GOOGLE

Diseñar para todo un planeta

Jonathan Lee ha repensado el logo de Google, el que más millones de ojos ven al día

Su idea, que funcione para las múltiples pantallas que nos invaden

Jonathan Lee, diseñador jefe de Google.

Está solo ante el peligro cada mañana. Cuando medio planeta se pone frente al buscador por excelencia, lo primero que se ve es su trabajo, el nuevo logo de Google.

Al estadounidense Jonathan Lee (Pittsburgh, Pensilvania, 1983), jefe del equipo de diseño material de Google, no le gusta pensar en la presión. Lo suyo es disfrutar con algo que es menos un trabajo y más una filosofía vital. Así se lo reveló a los alumnos que escucharon su conferencia en la sede de La Escuela de Visual del IED de Madrid. Antes, concedió su única entrevista en España para hablar de un misterio que Google ha escondido hasta ahora: cómo diseñan.

¿Cuál es esa diferencia entre arte y diseño?

Los dos son igual de creativos y en los dos trabajas con ideas. La diferencia está en las conversaciones. En las que tiene un galerista con su artista y un cliente con su diseñador. De qué hablan y cuál es la meta de ese diálogo es la gran diferencia. La del diseñador suele ser responder a una necesidad más urgente y concreta. Pero es un modo de vida, no un trabajo de oficina. Vas por una ciudad hermosa, como Madrid, y ves cosas que no esperabas. Las guardas en tu mente y algún día recurres a ellas.

El Googleplex, la sede central de la empresa en California.

¿Cómo se llega a Google?

Para mí fue progresivo, y me alegra mucho haber seguido este camino. Me gradué en 2005 y era muy difícil encontrar trabajo. Me ficharon en un blog, Seventy Seven, para ayudarles en la producción. Me di cuenta de que me gustaba trabajar con tecnología, hacer diseño interactivo, porque al principio solo me interesaba por el dinero. Pronto fiché por una agencia muy famosa de Nueva York, R/GA [con clientes top como Nike, Tiffany, Heineken, Mastercard o la propia Google]. Y luego, a través de amistades que había conocido en la agencia, acabé fichando por Google.

Creo que trabajar en lugares tan distintos fue muy bueno. Siempre se lo digo a los alumnos. Primero porque te conecta con mucha gente, que siempre son lo mejor de una empresa. Y segundo porque te permite trabajar con equipos de todos los tamaños. Yo trabajé en una empresa de solo cinco personas. Y ahora en Google que es... enorme [entre 40.000 y 50.000 trabajadores, según datos de la compañía].

¿Cómo es su equipo de diseño?

Tenemos dos sedes: Nueva York y San Francisco. Y cambia de tamaño. Ahora mismo somos 20 diseñadores. En mi opinión, es un equipo muy grande de diseño. Me paso un par de semanas en una ciudad y otro par en la otra. También, claro, hay que ir a la central en California.

Queríamos simplificar el logo, que fuera más minimalista para todo tipo de dispositivos

¿Cómo surgió la idea de cambiar el logotipo de Google?

Todo empezó el pasado invierno cuando mis jefes, los vicepresidentes de Creative Lab, decidieron: "Ey, vamos a intentar esta locura". Juntamos a los dos equipos de Nueva York y San Francisco. Trabajamos durante una semana solo en el brainstorming, pasando frío en el invierno de Nueva York.

Luego empieza la emoción y la avalancha de conversaciones entre los equipos de marketing y producto para conseguir la luz verde. Y la conseguimos. Pasó de ser nada a convertirse en un proyecto muy grande que requería muchísima coordinación. De hecho llevó mucho más tiempo preparar la logística que diseñar el logo.

¿Por qué el nuevo logo de Google es como es?

La meta del diseño siempre es mejorar lo existente. Así que nos preguntamos cómo mejorarlo. No había nada malo con el logo anterior. Pero la tecnología está expandiéndose cada vez a más dispositivos. Así que empezamos a pensar cómo funcionaba el logo actual en versión muy reducida. Concluimos que había margen de mejora. La clave era simplificarlo, hacerlo más accesible para cualquier tipo de persona y en cualquier tipo de dispositivo. Por ejemplo, queríamos que la G mayúscula y minúscula se parecieran más para darle más coherencia. Lo queríamos minimalista, dinámico y accesible.

¿Cree que la gente percibe el cambio?

Si no lo perciben como diferente, acertamos. Porque la intención no era tirar lo que había. Era remozarlo, pero sin perder nuestra identidad: hacer accesible la información a todo el mundo. La verdad es que me pregunto muchas veces cuánta gente lo percibe cuando entra en el buscador o se loguea en Gmail.

El equipo de Jonathan Lee en pleno 'brainstorming' sobre cómo abordar la nueva imagen de marca de su compañía.

¿Qué diseños de otras compañías rivales adora?

No solemos hablar de la competencia [risas]. Pero sí puedo decir que espero con emoción cada una de sus novedades porque tratan de resolver los mismos problemas que nosotros. ¿Cuántas compañías nos enfrentamos a estos problemas? Pocas. Muy pocas. Inspirarse en la competencia es bueno para encontrar nuevas soluciones.

Hablando de logos... Es que hay tantos geniales que no sé ni por dónde empezar. Marcas como Nike o como Apple... Es que ves algo de Apple y te dices: "Pues claro que es de Apple". No podría ser otra cosa. Esas son marcas memorables. Y esa es precisamente su función. Ser recordadas. Permanecer en la memoria.

¿Cómo va a abordar el diseño el internet de las cosas?

Pues es uno de los retos en que estamos trabajando. ¿Cómo mantener la coherencia en el diseño entre todos estos dispositivos? Lo que estamos intentando es crear un lenguaje universal y unificador que sirva para todo, para lo que tenemos ahora y lo que tendremos en el futuro. La publicidad te dice que el futuro está aquí. Pero tarda en grabarse en la mente.

La funcion del diseño y de las marcas es ser recordado, permanecer en la memoria

¿Qué piensa sobre la realidad virtual?

Me emociona. Sé que estamos trabajando para distribuirlo a escala masiva, con las Cardboards [gafas de realidad virtual de cartón, diseñadas por Google]. Hace nada, firmamos con The New York Times [que ya ha comenzado su estrategia de periodismo virtual] y regalamos una Cardboard a cada suscriptor. A lo mejor lo virtual tarda un poco en hacerse de dominio público, pero sí puedo decir que hay gente muy lista que apuesta por ello. Y no creo que hubiese tanto talento enfocado en esta tecnología si no fuera porque algo muy grande va a salir de ello.

¿Alguna vez siente la presión de diseñar para todo el planeta, de tener demasiados ojos encima?

Sientes responsabilidad de lograr lo mejor para las necesidades de los usuarios. Pero me he dado cuenta de que si lo piensas mucho, te paralizas. Lo que me gusta es abordar los problemas adoptando soluciones con mi equipo.

El diseño gráfico en una frase.

Una manera de vivir.

¿Y el diseño para Google?

Un diseño para todos.

Más información