Un móvil en el podio de la gama media

Moto G es el terminal de Motorola más vendido en la historia de la firma. Su éxito reside en ofrecer unas prestaciones razonables a un precio adaptado a la mayoría de los bolsillos

Moto G.

La tercera generación del Moto G sigue la misma línea habitual en la marca, aunque incorpora algunas novedades. Entre ellas destacan la mejora de su autonomía, la resistencia al agua y su cámara de fotos.

Por fuera

Moto G tiene un marco amplio, bordes redondeados y una carcasa trasera con una ligera curva que ofrece buena sensación al tacto, mejora el agarre y disimula un poco el grosor del terminal. La novedad se encuentra en su acabado: es de plástico con un relieve diagonal diseñado para que no resbale y no queden marcadas las huellas.

Valoración

  • Calidad-precio: 5 sobre 5
  • Diseño: 3 sobre 5.
  • Innovación: 3 sobre 5.
  • Manejo: 5 sobre 5.
  • Extras: 3 sobre 5.

Veredicto: recomendable.

Su pantalla posee un tamaño de cinco pulgadas y ofrece resolución HD (720p). Esta definición (alejada de los 1.080p que integran los modelos de alta gama), junto con un panel LCD, hacen que el nivel de brillo sea suficiente aunque no óptimo y que los colores aparezcan un poco lavados. Eso sí, se ve nítida y el nivel de reflejos es bajo en exteriores.

A ambos lados de esta pantalla (en la parte superior e inferior) están situados dos altavoces, que brindan potencia suficiente para escuchar música sin necesidad de un altavoz adicional, a pesar de que en su volumen más alto distorsionan un poco en las notas graves. Para usos ocasionales es más que suficiente.

Si la carcasa está bien cerrada, Moto G puede sumergirse en el agua durante media hora y a un metro de profundidad

En cuanto a sus botones físicos, las opciones son más bien escasas: un botón único para gestionar el volumen y otro para el encendido, el apagado y el bloqueo del terminal; ambos en el bisel derecho. En el borde superior se localiza una entrada para auriculares, y en el inferior un puerto microUSB para recargarlo o transferir contenidos a un ordenador.

Moto G. motorola

Sin preocupaciones

Si la carcasa está bien cerrada, Moto G puede sumergirse en el agua durante media hora y a un metro de profundidad. Y es que dispone de certificación IPX7 que garantiza que, si se moja, basta con secarlo para que siga funcionando. Ahora bien, esto no significa que se pueda usar dentro del agua. Un ejemplo: como es habitual en los móviles sumergibles no es posible utilizar los controles táctiles así que no se pueden hacer fotografías. La razón es que el terminal no cuenta con un control físico para la cámara, y las fotos solo se capturan al pulsar sobre su pantalla. Por tanto, se trata de una cualidad más bien preventiva para asegurar que si hay un accidente con líquido el móvil no se estropee.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Cámara

- Batería

- Relación calidad-precio

Lo peor:

- Procesador

- Ausencia de botón físico para la cámara

- Carcasa de plástico

Por otro lado, el recubrimiento Corning Gorilla Glass en la pantalla también pone su granito de arena en lo que a seguridad se refiere, ya que se extiende casi de extremo a extremo y evita los antiestéticos arañazos y rasguños.

El más listo de la clase

Funciona con Android Lollipop 5.1.1 y, como tradicionalmente ha venido haciendo Motorola con sus terminales, con una capa mínima de personalización. Incluso cuenta con el interfaz Material Design que Google ofrece por defecto con este sistema operativo. Gracias a esto, la experiencia de uso es más pura, se reciben antes las actualizaciones y no hay software innecesario que ralentice su funcionamiento.

La aportación del fabricante se resume en un conjunto de aplicaciones inteligentes que facilitan el uso del smartphone. En primer lugar, detecta cuándo se coge con las manos y, automáticamente, enciende la pantalla y muestra la hora y las notificaciones que haya pendientes. Otra es su asistente que, dependiendo de la hora y en qué lugar se esté, activa y desconecta determinadas notificaciones y funciones. Es útil, por ejemplo, en las horas de trabajo o para que las notificaciones no despierten durante la noche.

La tercera es la más curiosa aunque a efectos prácticos resulta meramente anecdótica: el reconocimiento de gestos. No está muy desarrollada y por el momento solo admite dos funciones: agitar el móvil para encender y apagar el flash y usarlo a modo de linterna, o girarlo de un lado a otro para poner en marcha la cámara trasera o la frontal.

Otras opciones de la competencia

- Bq Aquaris M5

- Alcatel OneTouch Idol 3

- ZTE Blade S6

- Samsung Galaxy A5

- Lumia 735

- Xperia M4 Aqua

Acorde a su coste

Moto G tiene un precio recomendado de 199 euros y su rendimiento está en sintonía con él. Es suficiente para los usuarios que vayan a utilizar el terminal para hablar por teléfono, navegar por Internet, disfrutar de contenidos multimedia y de algún juego ocasional.

Está dotado de un procesador Qualcomm Snapdragon 410 de cuatro núcleos; un componente que permite disfrutar de una arquitectura de 64 bits y conectividad LTE, aunque está lejos de ser el más potente de la serie. Combinado con unos gráficos Adreno también discretos y 1 Gb de memoria RAM, se comporta bien en el día a día: es bastante rápido moviendo aplicaciones, no hay retardos cuando se dejan varias apps ejecutándose en segundo plano, y los juegos se ejecutan sin cortes, con la excepción de los más exigentes cuya gestión podría ser mejor.

Resulta muy interesante su autonomía porque la batería (de 2.470 mAh) está diseñada para durar algo más de un día. De hecho, con un uso normal (conexión 4G activada, mensajería instantánea, alguna llamada y navegación por Internet), es común llegar al día y medio antes de tener que conectarlo a la corriente.

Su configuración se completa con 8 Gb de memoria que se antojan cortos; de ellos, quedan menos de 5 Gb restantes para archivos y aplicaciones. Por eso se agradece que integre una ranura para tarjetas de memoria microSD compatible con unidades de hasta 32 Gb.

De imagen va la cosa

Conscientes de que una de las características que más se tienen en cuenta a la hora de elegir un móvil es su cámara, Motorola ha mejorado las de su Moto G. La trasera ofrece ahora una resolución de 13 megapíxeles, flash LED dual que mejora el equilibro de color y un f/2.0 de apertura, así como un ángulo de 74 grados y un modo HDR que ayuda a capturar luces más luminosas y sombras más oscuras. También graba vídeo Full HD y permite hacer grabaciones a cámara lenta.

Ficha técnica

Moto G.

199 euros (www.motorola.es)

  • Pantalla: 5 pulgadas HD (720p), 294 ppp
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon™ 410 de cuatro núcleos y GPU Adreno 306
  • Memoria RAM: 1 Gb
  • Almacenamiento: 8 Gb / Ranura para microSD
  • Cámara: Trasera de 13 megapíxeles con apertura de F2.0, flash LED y enfoque automático; frontal de 5 megapíxeles y apertura de F2.2
  • Batería: 2470 mAh
  • Sistema operativo: Android 5.1.1 Lollipop
  • Tamaño: 142,1 x 72,4 x 6,1 – 11,6 mm
  • Peso: 155 g
  • Red: GSM/GPRS/EDGE, UMTS/HSPA+, 4G LTE
  • Conectividad: Wi-Fi 802.1 b, g, n / Bluetooth 4.0 / microUSB
  • Sensores: GPS, Acelerómetro, sensor de luz ambiente, magnetómetro, sensor de proximidad y sensor HUB

El modo manual proporciona pocos ajustes, que se limitan a elegir el flash, el modo noche, la fotografía panorámica, un control automático de exposición y un temporizador. Por esta razón, lo más práctico es utilizar el modo automático, con el que se obtienen buenos resultados si hay una buena iluminación exterior. Sin embargo, cuando las condiciones son adversas, las fotografías salen algo granuladas.

La cámara frontal tiene 5 megapíxeles de resolución, y un campo de visión de 72 grados, además de enfoque fijo. Las imágenes se ven claras durante las videoconferencias y las fotografías durante el día con buena luz, aunque con su ángulo no captura demasiado escenario en los selfies.

Con complementos

Para reducir el precio del terminal también se han eliminado algunos complementos de la caja. En esta ocasión, viene sin auriculares ni cargador. Lo que sí incluye es un cable USB.

Adicionalmente se pueden adquirir gran variedad de fundas y carcasas traseras en hasta quince colores y combinaciones distintas, que van desde negro, amarillo dorado, lima o turquesa, hasta frambuesa con cabernet, regaliz con carbón... 

Más información