Weibo, el Twitter chino, levanta la restricción al número de caracteres

La red social china empezará a permitir mensajes de más de 140 ideogramas a partir del 28 de enero

Mientras Twitter se piensa si eliminar las restricciones al número de caracteres en sus mensajes, su equivalente en China, Weibo, le ha tomado la delantera. Según ha confirmado esta semana, sus usuarios no tendrán que limitarse al máximo de 140 ideogramas que había hasta ahora y podrán redactar textos mucho más largos.

La medida se pondrá inicialmente en marcha de manera experimental, según una carta de la empresa responsable de esta red social, Sina, a sus desarrolladores y que el consejero delegado, Wang Gaofei, ha colgado en su propia cuenta. Desde el martes 28 de enero, un grupo de sus usuarios destacados podrán enviar mensajes más largos. Esa opción estará disponible para el resto de los internautas a partir del 28 de febrero.

Al menos por el momento, los seguidores seguirán viendo solo los 140 primeros caracteres del mensaje. Para poder leer el resto, tendrán que pinchar en un vínculo adjunto.

Es una iniciativa que Twitter también se plantea si aplicar. Su director ejecutivo, Jack Dorsey, ha apuntado a principios de este mes, que han dedicado "mucho tiempo a observar lo que la gente hace en Twitter, y hacen capturas de pantalla que contienen texto y lo tuitean. ¿Qué pasaría si ese texto … fuera texto de verdad? Un texto que se pudiera buscar. Un texto que se pudiera subrayar. Es más utilidad y más poder”.

Las dos redes sociales tienen en común que no atraviesan sus mejores momentos. Twitter, con 300 millones de usuarios, tiene problemas para aumentar sus ingresos y ve cómo otros rivales, como Facebook, le toman la delantera.

Control público

Sina Weibo fue alabada hasta 2013 como un oasis de libertad de expresión en una China, donde los contenidos están duramente censurados y numerosos sitios de la web -entre ellos, los propios Twitter y Facebook- se encuentran bloqueados. Pero ese año, en el inicio de una campaña para aumentar los controles sobre la opinión pública, el régimen aprobó una legislación que impone duras penas de prisión a quienes diseminen “rumores” por Internet. Destacados blogueros y comentaristas en redes sociales fueron detenidos por divulgar “información perjudicial” para el Estado.

Desde entonces, la plataforma ha perdido mucha de su vivacidad. No obstante, sigue siendo un instrumento útil como fuente de información y es ampliamente utilizada por periodistas y creadores de opinión.

Según los datos facilitados por Sina, la red social ha comenzado a recuperarse. En el tercer trimestre de 2015, contaba con 222 millones de usuarios, un incremento interanual del 33%. Sus ingresos netos alcanzaron los 124,7 millones de dólares, lo que supone un crecimiento del 48% con respecto al año anterior.

Aunque en China la plataforma favorita sigue siendo, con mucha ventaja, WeChat, el equivalente a WhatsApp y que cuenta con cerca de 550 millones de usuarios. A diferencia de Weibo, que opera en abierto, la información que se vuelca en esta red social se difunde solo a los círculos de amigos y conocidos.

Más información