Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Apple se centra en el salón

Con la cuarta generación del Apple TV, la firma de la manzana rediseña de arriba abajo su dispositivo de televisión: estrena 'hardware', formas de interacción y contenidos

Ampliar foto
Apple TV. apple

"Las apps son el futuro de la televisión". Con esta afirmación, Apple presentó el pasado mes de septiembre la nueva versión del Apple TV, una pequeña caja diseñada para utilizar junto al televisor y disfrutar de contenidos a la carta. No es el primer intento de la firma en este sentido (esta es la cuarta versión de este dispositivo), aunque en esta ocasión han apostado por un rediseño del equipo con el objetivo de dotarlo de mayores posibilidades. Así, es diferente en cuanto a componentes, pero también en las formas de interacción y en la diversidad de contenidos que ofrece.

Valoración

Uso de Apple TV con Siri.
  • Calidad-precio: 4 sobre 5
  • Diseño: 5 sobre 5.
  • Innovación: 4 sobre 5.
  • Manejo: 5 sobre 5.
  • Extras: 4 sobre 5.

En tres pasos

Apple TV se conecta al televisor a través de un cable HDMI y su configuración es muy sencilla: el único requisito es que esté conectado a Internet y se disponga con una cuenta en iTunes. Estos datos se pueden introducir de forma manual, pero los usuarios de iPad o iPhone lo tienen más fácil: se sincroniza automáticamente con el mismo Apple ID y la clave de la red wifi con solo acercarlos. A partir de ese momento, es posible disfrutar de los contenidos procedentes de la tienda de Apple, terminales móviles o aplicaciones.

El principal responsable de las capacidades del equipo es tvOS, el sistema operativo que incorpora el nuevo Apple TV. Está basado en iOS, por lo que tanto su interfaz como su uso son completamente conocidos para los usuarios de Apple. Su adaptación a este soporte también supone una ventaja para los desarrolladores, que tienen facilidad para crear o adaptar las aplicaciones desarrolladas para otros dispositivos de la firma.

Su interfaz ofrece acceso directo a iTunes, donde alquilar o comprar todo tipo de contenido multimedia: actualmente hay más de 85.000 películas disponibles en todo el mundo. Además, es interesante que los adquiridos previamente para iPhone y iPad se ven desde esta plataforma sin volver a pagar con ellos. Lo harán con calidad Full HD; una resolución acorde con la mayoría de televisores instalados en los hogares, pero que se queda corta si ya se dispone de un modelo 4K o se piensa en una solución adaptada a las necesidades futuras.

Aparte de contar con los recursos de iTunes, Apple TV permite disfrutar de contenidos almacenados en la memoria de otros dispositivos a través de la tecnología inalámbrica AirPlay, o de miles de aplicaciones gracias a la App Store. De hecho, muchas de las apps que se utilizan en iPad y iPhone ya son compatibles. Una de las primeras en estar disponibles ha sido Netflix que, de esta manera, ofrece sus servicios a través de la plataforma de Apple. El diseño de esta aplicación concreta es muy intuitivo, su uso fluido y, la información que proporciona, detallada. Pero no es la única alternativa, porque además de apps de contenido multimedia hay otras de noticias, redes sociales, productividad, vida sana o juegos.

El aliado

Ficha técnica

Precio: Desde 179 euros (www.apple.com/es/)

  • Procesador: Chip A8 con arquitectura de 64 bits
  • Almacenamiento: 32 o 64 Gb
  • Sistema operativo: tvOS
  • Tamaño Apple TV: 3,5 x 9,8 x 9,8 cm; 425 gramos
  • Siri Remote: Bluetooth 4.0, transmisor de infrarrojos, acelerómetro y giroscopio, conector Lightning, batería recargable
  • Tamaño Siri Remote: 12,4 x 3,8 x 0,63 cm; 47 gramos
  • Puertos e interfaces: Wi‑Fi 802.11ac con MIMO, Ethernet, HDMI 1.4, Bluetooth 4.0, receptor de infrarrojos, USB-C

El complemento indispensable del Apple TV es Siri Remote, un mando a distancia que permite gestionar todas las funciones y contenidos. Es muy compacto y ligero, y se siente cómodo en la mano, pudiendo llegar a todos los botones con el dedo pulgar. Funciona con batería interna y se recarga a través de un cable Lightning igual al del iPhone o iPad; una tarea que hay que realizar cada varias semanas.

Este dispositivo cuenta con los botones básicos para realizar las funciones más populares: ir al menú, subir y bajar el volumen o gestionar la reproducción. Pero Apple no quiere que estas teclas sean el recurso principal para hacerlo. Por eso, ha dotado al Siri Remote de una superficie táctil de vidrio muy similar al trackpad de un ordenador para desplazarse arriba y abajo por el menú, así como para realizar scroll o avanzar y retroceder en los contenidos.

También integra dos micrófonos que, combinados con Siri, posibilitan las búsquedas por voz: basta con pulsar sobre el botón de esta función situado en el mando a distancia para que el asistente de Apple localice programas de televisión o películas en iTunes y algunas apps habilitadas. El entendimiento es muy bueno sin necesidad de acercarse el mando a la boca (un micrófono capta la voz y el otro el ruido exterior para neutralizarlo), y permite no solo buscar el título concreto, sino pedir ayuda para encontrar otras en función del género cinematográfico o a sus protagonistas. Por ejemplo, a la petición "Películas de risa de los 90", Siri responde mostrando Algo pasa con Mary, Dos tontos muy tontos o Solo en casa. Luego, la búsqueda se acota especificando los actores protagonistas, el director o la valoración de la crítica. Siri también puede utilizarse para controlar la reproducción: reanudarla, pausarla y trasladarse a un minuto concreto de la cinta, o para acceder a otro tipo de información relacionada con los deportes o el tiempo.

Es la cuarta versión de este dispositivo, aunque en esta ocasión se apuesta por un rediseño del equipo para aumentar sus posibilidades

Como característica adicional, el Remote dispone de un receptor de infrarrojos, cuya utilidad reside en la posibilidad de encender y apagar el televisor o controlar su volumen a la vez que el del Apple TV, y sin necesidad de recurrir a un control adicional.

Como una consola

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- App Store

- Control por voz

Lo peor:

- Precio alto

- No es compatible con 4K

Del mismo modo, Siri Remote presume de importantes características orientadas a disfrutar del Apple TV de forma similar a una consola. Todos los juegos disponibles en App Store para esta plataforma se han adaptado para un mando como este. Dotado de acelerómetro y giroscopio, se transforma en una herramienta muy parecida a los mandos de la videoconsola Nintendo Wii, solo que en un tamaño mucho más reducido. Tanto es así que viene con una correa opcional para la muñeca para asegurarse de que no sale despedido durante las partidas. Y es que no se puede olvidar que es posible utilizarlo como un volante, como una raqueta, para apuntar... Además, recurre a su superficie táctil para desplazamientos y otros movimientos y, como se conecta por Bluetooth, no es necesario que esté apuntando continuamente a la caja.

Del mismo modo, esta conexión es útil para conectar unos auriculares inalámbricos e, incluso, mandos de juego MFi ideales para títulos más complejos.

Otras opciones de la competencia

- Roku 4

- Nexus Player

¿Una revolución?

La evolución de Apple TV con respecto a las versiones anteriores ha sido importante. Sin duda, las amplias posibilidades que ofrecen la gran variedad de aplicaciones disponibles en la App Store para esta plataforma, sean de la categoría que sean, juegan a su favor. Incluso es un producto interesante para usuarios que no dispongan de otros terminales de Apple aunque, eso sí, estos serán los que más partido puedan sacar al ecosistema completo. En contra está su precio, que se sitúa por encima de otros dispositivos con funciones similares.

Para los interesados en adquirir una unidad, es necesario que tengan en cuenta que está disponible en versiones de 32 o 64 Gb de capacidad. En esta ocasión, la elección entre uno y otro modelo no es tan determinante como en el caso de un smartphone. De hecho, buena parte de los usuarios podrían optar por el de inferior capacidad sin miedo a quedarse cortos; una elección apoyada por la eficiencia en el almacenamiento del equipo, que no descarga todos los contenidos a la vez: en el caso de los juegos, por ejemplo, va descargando a medida que el sistema operativo detecta que el usuario va a consumirlo. Ocupa menos espacio y hay hueco para otras muchas apps.

Más información