One Plus X, líder de la gama media

Este móvil ofrece gran rendimiento y diseño a un precio ajustado

Si 2014 fue el año de Xiaomi, 2015 lo ha sido de One Plus. El fabricante chino de moda consiguió hacerse hueco en la gama alta de los móviles con One Plus One, un modelo de altas prestaciones a un precio mucho más económico que la competencia. Después de levantar expectación con su sistema de invitaciones, una gran fórmula para gestionar la demanda, y sacar un segundo terminal menos sorprendente, se han decidido a atacar el segmento más competido del mercado, la gama media. One Plus X pretende destronar a Moto G.

La propuesta china se materializa en un móvil de 249 euros (o dólares, según el lugar desde el que se encargue), que solo venden a través de su web. Contar con su propio comercio electrónico y distribución permite cortar costes que repercuten en el consumidor final.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Precio

- Diseño

- Calidad de las cámaras frontal y trasera

Lo peor:

- Algo resbaladizo

- No tiene NFC

El procesador es el mismo que usaba el primer modelo. Es decir, el más potente hace un año, pero poco común en el segmento medio. Un experto, extrabajador, apunta a que la creación de este móvil obedece al excedente en la compra de esta pieza.

La pantalla de cinco pulgas ofrece colores ricos. La batería permite pasar casi toda la jornada laboral sin pensar en recargarlo. La cámara, el punto clave que define muchas compras, sale muy bien parada. Tanto la frontal, con generosos ocho megapíxeles, como la trasera, con 13. La memoria, de 16 gigas, se puede ampliar a través de la ranura MicroSD. Algo que Google procura evitar pero el público sigue demandando.

El sistema operativo es muy parecido a Android, pero no es el oficial de Google. Usa una adaptación, Oxygen OS 2.1, aunque es compatible con todos los programas que funcionan con Android 5.1.

Otras opciones de la competencia

  •  Moto G
  • Xiaomi Mi4

A pesar de su precio, se han cuidado detalles como las notificaciones temáticas, distintas según la aplicación que reclame la atención del usuario, o la adaptación de la iluminación de la pantalla a la luz exterior. Dos funciones normalmente reservadas a móviles más caros.
En cambio, el ahorro se ha llevado a cabo en el sensor de huellas digitales, algo que solo tienen los que copan la parte alta del catálogo, o algo mucho más común, el chip NFC. Resulta extraño que se prescinda de la que se supone va a ser la tecnología estándar para pagos. Mientras que Google impulsa Android Pay, One Plus X no permite a sus usuarios acceder a ello.

Hacer un terminal universal no es fácil. Hay que contar con un buen número de bandas de emisión y recepción de señal. En este caso la sacrificada es la conexión LTE, equivalente al 4G de Europa, en Estados Unidos. Los clientes de este país no podrán navegar a toda velocidad, salvo por wifi, con este terminal.

Ficha técnica

  • Cámara: Frontal de 5 mpx, trasera de 13
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 801
  • Pantalla: 5 pulgadas
  • Memoria: 16 gigas
  • Conectividad: Bluetooth 4.0, Wifi, 4G (aunque esta banda no funciona en Estados Unidos)
  • Batería: 2525 mAh
  • Sistema operativo: OxygenOS 2.1 (equivalente a Android 5.1)

Las primeras sensaciones al tomarlo en la mano son muy positivas. No es demasiado grande, se llega a toda la pantalla con el pulgar, es manejable, pulido. Con el tiempo la percepción cambia, resulta demasiado resbaladizo. Ofrecen una versión con acabado cerámico, técnicamente similar, pero con unidades limitadas y un precio que llega a los 369 euros.

Más información