Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
móviles

Lumia 950 XL, la puerta de entrada a Windows 10 Mobile

Analizamos el Microsoft Lumia 950 en su versión estándar y XL; dos móviles de alta gama que exprimen el nuevo sistema operativo

La capacidad de seducción de Microsoft con Windows sigue estando hoy por hoy relegada a los ordenadores. En el último año, Windows Phone ha perdido en varios países usuarios a costa de Android e iOS. Windows 10 Mobile se ha llegado a ver en 2015 como la última posibilidad de que Microsoft logre un sistema para móviles que atraiga a más usuarios y también a programadores de aplicaciones. En ese contexto es en el que aparecen los nuevos Microsoft Lumia 950 en su versión estándar y XL. Dos móviles de alta gama diseñados para exprimir el nuevo sistema operativo.

Analizamos durante una semana el  Lumia 950 XL, un teléfono con un precio oficial es de 699 euros, 100 euros más que el modelo estándar. La única diferencia entre ambos es su pantalla y la batería. En el modelo XL mide 5,7 pulgadas frente a las 5,2 en el modelo estándar. Al cogerlo, la sensación que se tiene es que tenemos en las manos una pequeña tableta; sensación que se ve acrecentada por su resolución de 2.560 x 1.440 puntos, la misma en las dos versiones del móvil.

Valoración

  • Calidad-precio: 2 sobre 5
  • Diseño: 4 sobre 5.
  • Innovación: 3 sobre 5.
  • Manejo: 3 sobre 5.
  • Extras: 3 sobre 5.

Valoración: neutra.

El terminal está realizado en plástico, algo que no es necesariamente malo, aunque los acabados metálicos estén de moda. Eso sí, el diseño no está muy cuidado, sobre todo teniendo en cuenta que estamos hablando de un teléfono de altas prestaciones. Su carcasa posterior puede quitarse para acceder a las ranuras de las tarjetas SIM y Micro SD así como a la batería: es algo interesante para los usuarios que hagan un uso muy intenso del terminal.

Hemos comprobado que haciendo un uso habitual del móvil cuesta llegar al día completo sin recargarlo y eso extraña, porque su batería tiene una potencia de 3.340 mAh. De hecho, la batería del iPhone 6S Plus, que supera holgadamente el día de duración, tiene una potencia de 2.915 mAh. El mayor consumo se explica, pero solo en parte, por la mayor resolución del Lumia. Es de desear que esta pobre autonomía se corrija al menos en parte con futuras actualizaciones de software. Por fortuna, el móvil cuenta con la función de carga rápida a través de su puerto USB-C. En una media hora es posible recargar la mitad de la batería

Este Lumia 950 XL sorprende a veces por su mal rendimiento 

Otra de las cosas que llama la atención del aspecto de este Lumia es su cámara trasera de 20 megapíxeles, que asoma en forma de ligera protuberancia. Los teléfonos de Microsoft heredan el buen hacer de Nokia en este aspecto. Un objetivo Zeiss con estabilizador de imagen y la tecnología Pure View, que permite lograr un zoom digital sin una gran pérdida de calidad y mejores imágenes con poca luz, están presentes en este Lumia. La cámara ha sorprendido muy gratamente, hasta el punto de que puede considerarse una de las mejores de las testadas en móviles. Este smartphone también incorpora una cámara delantera de cinco megapíxeles, que cuenta con la curiosidad de que permite usar también los controles manuales.

La cámara ha sorprendido muy gratamente, hasta el punto de que puede considerarse una de las mejores testadas hasta ahora

El teléfono cuenta en su margen derecho con cuatro botones: dos para el volumen, el de encendido y uno para activar la cámara. Lo que no se encuentra ninguna parte es el sensor de huellas dactilares, un elemento cada vez más presente en muchos terminales. En su lugar, estos nuevos Lumia recurren al reconocimiento de retina a través de la cámara delantera de cinco megapíxeles. La función trabaja razonablemente bien. Incluso con poca luz, el teléfono es capaz de escanear correctamente nuestra retina. La ventaja que esta tecnología ofrece frente al reconocimiento de huellas dactilares es que no es necesario tocar la pantalla para desbloquearlo o comprar una aplicación; algo especialmente útil cuando se usa el teléfono caminando.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- La cámara

- La pantalla es espectacular

- Batería extraíble

- Es posible utilizar tarjetas Micro SD para ampliar su memoria

- Continuum

Lo peor:

- Windows 10 Mobile aún necesita madurar

- El diseño es algo tosco

- El rendimiento varía según la tarea que realicemos

- Continuum es una buena idea, pero está demasiado verde

En lo que respecta al rendimiento, el procesador Snapdragon 810 y sus tres gigas de RAM deberían ser suficientes para que todo funcione de forma muy fluida. Sobre todo si se tiene en cuenta que uno de los puntos fuertes de las versiones anteriores de Windows Phone es precisamente la fluidez con la que funciona el sistema, incluso en teléfonos con configuraciones modestas.

Sin embargo, este Lumia 950 XL sorprende por su mal rendimiento en algunos momentos. Por ejemplo, no es de recibo que se pueda grabar vídeo con resolución 4K, pero que al reproducirlo se produzcan saltos en el metraje. Quizá el problema no esté tanto en el hardware como en el software, sobre todo porque cuando hemos probado la función Continuum resulta bastante impresionante ver cómo el teléfono es capaz de trabajar con aplicaciones en la pantalla de un monitor mientras seguimos utilizando el teléfono con otras aplicaciones. Pensamos que este rendimiento desigual se debe a que, aunque la versión de Windows 10 Mobile que hemos usado en teoría es definitiva, en la práctica Microsoft tiene por delante mucho trabajo que hacer para optimizar el sistema.

El apartado del almacenamiento está bien resuelto. El Lumia 950 XL viene equipado con 32 gigas de memoria, pero puede ampliarse con tarjetas Micro SD hasta los 200 gigas. La transferencia de datos mediante cable a otros dispositivos es muy veloz: su puerto USB-C cuenta con tecnología USB 3.0.

El sonido es otro de los puntos fuertes del teléfono. La potencia de su altavoz es realmente espectacular. A eso hay que sumarle que dispone de cuatro micrófonos, lo que le permite registrar audio, por ejemplo al grabar vídeo, con una gran calidad. Tampoco se queda atrás este móvil en lo que a la nitidez del sonido al realizar llamadas telefónicas.

¿La mejor cámara del momento?

Uno de los mejores argumentos actualmente para comprar un Lumia 950 en cualquiera de sus versiones es su cámara. Viene dotada con un sensor de 20 megapíxeles y una óptica Zeiss estabilizada bastante luminosa: f/1.9. El hecho de que cuente con controles manuales, posibilidad de disparar en formato RAW, y grabe vídeo con resolución 4K hacen pensar que estamos ante un móvil que en el apartado de cámara se parece bastante al LG G4.

Otras opciones de la competencia

- iPhone 6s Plus

- Samsung Galaxy Note 5

(Dentro de la serie Lumia, el Lumia 930, a excepción de Continuum, ofrece casi lo mismo que los Lumia 950)

De hecho, las características de ambos solo difieren mínimamente en la resolución y el tamaño del sensor. El LG G4 cuenta con un sensor de 16 megapíxeles, algo más pequeño que el del Lumia de 20 megapíxeles, pero el tamaño de los píxeles de cada sensor de imagen es idéntico: 1,12 micras. Casi coinciden también los dos móviles en la luminosidad del objetivo y en la estabilización óptica.

Más allá de las cifras, la cámara del Lumia 950 sorprende muy positivamente por varios motivos: si usamos el zoom digital moderadamente, digamos que hasta un valor de dos aumentos (reduciendo la resolución a ocho megapíxeles), la tecnología de software Pure View logra que la imagen se vea bastante bien.

También resulta positiva la capacidad de la cámara en modo automático para medir la luz y ajustar correctamente los valores de disparo. De hecho, se tiende a evitar siempre que las fotos salgan movidas, incluso cuando la luz escasea. Es incluso posible obtener imágenes nítidas andando y disparando de noche en plena calle, algo que casi ningún teléfono logra y que hace de este lumia 950 XL un gran aliado para hacer fotografía callejera.

Ficha técnica

Precio: 699 euros (www.microsoft.com)

  • Sistema operativo: Versión de software: Windows 10
  • Tamaño y peso: Longitud: 151,9 mm, anchura: 78,4 mm, grosor: 8,1 mm, peso: 165 g
  • Pantalla: 5,7''.
  • Resolución de la pantalla: WQHD (2..560 × 1440)
  • Colores de la pantalla: TrueColor (24 bits/16 M)
  • Tecnología de visualización: AMOLED, ClearBlack
  • Densidad de píxeles: 518 ppi
  • Memoria masiva: 32 GB
  • RAM: 3 GB
  • Tamaño máximo de la tarjeta de memoria: 200 GB
  • Tipo de tarjeta de memoria ampliable: MicroSD
  • Batería: 3.340 mAh (3,85 V)
  • Más información, aquí.

También resultan excelentes los resultados que se logran con sensibilidades de 800 ISO, o incluso 1600 ISO si rebajamos un tanto nuestro nivel de exigencia. Aunque el estabilizador óptico del objetivo y su luminosidad hacen tan buen trabajo que con frecuencia nos sorprenderá comprobar que el móvil incluso con poca luz dispara con sensibilidades ISO relativamente bajas.

Igualmente la fidelidad del color nos ha parecido sobresaliente. Incluso usando el modo de captura enriquecida, que genera una foto en HDR, hace una buena interpretación de los colores. Los que quieran exprimir al máximo sus funciones fotográficas podrán hacerlo recurriendo a las imágenes en formato RAW de 19 megapíxeles que este Lumia puede captar junto a los archivos JPEG de ocho megapíxeles. La capacidad de edición de los archivos RAW resulta superior a la que hemos visto en otros terminales.

La grabación de vídeo también es bastante buena. Sobre todo gracias al estabilizador óptico de imagen, que puede ser reforzado mediante estabilización de software. Lo que da como resultado vídeos que parecen grabados con un trípode aunque no recurramos a ese accesorio.

La calidad de imagen y sonido también es muy buena utilizando tanto el modo de grabación 4K a 30 fps como el Full HD a 30 o 60 fps. Con ambas resoluciones es posible utilizar un zoom de corto alcance sin que la imagen final se resienta. También existe un modo de grabación a cámara lenta en el que se reduce la resolución a 1.280 x 720 píxeles.

Otras funciones interesantes permiten la posibilidad de grabar un vídeo con resolución 4K y extraer de él una foto de ocho megapíxeles. También se pueden captar fotos animadas, una característica que Apple presentó en el iPhone 6s, aunque ya estaba disponible por defecto en varios móviles con Windows Phone.

Los puntos flacos del Lumia 950 XL en el apartado de la imagen son el enfoque y la velocidad de disparo. Ambos aspectos han mejorado mucho respecto a generaciones anteriores de la familia Lumia y ya están al nivel de la competencia, aunque no despuntan, sobre todo en lo que a la velocidad de procesar las imágenes se refiere. Resulta un tanto increíble por ejemplo que a estas alturas el móvil no logre procesar con más velocidad una foto disparada en HDR.

Windows 10 Mobile: inmaduro, pero con funciones prometedoras

El gran protagonista de los nuevos Lumia es desde luego Windows 10 Mobile. El sistema no da un salto espectacular respecto lo que ya habíamos visto en Windows Phone 8, aunque aporta novedades interesantes. A primera vista, la más destacable es que han aumentado los accesos directos a la configuración en la parte superior de la pantalla.

La pantalla de inicio también ha mejorado visualmente, porque ahora puede usarse una imagen de fondo en lugar de un color plano. Sin embargo, en las entrañas del sistema es dónde se encuentran las funciones más interesantes. La principal: ahora es posible usar aplicaciones universales, que pueden ser ejecutadas indistintamente en un PC con Windows 10 o en un móvil con Windows 10 Mobile.

De momento, no son muchas las que utilizan esta función. Los desarrolladores siguen resistiéndose, pero Microsoft al menos ha logrado crear el primer sistema operativo unificado para ordenadores, tabletas y móviles. Otra de sus características interesantes es que para actualizar el sistema no es imprescindible depender del fabricante ni del operador de telefonía, como sucede en Android. Por eso, estos nuevos Lumia pueden recibir actualizaciones con bastante frecuencia, de forma similar a lo que sucede con los iPhone, aunque aquí el mérito sea mayor porque estamos hablando de actualizaciones en teléfonos desarrollados por diferentes fabricantes.

A pesar de todo, la función más espectacular del sistema es Continuum, que permite ejecutar en un monitor a través del teléfono una versión de escritorio de Windows, si bien no es una versión idéntica a la que podemos usar en un ordenador con Windows 10. Quizá porque las expectativas on esta nueva característica eran muy altas, decepcionan un tanto sus carencias.

Existía cierta confusión por saber si era necesario la base de conexión que Microsoft actualmente está regalando con una promoción al comprar estos Lumia en su web. Este accesorio cuenta con varios puertos USB, conexión de red y puerto HDMI para usar Continuum, pero al final parece que basta con un adaptador HDMI para conectar el móvil a un monitor, lo que permitiría utilizar Continuum con un teclado y un ratón Bluetooth, aunque en ese caso no contaríamos con un puerto USB al que poder conectar por ejemplo una memoria.

Solo un puñado de aplicaciones es compatible con la nueva característica. La inmensa mayoría de ellas, de Microsoft, como Office. Resulta completamente desconcertante, en cambio, saber que a pesar de que el paquete de ofimática viene preinstalado en los nuevos Lumia, habrá que comprar una suscripción el próximo año para poder usarlo en el modo Continuum; una mala política comercial por parte de la empresa. Los que compren un Lumia de estas características y precio lo hacen apostando por un sistema operativo minoritario en el que la función Continuum apenas cuenta con aplicaciones compatibles. Resulta por lo tanto difícil de entender que Microsoft no promocione de forma más decidida Windows 10 Mobile con su mejor paquete de software.

Entre las cosas que deben mejorar en Continuum está el respaldo a aplicaciones de escritorio que no sean universales. Aunque se necesitaría un móvil con un hardware bastante avanzado para lograr eso. Probablemente la experiencia no sería demasiado satisfactoria con algunas aplicaciones. Más factible parece poder utilizar cualquier aplicación de las que existen ya para Windows Phone en el modo de escritorio.

También mejoraría mucho este modo si fuese posible ejecutar aplicaciones como ventanas; hoy por hoy, solo pueden verse ocupando toda la pantalla del monitor y es imposible ver a la vez dos aplicaciones. Existen rumores de que Microsoft puede estar preparando una actualización de Windows 10 Mobile que mejore Continuum. Incluso se ha comentado que Microsoft podría estar preparando un teléfono Surface que sea compatible incluso con aplicaciones de escritorio de Windows 10 para PC. La apuesta tendría sentido. El problema es que el tiempo juega en contra de Microsoft.

Más información