Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Netflix se convierte en un canal global de televisión a falta de China

La plataforma audiovisual 'on line' empieza a emitir en 131 nuevos países. En España, se han interrumpido sus negociaciones con Movistar acerca del rendimiento del servicio

Si no tienes derechos de emisión de una película de éxito, crea la tuya. Fue la decisión de Netflix, la mayor televisión por streaming del mundo, que acaba de anunciar que desde ahora estará  disponible en 131 nuevos países. En la práctica, eso significa todo el mundo, con la gran excepción de China, aunque si se atiende a las esperanzas de los directivos de Netflix, solo habría que esperar a finales de este año para que el gigante asiático disfrute de producciones de éxito como Narcos o Downtown Abbey. Así lo ha anunciado el director general de la empresa con sede en Los Gatos (California), Reed Hastings, aprovechando el eco de la mayor feria de tecnología de consumo del mundo, el CES de Las Vegas.

Además de China, tan solo Corea del Norte, Crimea y Siria quedarán aún fuera del alcance de la red de Netflix, que comenzó su andadura hace menos de veinte años como videoclub de DVD a domicilio y ahora es la mayor productora-distribuidora de contenido audiovisual a través de la Red. Solo en 2015 se reprodujeron 42.500 horas de televisión con contenidos suyos en todo el mundo. La compañía cuenta con 70 millones de clientes en la actualidad.

La incorporación de nuevos mercados donde la práctica de la censura es habitual no ha condicionado, según la directora de adquisición de contenidos de Netflix, Chitivan Pandya, la llegada del servicio: "Nuestra política es cumplir con la regulación local, pero iremos viendo caso a caso", ha señalado. Ningún lanzamiento en los nuevos países viene aparejado con un acuerdo con operadores locales de Internet para mejorar el servicio, de momento. "Es algo que iremos viendo más adelante, si es necesario", ha señalado Pandya. En Estados Unidos, Netflix sí llegó a un acuerdo económico con grandes proveedores, como AT&T o Comcast, para conseguir una capacidad adicional en la banda ancha que permitiera ver con fluidez los contenidos en 1080p en horario de máxima audiencia.

Mejora la relación con Movistar

Fuentes de Netflix han asegurado a EL PAÍS que la compañía ya no mantiene las negociaciones que inició hace más de seis meses con Movistar para conseguir un acuerdo de peering (intercambio de tráfico) que permita mejorar la experiencia de algunos de sus usuarios. En los próximos días, la cadena publicará su segundo índice de rendimiento en España, en el que Movistar habría mejorado ligeramente sus resultados.

El director y confundador de Netflix, Reed Hastings ha afirmado: "Telefónica se ha portado bien y ya no tenemos los problemas iniciales". Hastings se ha mostrado "satisfecho" con la evolución del servicio en España: "A pesar del escepticismo inicial, por los comentarios sobre la piratería, está yendo muy bien".

Por otra parte, otras fuentes de la compañía han señalado que Netflix no tiene intención de incorporar el catalán en su oferta, disponible hasta la última expansión a 60 idiomas. Varias organizaciones vinculadas a la defensa de la lengua catalana habían solicitado formalmente a la compañía de televisión en los últimos meses que incluyera el idioma entre los disponibles.

El 1080p, precisamente, parece quedarse atrás como formato estándar de alta definición.  En la feria de alta tecnología se está hablando mucho de HDR (High Dynamic Range, o alto rango dinámico), el formato que salta de la fotografía a la imagen en movimiento. Sony ha presentado en el CES tres nuevos televisores que tendrán acceso a un catálogo específico de películas en este estándar: Ultra. Netflix, con el permiso que le conceda la banda ancha de la que disfruten sus usuarios, también prepara contenidos tanto en 4K como en HDR. Así lo asegura su director de Innovación en la Interfaz de Usuario, Chris Jaffe. Una de las mejoras más recientes en en la experiencia de la televisión –la principal de las plataformas desde la que se ve Netflix, a pesar del auge de los dispositivos móviles– es la carga automática del contenidos de vídeo. La compañía está interesada además en incorporar los asistentes de voz, una de las tecnologías estrella de la presente edición de la feria.

Hastings, en un encuentro a última hora de la tarde, explicó la relevancia que tiene la salida en 131 países. "Vamos a hacer un gran esfuerzo. No paramos de cerrar acuerdos con operadoras y crear todo el marco necesario para ofrecer la calidad de definición de Netflix".

En China, por ejemplo, ya se ve House of Cards, pero a través de un servicio local. En España lo emite Wuaki, un competidor propiedad de Rakkuten, algo que no parece preocuparle: "Es una cuestión de tiempo. No teníamos claro cuándo llegaríamos a España, y lo que de verdad queríamos era que se conociera nuestro catálogo, nuestro contenido. En Netflix tenéis Narcos, por ejemplo, y pronto mucho más".

Antes de estrenarse en Italia, Portugal y España, llegaron a Alemania y Francia. Europa, en esta ocasión, fue por detrás de América Latina. Colombia fue el país piloto, después llegó la expansión al resto del continente. "Lo cuidamos con esmero. Cada vez hacemos más contenido centrado en su gusto, pero que, además, tiene aceptación fuera de este ambiente". A modo de ejemplo destaca Club de Cuervos y, de nuevo, Narcos.

La elección de un intérprete brasileño para meterse en el papel de Pablo Escobar fue motivo de polémica en el resto de América Latina, especialmente, en Colombia. "Entiendo el recelo inicial, pero el resultó es espléndido. Se ha quitado el acento brasileño, otra cosa es que consiga ser una copia exacta del original hasta en el habla". Hastings confesó su devoción por el actor Wagner Moura: "Me encanta por lo involucrado que está en su trabajo, las ideas que tiene. Le escucho en sus sugerencias. Vamos a hacer grandes cosas".

Más información