Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ROBÓTICA

Los insectos robóticos que andan y saltan sobre el agua

Un grupo de científicos desarrolla un robot inspirado en los zapateros que emplea la fuerza justa para no hundirse

RoboStrider es un robot que mimetiza al zapatero y su peculiar forma de desplazarse. Es el primer robot capaz de saltar sobre la superficie del agua, así como sobre la tierra. Ampliar foto
RoboStrider es un robot que mimetiza al zapatero y su peculiar forma de desplazarse. Es el primer robot capaz de saltar sobre la superficie del agua, así como sobre la tierra. Science

La robótica siempre bebe de la biología, desde Asimo hasta los robots zapadores que emulan perros, siempre hay un modelo natural en el que basarse. Inspirados en los zapateros, los insectos que se encuentran en aguas dulces, un equipo de científicos coreanos ha desarrollado un pequeño robot capaz de saltar y caminar sobre el agua, según ha publicado Science. Para construirlo, investigadores de la Universidad de Seúl estudiaron la cuidadosa forma de andar de estos insectos y la manera en la que controlan tanto la fuerza de sus patas como la que ejerce la tensión superficial del agua.

Video a cámara lenta que muestra al insecto robótico saltando desde la superficie del agua. Science

En los últimos años se han diseñado diversos robots capaces de flotar y caminar sobre el agua. Las versiones anteriores de este robot concreto, llamado RoboStrider, incorporaban patas inspiradas en la forma cilíndrica de las del zapatero (Aquarius paludum), pero, por el camino, los investigadores descifraron cómo se mantienen estos insectos sobre el agua. Y descubrieron que, para no romper la primera película, los zapateros aplican siempre la energía justa, realizando movimientos constantes para transmitir las fuerzas a lo largo de la superficie.

El resorte que impulsa la última versión del insecto robótico también está inspirado en su homónimo animal, y es capaz de elevar los 68 miligramos del invento a 142 milímetros de altura sobre el agua. Al liberar la fuerza de forma gradual, la tensión superficial no solo mantiene a flote al robot, sino que se suma al impulso, de ahí que salte más alto desde el agua que desde tierra. Y lo que es más, este resorte permite un amerizaje seguro al amortiguar paulatinamente el descenso sobre la capa superior del agua. Tal y como se aprecia en el vídeo que acompaña la publicación sobre el trabajo, en el momento del despegue, el robot apenas altera la superficie del agua. E incluso cuando las patas ejercen toda su fuerza solo se levantan unas pequeñas gotas.

El insecto robotico apunto de saltar de la superficie del agua. ampliar foto
El insecto robotico apunto de saltar de la superficie del agua. Science

Más información