujeres suelen estar en departamentos de márketing, medios, relaciones públicas o ventas, pero muy pocas veces en el apartado técnico.

Más información