Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Atención a los falsos bonos regalo de WhatsApp: solo quieren tus datos

Los expertos apelan al sentido común para evitar que los usuarios del servicio de mensajería faciliten datos personales a cambio de vales de regalo simulados

Ampliar foto
Encuesta fraudulenta enviada a WhatsApp.

El último engaño que circula por WhatsApp habla en nombre de Ikea y ofrece regalarle a un usuario un cupón de 150 euros que podrá canjear en la tienda. Solo pide una cosa a cambio: rellenarles una encuesta y distribuirla entre diez contactos. El mensaje recibido se muestra con un escueto y tentador "mira", seguido de un enlace que dirige a la web con la encuesta.

Las cuatro preguntas buscan conocer la frecuencia con la que el usuario acude a la tienda o los kilómetros que lo separan de la más cercana. Una vez completada, pide que la envíe a otras personas y después —aquí es donde está el truco— solicita nombre, apellidos y dirección de correo electrónico.

Aunque con apariencia inofensiva, el objetivo de la encuesta es alimentar las bases de datos de empresas, legales pero efímeras, que acumulan así "una cantidad de información brutal que pueden vender", según explica David Sancho, investigador de antivirus de Trend Micro. En la recopilación y venta de datos está el negocio y el beneficio para los autores del bulo de los bonos regalo.

La estrategia tramposa recuerda a las épocas doradas de los virus que llegaban por correo electrónico y se infiltraban a través del ordenador. El engaño de las tarjetas de regalo, en cambio, "de más alto nivel", asegura Sancho: a través de WhatsApp los atacantes logran una mayor difusión. "Si te convencen de que al reenviar el mensaje te darán el bono de compras, consiguen que hagas por ellos un trabajo de difusión que multiplica por diez su alcance inicial", aclara.

WhatsApp es el medio que utilizan los atacantes porque es gratis, fácil y la gente confía en él. Quien envía el mensaje es un contacto conocido o un amigo, no un número extraño que propone abrir un documento sospechoso. "No es lo mismo recibir un mensaje de una fuente desconocida que de mi mejor amigo", explica Sancho.

Ahora ha sido Ikea, pero desde este verano estas encuestas engañosas también han hablado en nombre de marcas como Zara, H&M o Mercadona. Todas las empresas han advertido en las redes sociales que no están regalando este tipo de bonos. También la cuenta de la policía anuncia el fraude.

Los expertos apelan al sentido común de los usuarios para evitar estos incidentes. Cada vez hay más software disponible que permite rechazar los mensajes que recibimos por alguna característica que los hace sospechosos: "Puedes controlar, por ejemplo, que no vengan de números extranjeros o de centralitas", ejemplifica el experto en antivirus. El siguiente paso consistirá, en su opinión, en diseñar algo más sofisticado, que analice el contenido del mensaje y avise de su carácter sospechoso. "Actualmente no existen, pero estoy seguro de que los habrá", concluye Sancho.

Más información