Selecciona Edición
Iniciar sesión
exoesqueletos

La silla que se lleva puesta

Un sencillo exoesqueleto permite permanecer en pie durante horas con un esfuerzo similar al de estar sentado

En el creciente mundo de los exoesqueletos abundan las propuestas aparatosas: la necesidad de incorporar motores compromete el buen diseño. Ahora, una propuesta japonesa aprovecha la anatomía de las piernas para reforzar sus propiedades de sujeción y aliviar su carga cuando se permanece de pie largo rato.

Archelis (que en japonés significa algo parecido a “silla caminante”) es un dispositivo imprimible en 3D que, fijado sobre los muslos y los gemelos, sostiene la parte superior del cuerpo. Su apariencia es mucho más liviana que los exoesqueletos habituales al tratarse de un sistema pasivo que, aunque no sustituya los movimientos del cuerpo, permite trabajar con comodidad a profesionales que tienen que pasar largas horas de pie, como cirujanos o empleados de fábricas.

Para la ingeniera industrial Elena García, fundadora de Marsi Bionics, una empresa que desarrolla exoesqueletos para permitir la movilidad de niños discapacitados, es en el ámbito industrial, el de Archelis, donde se espera un mayor desarrollo en los próximos años. “Las mayores necesidades que hay que suplir son las del ámbito sanitario, pero cualquier desarrollo nuevo ahí está supeditado a una regulación muy estricta y eso frena su crecimiento potencial”, señala la investigadora, quien también apunta el uso militar como tercer gran ámbito de desarrollo de los llamados robots caminantes.

Los creadores del modelo, de momento un prototipo, confían en lanzarlo comercialmente a lo largo de 2016. El dispositivo es obra de una empresa de diseño, Nitto, que se ha asociado con tres grandes centros tecnológicos japoneses, Universidad Chiba,Hiroaki Nishimura y Japan Polymer Technology.

Más información