Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

En efectivo, con tarjeta... o con el móvil

El lanzamiento de Apple Pay y la generalización de los chips NFC impulsan el método de pago del futuro

Los chips NFC se incluyen cada vez en más móviles. Getty

Estamos cerca de pagarlo todo con el móvil, a pesar de que esta historia ha estado a punto de acabar como la famosa fábula de Esopo del pastor y el lobo. Tras años en los que los gurús no hacían más que decirnos que esta posibilidad ya estaba aquí, algunos habían comenzado a no creérselo. Sin embargo, el anuncio en septiembre por parte de Apple del lanzamiento de una pasarela de pago propia, Apple Pay, ha sido para muchos la confirmación de que en un futuro (no muy lejano) el móvil ocupará el espacio de la cartera. Apple Pay está integrada en la aplicación Passbook y, para activarla, solo tenemos que asociar a ella un número de tarjeta de débito o de crédito, que puede ser la misma con la que compramos en iTunes o en Apple Store. La solución de Apple se suma a Google Wallet, que ya funcionaba en dispositivos Android. Eso sí, de momento solo está disponible en Estados Unidos y no hay fecha para su llegada a España.

La empresa de Cupertino, por otra parte, ha dado también el paso definitivo a nivel de hardware: el iPhone 6 ya incluye el chip NFC (Near Field Communication), componente esencial para que el pago pueda realizarse. Se trata de una tecnología inalámbrica integrada en el dispositivo que permite una comunicación instantánea entre dos puntos que, eso sí, deben estar muy cercanos. Esto la hace idónea para sustituir a la tarjeta de crédito cuando se compra en una tienda. Prácticamente todos los fabricantes de teléfonos incluyen ya el chip en sus últimos modelos y hay páginas web, como NFC World, que relacionan los móviles del mercado que lo incorporan en la actualidad.

El NFC permite una comunicación inalámbrica entre dos puntos, y eso la hace idónea para sustituir a la tarjeta de crédito

“Ahora mismo hay muchas soluciones preparadas para que paguemos desde nuestro smartphone. Están PayPal, Apple Pay… Los que han reaccionado tarde son los intermediarios financieros. El futuro de las tarjetas de crédito, entendidas como soporte plástico para pagar, es muy negro”, asegura Nacho Somalo, fundador de Lonesome Digital y experto en comercio electrónico. Respecto a los bancos, muchos han desarrollado aplicaciones para el pago a través del móvil que entran a competir con PayPal, Apple Pay o Google Wallet. Es el caso de BBVA, que ha creado la solución BBVA Wallet. La emplean ya 250.000 de sus clientes y la complementan con Wizzo, una app orientada al intercambio de dinero entre particulares.

Otra iniciativa dirigida al mobile payment es Yaap Money, impulsada por Caixabank, Banco Santander y Telefónica y que muchos han bautizado como “el WhatsApp del dinero”, por lo fácil que resulta enviar y recibir pequeñas cantidades a través de un sistema similar al de la solución de mensajería instantánea. “Creo que en dos años todos pagaremos con nuestro teléfono. El 80% de los terminales de punto de venta (TPV) ya está listo para empezar a cobrar vía móvil”, explica Somalo. ¿Y los usuarios? ¿Estamos preparados para abrazar este nuevo modelo de consumo sin billetes ni tarjetas de crédito? “Nos gusta comprar a través de cualquier canal, y el móvil nos ofrece libertad para elegir el modo de pago que queramos. En este caso, preveo una adaptación a la tecnología rápida”, responde Somalo.

Las claves de la seguridad

Nacho Somalo

Contraseña o pin
“Siempre aportan un plus de seguridad al asociarse a un teléfono móvil, pero el problema es que se pueden hackear. Lo que hace falta es un auténtico certificador de la personalidad real de quien paga”.
DNI electrónico
“En su momento, fue una gran apuesta. Se trataba de sustituir la contraseña por una firma electrónica. El problema es que no ha funcionado entre los usuarios; ahora mismo, ¿quién usa el DNI electrónico en España?”.
Reconocimiento dactilar
“Sin duda, el futuro del pago con el móvil tiene que ir de la mano de soluciones de seguridad como esta. Si tu móvil reconoce tu huella, la identidad estará garantizada. En este sentido, Apple ha dado en el clavo”.

Pero no todas las aplicaciones están impulsadas por bancos u operadores. También han surgido desarrollos independientes que buscan ganarse un lugar en el pago telefónico, enfocados sobre todo al intercambio de dinero entre particulares. Es el caso de Cashually, una app creada por dos emprendedores de Barcelona que apuesta por el lado más social. “Está pensada para regalos, pero últimamente vemos que hay gente que la usa para participaciones de lotería”, explica Álex García Blay, uno de los dos impulsores. El procedimiento resulta muy sencillo: el usuario introduce su nombre, sus apellidos y su DNI y ya puede transferir dinero desde su tarjeta de crédito a cualquier otra persona. “Esperamos ganarnos a todos aquellos que prefieren utilizar una solución independiente y en la que no se pagan comisiones”.


Hacia el ‘mobile payment’

El volumen de pagos realizados por medios distintos del efectivo crecieron un 9,4 % en 2013, hasta alcanzar los 366.000 millones de transacciones. El líder mundial en transacciones no monetarias es Finlandia, con 448 euros por persona y año, mientras que un 51% de los compradores digitales en Estados Unidos hacen ya compras con el móvil o la tableta. Según los vaticinios del informe 2014 de World Payments Report, elaborado por Cap Gemini y el Royal Bank of Scotland, para 2015 se espera un descenso del 15,9% de los pagos electrónicos y un aumento de los pagos por móvil del 60,8%. Y si atendemos a otro informe de Visa, en 2020 la mitad de las transacciones de Europa se harán a través del teléfono.

Así funciona

1. Debemos asociar nuestros datos bancarios a una aplicación de software (Apple Pay, Google Wallet, etcétera).

Cifras de España

  • El 13% de los españoles ya utiliza los dispositivos móviles para realizar sus compras, según un estudio de Forrester Research para Paypal.
  • Al 58% de españoles les gustaría pagar directamente desde su móvil cuando realizan una compra en una tienda, según el Estudio Nielsen de Actitud Financiera.
2. Para pagar, acercamos el móvil al dispositivo TPV, con el que se comunica al instante.
3.
Antes de validar la transacción, el terminal nos pide confirmar nuestra identidad.
4.
En el caso de Apple Pay, el iPhone nos reconoce por la huella dactilar con Touch ID.
5.
Para garantizar la conexión, la distancia entre dispositivos debe ser inferior a 15 cm.
6.
El TPV emite un ticket y, al mismo tiempo, el saldo se actualiza.