Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
ces 2016

Del anillo que vigila tu sueño al dron que se lanza como una piedra

La mayor feria de tecnología del mundo premia las mejores innovaciones de los últimos meses. Las novedades amplían las posibilidades de los 'wearables' y los drones

Carece de guía, pero el CES es, en sí, una ciudad efímera de 230.000 metros cuadrados y 170.000 habitantes de más de 150 países. Interrumpidos por azafatas que reparten barras de cacao contra la sequedad del desierto, los asistentes fluyen por eternos pasillos enmoquetados que unen ente sí los hoteles con centros de congresos, zonas comerciales y atracciones no aptas para gustos refinado. 

Algún orden había que poner en las 3.500 empresas que plantan sus stands, desde modestos cubículos para presentar proyectos universitarios hasta las arquitecturas megalómanas de las marcas de coches. Valgan como guía en la enorme colmena los premios a la innovación del CES. La mayor feria de tecnología del mundo elige los mejores productos de los últimos meses, y algunos aún pendientes de llegar al mercado, en 27 categorías, y los muestra en su web.

La edición de CES de 2016 estrena una categoría pensada para los drones y la inaugura con la cámara Lily, una pequeña esfera achatada que se pone en funcionamiento lanzándola al aire. Sigue a su usuario, graba sonidos y es resistente al agua. Estará disponible a partir de agosto de 2016 por 800 dólares.

Calidad de vida y sostenibilidad

El Internet de las cosas llenará de dispositivos los hogares. Grandes o pequeños, consumirán energía. Un dispositivo premiado en la categoría de Hogar Inteligente se adelanta a ese futuro cotidiano: Ecoisme es un sensor capaz de identificar y monitorizar cualquier aparato conectado a Internet y la electricidad que consumen. Cuesta 199 dólares y ha sido financiado a través de la plataforma Indiegogo. También llama la atención la sencillez conceptual de las pilas de litio ECO USBcell, que se recargan por USB y pueden recargarse 500 veces sin pérdida de capacidad significativa.

En la categoría de impresión en 3D gana una impresora que crea objetos a partir de capas de papel de oficina

Añadida a la conciencia ecológica, el CES alienta el uso social de la tecnología con una categoría, Tecnología para un Mundo Mejor, que en esta edición premia la impresión 3D de prótesis de manos, aunque en el apartado específico para los dispositivos de tres dimensiones quien se lleva la palma es una impresora que crea objetos a partir de capas de papel de oficina. Estará disponible en el segundo trimestre del año por 6.000 dólares.

Por marcas, Samsung es la marca más premiada, gracias al teléfono Galaxy S6 Edge+, su smartwatch Gear S2 y su televisor de ultra alta definición UN55KU7500, este último premiado en la tecnología accesible. Otro televisor, el OLED 4K de 77 pulgadas de LG se lleva el galardón en pantallas, mientras que el ENVY Curved All-in-One de HP se alza con el de hardware y componentes. En sonido, destacan los auriculares intraurales JBL Reflect Aware por su capacidad de cancelación de ruido. Valen 160 dólares. En el otro extremo de volumen (pesan más de 120 kilos), las columnas de 18 altavoces con los que Bang & Olufsen celebra su 90 aniversario. Beolab 90 son un lujo: por precio (40.000 dólares) y sus prestaciones: sonido de 360 grados y 8.200 vatios.

Sin aspirar a las posibilidades de financiación de las grandes marcas, el crowdfunding se consolida como apoyo indispensable para pequeños diseñadores. Una de los gadgets más celebrados de esta edición ha sido el anillo Oura, un wearable de supervisión de calidad de sueño que, con un tamaño razonable, agradará a quienes se hayan aburrido de llevar la pulsera puesta. Quienes estén cansados de poner a cargar por separado el iPhone y el iWatch cuentan con un cargador unificado de la marca de accesorios Belkin. Eso sí, a un precio de 130 euros.

La cámara Lily.

El bienestar se acrecienta como aplicación natural de la nueva tecnología. DietSensor es una aplicación que se arroga, nada menos, la capacidad de escanear la comida (y su contenido calórico) que tenemos delante para ayudarnos a supervisar la dieta.

El CES ha sorprendido dando un premio a unas gafas inteligentes que, en apariencia, son más robustas que las fracasadas Google Glasses, por un precio de 2.750 dólares. El universo de los gadgets se extiende mucho más allá de los habituales televisores, teléfonos y ordenadores. La feria ha premiado un sónar esférico para localizar los mejores sitios para pescar y enviarlos al smartphone o la tableta por Bluetooth y, como guiño a los nightclubs de Las Vegas, a un robot de cocina que prepara cócteles.

Más información