Selecciona Edición
Iniciar sesión

Detenido en Tailandia uno de los cofundadores de Pirate Bay

Fredrik Neij vivía escondido en Laos desde que fue condenado a un año de cárcel en 2009

Ampliar foto
Dos de los cuatro cofundadores de The Pirate Bay, Peter Sunde y Fredrik Neij, en una imagen de archivo.

Uno de los fundadores del portal de descargas The Pirate Bay, Hans Fredrik Lennart Neij, condenado hace cinco años en Suecia por un delito de piratería informática, ha sido detenido en el norte de Tailandia, informa este martes la prensa local.

El hacker sueco, de 36 años y conocido como TiAMO, fue arrestado el lunes en Nong Khai cuando intentaba entrar a Tailandia por carretera junto a su mujer desde Laos, donde ha vivido escondido en los últimos años, según el diario The Nation.

Neij fue condenado en 2009 en Estocolmo a un año de cárcel por un delito contra la ley de derechos de autor junto a Gottfrid Svartholm Warg, Peter Sunde y Carl Lundström, también fundadores de uno de los mayores portales del mundo para intercambio y descarga de archivos.

Warg, de 30 años y conocido como anakata, no se presentó al juicio de apelación y se fugó a Camboya, desde donde fue detenido y extraditado a Suecia en 2012.

Tras cumplir su condena, Warg fue extraditado a Dinamarca, donde la semana pasada un tribunal le condenó a tres años y medio de cárcel por un ataque informático a la empresa que aloja varios registros policiales.

Mientras, Peter Sunde fue arrestado el pasado junio en Estocolmo (Suecia). Su condena estaba pendiente desde 2012, cuando se fugó tras ser sentenciado a ocho meses de prisión.

Los cuatro responsables de The Pirate Bay fueron sentenciados originalmente a un año de prisión y una multa de 32 millones de coronas (cuatro millones de euros). Un tribunal de apelaciones redujo posteriormente las penas de prisión.

El portal fue lanzado en 2003 con enlaces a archivos de música y películas almacenados en los ordenadores de otros. Filiales suecas de compañías de música y cine llevaron a la empresa a los tribunales y reclamaron daños y perjuicios por la pérdida de ingresos. Pese a ello, la página sigue funcionando.