Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una tableta para disfrutar a lo grande

La tableta Yoga Tab 3 Pro de Lenovo cuenta con una prestación única en el mercado: un proyector. Está disponible desde 499 euros

Ficha técnica

Pantalla: 10,1 pulgadas QHD (2.560 x 1.600), 299 dpi, tecnología IPS y formato 16:10

Procesador: Intel Atom X5-Z8500, 2M cache, Quad Dore, hasta 2,24 GHz

Memoria RAM: 2 Gb LPDDR3

Almacenamiento: 32 Gb / Ranura para microSD (hasta 128 Gb)

Cámara: Trasera de 13 megapíxeles; frontal de 5 megapíxeles

Sonido: 4 altavoces JBL con Dolby

Batería: 10.200 mAh

Sistema operativo: Android 5.1

Tamaño: 179 x 247 x 4,68 mm

Peso: 665 g

Conectividad: Wi-Fi 802.11 a, b, g, n, ac / Bluetooth 4.0 / GPS y GLONASS

Precio: Desde 499 euros

www.lenovo.com/es/es/

Con la familia Yoga Tab Pro, Lenovo no ha creado la tableta más potente del mercado. Tampoco la que tiene el diseño más espectacular o la más ligera. Pero sí una de las propuestas más originales, ya que integra un elemento que ningún otro fabricante ha tenido en cuenta a la hora de desarrollar sus modelos: un proyector. Por ello, y por características como su pantalla o su calidad de sonido, se trata de un dispositivo especialmente diseñado para consumir contenidos multimedia y, además, hacerlo en compañía.

La última generación de esta gama (y ya es la tercera) es la Lenovo Yoga Tab 3 Pro. Su clave, como en ocasiones anteriores, radica en la presencia de una estructura cilíndrica en uno de sus laterales con una triple función: esconde la batería, hace las veces de soporte de apoyo y agarre y, por último, integra un proyector.

Pero vamos por partes. Gracias a este característico diseño, la batería queda fuera del cuerpo de la tableta y ofrece una capacidad que casi duplica la de otros modelos del mercado: 10200 mAh. Esta cifra garantiza su uso durante un día completo sin tener que estar pendientes del cargador. En concreto, la firma establece la autonomía en hasta 18 horas de uso. Además, proporciona un agarre muy cómodo con una sola mano mientras se utiliza en posición vertical. Para hacerlo en horizontal, lo ideal es apoyar la Yoga Tab 3 Pro sobre una superficie plana (como una mesa) y desplegar un pequeño soporte adherido al cilindro que permite colocar la tableta con distintos ángulos de inclinación y que también incorpora un orificio para colgarla en una pared.

Por último, el cilindro es el lugar elegido para situar un proyector para mostrar cualquier contenido con un tamaño de hasta 70 pulgadas. Está ubicado en su centro (en las versiones anteriores del equipo estaba en uno de sus extremos), y puede moverse hasta 180 grados para encontrar el ángulo adecuado al mostrar imágenes en paredes o techos. Entre sus características técnicas se encuentran una luminosidad de 50 lúmenes que, si bien no puede igualar la calidad que ofrece un proyector externo, sí sirve para ver contenidos de forma puntual y compartirlos con otras personas con una calidad aceptable, sobre todo en espacios con poca luz ambiental.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Con proyector

- Autonomía

- Optimizado para Netflix

Lo peor:

- Elevado peso

- Versión anterior de Android

Su uso es extremadamente sencillo: se activa pulsando sobre un control en el propio cilindro o bien desde una aplicación específica que, por defecto, aparece en la pantalla principal. Una vez iniciada, permite seleccionar el tipo de contenido a proyectar y realizar algunos ajustes básicos como cambiar el enfoque o hacer una corrección trapezoidal, una solución necesaria cuando la situación del proyector distorsiona la forma rectangular de la pantalla en la pared.

Ahora bien, si se opta por utilizar la pantalla de la tableta en lugar del proyector, la calidad de las imágenes es excelente: posee un tamaño de 10,1 pulgadas y una resolución de 2.560 x 1.600 píxeles. Es nítida y los colores se muestran muy vivos, además de ofrecer un amplio ángulo de visualización.

Para Netflix

El Lenovo Yoga Tab 3 Pro funciona con sistema operativo Android 5.1. Está prevista su actualización a Marshmallow, aunque desde la firma no pueden confirmar una fecha. Es una versión que personaliza el interfaz y añade algunas aplicaciones entre las que destaca la de Netflix. Una vez suscrito en esta plataforma, ofrece contenidos personalizados y recomendaciones para cada usuario desde la pantalla principal.

La competencia

- Apple iPad Air 2

- Samsung Galaxy Tab S 2

Durante la reducción de películas y series la tableta se beneficia de la presencia de cuatro altavoces JBL con tecnologías Dolby Atmos (Lenovo presume de que es la primera vez que se incorpora en la industria de los tablets) y Dolby Digital Plus. La calidad del sonido es destacable y posibilita el control aspectos como el volumen de los diálogos o el sonido envolvente gracias a las opciones que ofrece la app Dolby, también preinstalada. Además, incluye SHAREit y SYNCit, dos apps propias para gestionar los archivos: la primera facilita el intercambio de ficheros entre dispositivos mientras que la segunda realiza copias de seguridad y las guarda en la nube.

Uso fluido

Todas estas tareas se ejecutan de forma fluida (navegar, ver vídeos e, incluso, jugar a títulos con altos requerimientos) y sólo se ralentiza cuando hay descargas o subidas en segundo plano. Y es que dispone de un procesador Intel Atom X5 de cuatro núcleos que trabaja habitualmente a 1,44 GHz, pero que puede aumentar esa frecuencia hasta los 2,24 GHz en los momentos en los que se necesite un mayor rendimiento. Le acompañan 2 Gb de memoria RAM y una capacidad de almacenamiento de 32 Gb ampliables a través de una tarjeta de memoria microSD cuya ranura está ubicada bajo el soporte del cilindro.

Nota y veredicto

Calidad-precio: 4 sobre 5

Diseño: 3 sobre 5

Innovación: 4 sobre 5

Manejo: 3 sobre 5

Extras: 4 sobre 5

Veredicto: Recomendable

En cuestión de conectividad, hay pocas opciones aparte de esta ranura: un puerto microUSB destinado a la carga de la batería y una toma de auriculares. Están muy bien integrados dentro de la carcasa de la tableta, que ha sido fabricada con aluminio y añade piel en su parte posterior, lo que hace que el tacto sea agradable y el agarre más seguro.

Tiene un peso de 665 gramos, lo que es bastante para un dispositivo de este tamaño y, por eso, es más cómodo usarla sobre una mesa o las piernas que sujetarla con una mano. Esta diferencia con otros modelos del mercado hay que relacionarla con el uso de una batería tan grande y la presencia del proyector. Por último, es resistente a las salpicaduras (posee certificación IP21).

Más información