Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los háckers difunden películas de Sony y datos personales de actores

Una semana después de atacar los estudios filtran tres títulos sin estrenar

Un imagen de 'Fury', estrenada en Estados Unidos el 17 de octubre.
Un imagen de 'Fury', estrenada en Estados Unidos el 17 de octubre.

Después de una semana trabajando con papel y bolígrafo, los trabajadores de la división de cine de Sony, tanto en Nueva York, como en Los Ángeles siguen sin poder encender el ordenador. El ataque informático de hace una semana tiene como consecuencia  la difusión de películas de manera ilegal. Varios sitios web de descargas ofrecen copias de Fury, estrenada en Estados Unidos el 17 de octubre, una reedición del musical Annie, Still Allice, Mr. Turner cuyo estreno en los cines estaba previsto para la temporada navideña y comienzos de 2015, antes de los Oscars. Tan solo To Write Love on Her Arms tenía una fecha posterior, el 15 de marzo.

La web TorrentFreak detalla que todas las copias difundidas cuentan con una copia de agua en la que se indica que es contenido privado propiedad de Sony.

En Ars Technica, una web especializada en tecnología, detallan algunos de los archivos robados, como copias digitalizadas de pasaportes de Angelina Jolie, Cameron Diaz y el director Roland Emmerich, más de 700 contraseñas, presupuestos de futuras películas, así como acceso a 179 cuentas de correo. Este martes ha comenzado la liberación de datos personales.

Fusion se hace eco de una nueva filtración con hojas de cálculo con material sensible. En la misma se ve, por ejemplo, que un ejecutivo del mismo nivel gana hasta 800.000 dólares anuales más que una mujer del mismo rango. El archivo presenta nombres, fechas de nacimiento y número de la seguridad social de 3.803 empleadores de Sony Pictures.

El colectivo criminal que atacó los servidores, que se hacen llamar G.O.P (Guardians of Peace, Guardianes de la Paz en español) ha escrito a varios medios de comunicación reconociendo su responsabilidad en la difusión de este contenido. De ser cierta esta afirmación, es más que probable que aparezcan más películas. Según el correo cuentan con más de 100 terabytes de datos, entre los que se encuentran documentos de los trabajadores o planes de producción.

Los Angeles Times se hace eco del arresto en Reino Unidos de dos sospechosos de filtrar copia de The Expendables 3 antes de su salida al mercado local.

Sony ha reconocido que, entre las posibilidades que maneja, la que cobra más relevancia es un posible ataque desde Corea del Norte, sobre todo después de que el viernes amenazasen desde una web controlada por el gobierno asiático con desvelar la comedia The Interview, que tiene como protagonistas a Seth Rogen y James Franco, cuya trama consiste en un intento de asesinato de Kim Jong Un. Esta tesis cobra cada vez más relevancia, máxime tras responder un correo cifrado a The Verge, medio tecnológico, en el que indican que no van a parar hasta que Sony colapse: "Nuestra meta no es la película The Interview como sugiere Sony Pictures. The Interview es tan peligrosa que ha causado un ataque masivo. Sony Pictures ha creado una película que daña la paz de esta zona, la seguridad y que viola los derechos humanos solo a cambio de dinero. Como esta actividad es contraria a nuestra filosofía, vamos a luchar contra la codicia de Sony Pictures".

El FBI ha reconocido que investiga el caso y ha dado una recomendación a Sony y empresas que podrían sufrir un ataque similar a través de malware, como se denomina al software infectado y programado para propagarse: "Las posibilidades de que se borre el contenido de los ordenadores al encenderlo, es alta. La firma japonesa ha contratado los servicios de Mandiant, la misma empresa de seguridad en la que confió el New York Times cuando sufrió ataques desde China.

Jaime Blasco, director de los laboratorios AlienVault, explica que el malware (programa malicioso) usado para borrar datos de los sistemas de Sony tenía decenas de máquinas que han sido potencialmente afectadas". En su opinión, la filtración de filtraciones hace cada vez más difícil que Sony reestablezca la normalidad. Este jueves liberaron datos relaciones con los perfiles de usuario y sus contraseñas.

Desde el martes de la semana pasada, Sony ha permanecido en el más absoluto de los silencios. Su último comunicado insiste en que trabajan para arreglar la brecha de seguridad: “Sony Pictures Entertaintment ha sufrido un problema abrupto, que estamos trabajando para resolver con diligencia”.

La firma japonesa soporta ataques con cierta frecuencia, casi siempre centrados en su división de videojuegos. El 24 de agosto se pusieron en peligro 53 millones de tarjetas de crédito de sus usuarios.

Más información