Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

10 ideas fabulosas de ‘startups’ españolas

Las empresas intentan conquistar el mercado fusionando lo tecnológico con problemas diarios o sueños de siempre

Ampliar foto
Psious, la startup española que intenta curiar fobias con realidad virtual.

¡Zas! y la bombilla se enciende. El eureka, el pistoletazo de salida a una idea, es la primera piedra en la vida de una startup. Con la meta de pugnar por mercados de 1.000 millones de euros, estas empresas aúnan tecnología con la resolución de un problema o el deseo de muchos para abrir un nuevo modelo de negocio. Y los grandes hallazgos no solo se dan en Silicon Valley.

Desde España, cuyo ecosistema de emprendedores se encuentra en plena ebullición –más de 100 startups españolas han logrado levantar un capital superior a 500.000 euros en los tres últimos años, según datos de la Comisión Europea– estas nuevas compañías tratan de pensar en cómo darle la vuelta a tecnologías en boca de todos, como la realidad virtual, o de cumplir viejos sueños hasta ahora solo posibles para un grupo de elegidos: ver cómo luce nuestro bello planeta azul desde el espacio.

“Es importante no ir a remolque de lo que se ha puesto de moda. Cada año suenan fuerte un par de ideas en este sector. Lo último, la economía colaborativa. Pero si quieres ser realmente innovador, debes estar al tanto de las tecnologías actuales y usar la imaginación para aplicarlas en resolver un problema del día a día”, afirma Carmen Bermejo, presidenta de Tetuán Valley, asociación sin ánimo de lucro que trata de dinamizar el ecosistema startup español en colaboración con la CE.

Estos diez ejemplos de emprendedores llevan a la práctica el consejo de Bermejo literalmente. A pesar de que las matemáticas dicen que nueve de cada diez startups se estrellan, sus ambiciones no conocen límites. Cambiar el mundo con la tecnología y desde España en campos como la educación, la energía o el turismo del futuro es su meta.

Ver la Tierra como un astronauta

A 32 kilómetros de altura, el cielo, incluso a plena luz del día, pierde su azul. La bóveda celeste se vuelve negra y la Tierra se muestra como lo que es, un planeta en el espacio. Esa es la visión que ofrecerá la startup barcelonesa Zero2Infinity con sus globos aerostáticos. El astronauta de la NASA Miguel López Alegría es su asesor. Espera sus primeros viajeros para 2016.

Terracitas al sol de Milán a Calcuta

“Todo empezó así. Un domingo caluroso en que mi novia y yo buscábamos una terraza”. De ese hecho casual a fundar su empresa, Brightside. Jonathan Frishberg, barcelonés de adopción, es el CEO de esta startup española en la rampa de salida que ofrece una app que geolocaliza las terrazas al sol de cualquier ciudad.

Curar fobias con realidad virtual

Perder el miedo a las arañas es algo más que una cuestión de voluntad. Por eso, Psious –startup española que ha logrado un millón de euros en su primera ronda de financiación– ha imaginado un método menos agresivo que enfrentar al paciente con un arácnido real. Su terapia usa la realidad virtual para recrear el insecto.

El LinkedIn del artisteo

Adriana García-Abril lo vio claro. Los artistas necesitaban su propio espacio laboral en la red de redes. De ahí, a los 45.000 usuarios con los que ya cuenta Meetin Arts, un proyecto a caballo entre la red social y una web profesional que contará en el horizonte cercano con su propia herramienta de contratatación.

El GPS wearable para invidentes

“Podemos cambiar la vida de millones de personas”. Carlos González vende la idea a lo grande. Lazzus es un GPS para invidentes que utiliza un wearable para “generar un campo de visión artificial y dar información auditiva en tiempo real sobre los puntos de interés”. ONCE y Fundación Vodafone lo apoyan.

Juicios que solo se pagan al ganar

La idea de Reclamador nació de un fastidio mundano: sentirse maltratado por una aereolínea. Pablo Rabanal canalizó su frustración tras una mala experiencia a crear una startup que usa big data para analizar si una demanda ganará un juicio. El usuario solo paga si aciertan. Llevan más de 2.000 éxitos y solo fallan un 2%.

Potencia la inteligencia de tu hijo

A Norman Suárez González no le basta con los métodos de aprendizaje convencionales. Con la Educación 2.0 a la vuelta de la esquina, este emprendedor español ha apostado en CuiCuiStudios por ofrecer un conjunto de apps que entrena la mente del niño según la teoría de las inteligencias múltiples, que subdivide las destrezas humanas en ocho clases. “Messi o Ronaldo no serán buenos oradores, pero tienen un rendimiento corporal sinestésico extraordinario. Todos podemos ser genios en un campo”. Para tranquilidad de los padres, la app informa de cómo mejora en cada inteligencia.

Conectar a los españoles por el mundo

Aprovechar el segundo exilio de españoles para esas miles de dudas y necesidades que tiene todo emigrante. Para eso nace 0034 [acelerada por Prisa Inn], una startup creada por la periodista Nina Tramullas que ya cuenta con más de 13.000 usuarios y que busca ser la comunidad de referencia del sector.

La farola fotoeólica

Nacida de la triple alianza entre una startup, una empresa con más de medio siglo a sus espaldas y la universidad, Eolgreen busca cambiar el alumbrado público del planeta con una farola que emplea la energía solar y eólica. Ya han firmado acuerdos con Nueva Zelanda y Australia.

La revolución fotogamétrica

Es uno de esos palabros que se atragantan: fotogametría. A saber, la capacidad de crear objetos en 3D a partir de fotografías. Es el último grito en videojuegos, pero los asturianos de Dogram lo llevarán a muchos más campos: “Arqueología, museos, las posibilidades son infinitas”, afirma Jonathan Rivas, uno de los fundadores.

Forjar talento español en Silicon Valley

Rosa Jiménez Cano

Ninguno vino porque careciese de trabajo en España. Tampoco por descontento: Pero sí buscaban una carrera que les permitiera expresar todo su potencial.

La perspectiva de ver cómo la labor del día tiene un impacto real es el mayor incentivo para este grupo de ingenieros que aterrizan en Silicon Valley de la mano del programa Jóvenes con Futuro.

Gracias a StepOne, que ayuda en la selección de candidatos, y a la Fundación Rafael del Pino, ya han llegado a la Bahía de San Francisco una treintena de españoles y un uruguayo.

Bernardo Hernández, consejero delegado de Flickr y promotor inicial de Google Maps, fue el impulsor del proyecto: “Allí son cabeza de ratón. Aquí, cola de león, pero pueden llegar más lejos”.

La mayoría descubren aquí cómo entrar en la elite de la tecnología. La intención es clara: que conozcan cómo es el lugar en que se cuece el futuro, pero también que aprendan a formar equipo y, quizá, algún día también monten sus propias empresas.

En solo cuatro años, el programa ha comenzado a dar sus frutos. Sergio Almécija es uno de los programadores mejor valorados en Yahoo! Alberto Díaz volvió a España para ser director técnico de Ticketea. ¿Retos pendientes? Contar con más chicas.