Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Twitter quiere acabar con las contraseñas

Apuesta por asociar el perfil de usuario al número de móvil en lugar del correo electrónico

Dick Costolo, consejero delegado de Twitter.

El número de teléfono será la puerta de acceso a Twitter. La cuenta estará asociada al número de móvil de cada usuario. La red social ha cerrado acuerdos con operadoras en 28 idiomas y 218 países para que no haga falta recordar la contraseña para tuitear. Así lo anunció Jeff Seibert, la estrella de Flight, su primera conferencia para desarrolladores que en lo sucesivo será anual.

La idea es más ambiciosa de lo que parece a primera vista. Twitter quiere convertirse en la puerta de acceso a más servicios y aplicaciones online, de modo que su sistema de verificación se haga extensivo y accesible para desarrolladores. Una forma de ganar poder de manera silenciosa. El funcionamiento será sencillo, se pondrá el número de móvil asociado a la cuenta, entonces se recibirá un SMS con un código que funcionará de manera temporal. Se recibirá uno diferente para cada sesión. Twitter correrá con los gastos del envío del mensaje. Muy parecido a la verificación en dos pasos que ya ofrece Google en su correo, pero como acceso principal y con WhatsApp como referencia a la hora de asociar el perfil con el número de teléfono. “El email y la contraseña como referencia de acceso van a desaparecer pronto. Ya lo hacen Snapchat, Line y, sobre todo, WhatsApp, es lo más cercano y personal” explicó Seibert en un breve encuentro con EL PAÍS.

Aún así quedan algunas dudas. ¿Cómo se usará con el ordenador o la tableta? “Muy parecido, solo tienes que tener el móvil cerca para meter la clave que te llegue. Sirve para otro aparato”. Otra más: ¿Qué hacer si se pierde el móvil? “Está pensado. Se debe entrar en digits.com y configurar ahí el cambio”.

Al contrario de las tabletas, sí dejaron claro que los relojes inteligentes y el resto de aparatos conectados en el hogar se encuentran entre sus prioridades. Se dedicó una sesión a los denominados wearables y sus posibilidades de futuro. Jawbone, una empresa de altavoces y pulseras deportivas que se conectan al móvil, presentó un sistema para cambiar de canción con tuits. La idea es convertir la labor de pinchar música con amigos en una experiencia más social y colectiva, sin necesidad de tener que usar un solo móvil como mando a distancia.

Otro matiz, Apple es líder en Estados Unidos, pero a Twitter le seduce Android. Casi todos los ejemplos fueron con los teléfonos que usaban el sistema operativo de Google. No hubo rastro de Windows Mobile o Blackberry. Seibert justificó la decisión: “Seguimos monitorizando el comportamiento en estas plataformas y nos plantearíamos apoyar su desarrollo si hubiese aclamación, una gran demanda, pero no parece que sea el caso”.

La conferencia, con espacios libres y entrada a 200 dólares, muy lejos de los 1.500 que piden Google o Apple por asistir a sus eventos, estuvo centrada en aquellos que trabajan con su código. La presencia de Dick Costolo, el consejero delegado, fue casi testimonial. Se limitó a cinco minutos de bienvenida. No hubo grandes anuncios, ni novedades que afecten al uso habitual. Se esperaba que incluyesen el esperado botón de compra directa de productos, que algunos usuarios ya tienen de manera confidencial o la posibilidad

Según Thomson Reuters, Twitter espera presentar unos resultados la semana que viene mejores de los esperados, con 351 millones de dólares (277 millones de euros) de ingresos, el doble que hace un año. Las últimas oficinas que han abierto están en Indonesia y Brasil, los lugares donde más crecen. México se perfila como el siguiente nido del pájaro azul.