Selecciona Edición
Iniciar sesión

Pulseras para sentirse bien

El fabricante de móviles HTC se reinventa con un paquete que invita a ponerse en forma

Fitbit presenta un nuevo reloj, Blaze

El mundo de los wearables (dispositivos ponibles) tiene un rey, Fitbit. La pulsera que comenzó con un modesto clip que se ponía para medir pasos y escaleras lidera el campo de los sensores que ayudan a mejorar el estado físico y promueven un cambio de estilo de vida.

En CES, la feria tecnológica que se celebra en Las Vegas, la compañía acaba de renovar gama con un nuevo reloj, Blaze. Ya contaba con uno, centrado en los deportistas más entusiastas y menos en su nicho, la gente común que quiere estar algo más sana. Blaze procura dejar de lado la sensación de llevar una pulsera demasiado estridente para apostar por el diseño, con correa de piel y pantalla más discreta. La propuesta estética está más cerca del Apple Watch o el Motorola 360 de última generación, que del resto de medidores de ejercicio. El precio, 299 euros, sin fecha de salida todavía, lo posiciona en la gama media de los relojes.

Sony, Samsung, Xiaomi y Huawei también se han apuntado a esta tendencia con diferentes propuestas

Sin embargo, su arma más poderosa no son los aparatos en sí, sino la aplicación que los acompaña. Fitbit ha sido capaz de crear una interfaz sencilla con dos factores clave: la creación de comunidad y la gamificación. La primera consigue que se involucren y sumen a la ola amigos y familiares, de modo que la tasa de abandono, normalmente en cuatro meses, baja considerablemente. El uso de mecánicas propias de los juegos hace que se potencie la motivación y se sienta que las metas son alcanzables. En lugar de generar frustración, premian el cambio. Blaze mantiene la marca de la casa: batería de cinco días, uso sencillo, medición de pulso y detección de patrones de sueño. Tras el anuncio los inversores no se mostraron demasiado entusiasmados: la acción bajó un 12%.

Sony, Samsung, Xiaomi y Huawei también se han apuntado a esta tendencia con diferentes propuestas. Sin embargo, Fitbit, que ya cotiza en bolsa y se dedica solo a este campo, acapara el 22% del mercado.

La coreana HTC lleva dos años luchando por mantener un hueco en el universo Android. En CES ha dado un giro inesperado con Healthbox, una caja que incluye una báscula inteligente, un sensor de pulso que se coloca con un elástico en el pecho y, cómo no, una pulsera cuyo diseño es muy parecido a los de Jawbone. Los componentes no se venden por separado, funcionan tanto con Android como con iOS. Al igual que Fitbit, su pulsera detecta el sueño y pulso. En cambio, cuentan con más información sobre consumo calórico y alimentos ingeridos. Algo que tiene sentido para integrar la báscula en el sistema.

ampliar foto
Imagen del Under Armour Health Box de HTC AP

Sale al mercado en Estados Unidos el 22 de enero a un precio que rondará los 400 dólares. Después lo hará en Reino Unido. Esperan llegar a Europa y América Latina antes del verano. Wolfgang Mueller, director de aparatos conectados, cree que puede salvar a la empresa: “Hasta ahora hemos ido muy de la mano de las operadoras de telefonía. Entrar en este sector nos permite ser mucho más libres y distribuir mejor”.

HTC se ha apoyado en Under Armour, la marca de ropa y zapatillas deportivas de moda en Estados Unidos. De reciente creación, ya es segunda, solo detrás de Nike y por delante de Adidas. El fabricante de ropa quiere así reforzar su imagen de innovación y darse a conocer más allá de su mercado nativo. El pasado verano compró la mayor comunidad de deportistas online por 560 millones de dólares.

Aunque a priori la inclusión de una banda de pulso chirría, el directivo cree que los deportistas más intensivos confían en este sensor más que en el de pulsera para saber cómo han sido sus entrenamientos.

Llama la atención este movimiento, arriesgado, dado que fueron los primeros en hacer un acuerdo con Fitbit para usar su aplicación sin necesidad de pulsera, solo con los sensores de sus móviles como detectores de movimiento.

Más información