Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
ENERGÍA SOLAR

Las rebajas del sol

Nunca ha sido tan barato como hoy en día alimentar el hogar únicamente del sol en España

Una casa con paneles fotovoltaicos como techo.

"Usar energía solar te hace consciente de los electrodomésticos que realmente son necesarios; aprendes a usarlos de forma comedida para no derrochar energía", asegura el fotógrafo madrileño José Luis Santalla. En su casita de campo autoconstruida, en la sierra oeste de Madrid, Santalla tiene una pequeña instalación fotovoltaica de cuatro paneles solares y dos baterías de las llamadas monoblock.

La instalación, que ha ido ampliando, le costó en su día 1.400 euros y a ella tenía conectada una nevera pequeña de 54 vatios de potencia, además de la iluminación de toda la casa y el jardín, mediante lámparas con bombillas LED. "No teníamos televisión, pero los portátiles, móviles y cualquier cosa que no superara los 300 vatios de potencia lo podíamos conectar sin problemas", asegura. Su ejemplo de autonomía solar, en su casa de fines de semana y vacaciones, es uno de los testimonios actuales de que vivir del sol es más posible que nunca en nuestro país y que, con unos ajustes mínimos (iluminación de bajo consumo, electrodomésticos de alta eficiencia  energética), la dependencia de las energías más contaminantes tiene los días contados.

La piel de tu casa que atrapa la luz solar

1. Un panel fotovoltaico convierte los rayos solares en electricidad.

2. El coste y efectividad de los paneles crecen con el tamaño de los cristales.

3. La máxima eficiencia energética (relación entre energía recibida y aprovechada) ronda, por ahora, el 20%.

Buenos malos tiempos

"Son muy buenos tiempos para la energía solar en el mundo", reflexiona José Donoso, que es el presidente de la Unión Fotovoltaica Española. "El año pasado, se volvió a batir un nuevo récord en el mundo de instalaciones con más de 40.000 megavatios instalados y los precios han caído en un 80% en los últimos años", añade Donoso con entusiasmo.

Pese a ese éxito global, cuando se compara a España con la revolución fotovoltaica que se está viviendo en el mundo, el sector aparece prácticamente paralizado. Donoso explica que en nuestro país apenas se han instalado 22 megavatios de los 40.000 globales.

El atraso de España contrasta con los datos de nueva capacidad fotovoltaica en países como Gran Bretaña, con 2.270Mw, Alemania, con 1.900Mw, o Francia con 1.000Mw.

Una revolución de todos

Según el informe Hoja de ruta tecnológica sobre electricidad termosolar, de la International Energy Agency (IEA), para el año 2050, la solar será ya la principal fuente de energía del mundo. Para esa fecha, producir un kilovatio a la hora tendrá un coste de dos céntimos de euro, según los cálculos del Instituto Fraunhofer. Hasta entonces, Donoso sostiene que no se tratará de vivir exclusivamente del sol, sino de aprovechar y combinar las energías.

Las nuevas baterías Tesla Powerwall, del visionario Elon Musk, son otro de los agentes de cambio del futuro solar. Fabricadas con iones de litio, como las de los móviles, y a un precio de casi 3.300 euros, son capaces de almacenar hasta 10 kilovatios por hora, con lo que acercan la energía limpia a todo el planeta y consiguen hacer rentable cualquier instalación autónoma, en combinación con unas placas solares y un inversor de corriente. "Tesla y otras empresas están haciendo un gran esfuerzo en I+D para cambiar la predictividad, la variabilidad de la energía, ya que hay momentos en que no hay sol y así se consigue almacenar la energía cuando hay excedentes de producción. Esto significa, para un país o una casa, poder independizarse del sistema", reflexiona Donoso. Y añade que hoy, en España, si uno tiene una casa independiente, es más rentable conectarla con baterías que a la instalación de la red.

Una instalación de 1.000 vatios basta para alimentar los usos básicos de una casa

Por su parte, la consultora Price Waterhouse Coopers (PwC) sostiene en el informe El autoconsumo en España: Segmentos residencial y comercial, publicado el pasado mes de octubre, que el autoconsumo se multiplicaría por cuatro de no existir el real decreto sobre autoconsumo eléctrico que grava la energía que se produce con paneles fotovoltaicos particulares (es el llamado "impuesto al sol").

"Pero no solo podríamos vivir de la energía del sol, sino de otras fuentes renovables, como la biomasa, la energía eólica, la geotermia y las energías del mar", como indica Raquel García Monzón, técnico de energía de WWF. Según esta experta, en nuestro país se podría construir un "mix renovable" que permitiese abastecer de electricidad y calor el actual modelo energético, "que ahora está basado principalmente en la quema de combustibles fósiles", principales causantes del cambio climático. WWF apunta la alta dependencia energética del exterior de España, una de las mayores de Europa, basada en petróleo y gas del exterior (45.000 millones de euros).

Las mejores 'apps' para el ahorro energético

Standby Check. El mantener los electrodomésticos en la función de standby eleva nuestro consumo energético hasta el 10%. Esta aplicación calcula el consumo de los dispositivos en función del gasto de dicho standby e informa al usuario de su coste en la factura.

Electro Calculator. Una sencilla aplicación que informa del precio del  kilovatio por hora kWh, la potencia de la instalación y la frecuencia de uso de los distintos dispositivos, consiguiendo saber cuáles son los consumos eléctricos reales y sus costes.

Precio de la luz. Esta sencilla app informa al usuario del coste de la luz en tiempo real, avisándole de los momentos del día con mejor precio, y  estableciendo alarmas y recordatorios para utilizar los electrodomésticos en las franjas horarias que son más económicas.

Autoabastecimiento

Para dar el salto hacia una instalación de energía limpia como la solar, es imprescindible conocer las necesidades reales para calcular las dimensiones de dicha instalación. Para una casa aislada y sencilla, por ejemplo, se podrían calcular el uso de cuatro bombillas de bajo consumo encendidas cinco horas cada una al día, que equivaldrían a 96 Wh (vatios/hora) y una televisión de plasma conectada cinco horas, que serían 300 Wh.

Si a ello le sumamos una nevera de alta eficiencia las 24 horas (unos 450Wh), cuatro horas de PC portátil (63,5Wh) y tres horas de carga de un móvil (unos 5Wh), daría un total alrededor de 0.7 kW al día, una cantidad de energía que podría asumir con una instalación de 1kW a 12V, que en el mercado se puede encontrar por menos de 2.000 euros.

Además, los sistemas son escalables en el tiempo. Santalla fue ampliando su instalación con los años hasta poder producir toda la energía que consumía: "Hace poco cambié el inversor de 330W por uno de 3.500W. Sigo con mis dos baterías que tienen ya cinco años y le añadí dos placas más. Ya no necesito poner el generador eléctrico de gasolina nunca".

Su próxima inversión serán unas buenas baterías estacionarias, que le permitirán "acumular energía suficiente para toda la temporada de invierno". Como él, los que se pasan al sol se pasan al otro lado del mito, hacia esa humanidad que es el autoabastecimiento. Porque lo cierto es que vivir del sol es hoy más posible que nunca.