Los humanos evitaron 13 accidentes del coche sin conductor de Google

En el último año registraron 341 fallos de seguridad

Google quiere que 2016 sea el año de los coches. En plena semana del automóvil de Detroit y una semana después de las novedades de CES, Google ha explicado cómo le fue a sus vehículos sin conductor el pasado año.

El responsable de esta innovación, Chris Urmson, ha publicado un documento donde explica los pormenores de la circulación del coche. Expone que ya han recorrido 1,3 millones de millas en tráfico abierto, compartido con conductores humanos y tres millones más diarios solo con simuladores para reforzar el aprendizaje de sus sistema de inteligencia artificial.

A pesar del tono positivo del mensaje oficial, DMV, el organismo que regula el tráfico, equivalente a la Dirección General de Tráfico en España, está obligada a documentar y publicar todos los incidentes relacionados con estos vehículos experimentales.

Las cifras oficiales arrojan un total de 341 fallos que obligaron a desconectar el piloto automático: 272 fueron errores técnicos y en 13 de ellos se evitó un accidente gracias a la intervención de un conductor humano.

El coche sin conductor de Google, tanto sin volante (el biplaza apodado como ‘koala’) como con él, cuenta con un sistema de alerta. En caso de perder la comunicación a través de Internet, de fallo en un sensor, o problemas en la dirección, el motor o lo frenos, se avisa al conductor para que tome el control del coche. Según la información de Google, de media la reacción de los humanos es de 0,8 segundos desde que salta la alarma.

La apuesta por este tipo de transporte es una de las prioridades de Google. Se da por hecho que el cambio de sede de su conferencia anual, I/O, tradicionalmente en el Moscone Center, en el centro de San Francisco, a su cuartel general en Mountain View, mucho más incómodo para los asistentes, obedece a la necesidad de contar con un espacio cerrado para poder mostrar novedades de sus coches, hacer pruebas y demostraciones. Mucho más complicadas con tráfico real en un centro de negocios.

El buscador no es la única firma que investiga esta alternativa de transporte. Tesla, Nissan o Mercedes también tienen que publicar sus experiencias de manera pública. Mientras que los de Elon Musk sostienen que no han tenido problemas que su experimento, por ahora limitado a cambios de carriles en autopistas, Nissan confiesa que desconectó el piloto automático 405 veces. Mercedes indica de manera pormenorizada situaciones y problemas. No tienen rubor en confesar que sus coches dejaron el automático 1.051 veces, en solo 2.700 kilómetros. 502 veces fue debido a un fallo técnico. El resto, a decisión del conductor que literalmente “se sentía incómodo”. Todos estos informes pertenecen a pruebas realizadas en tráfico real en California, casi siempre en los aledaños de Palo Alto, o la carretera 101, que une el corazón de Silicon Valley con San Francisco.

Más información