El error 53 que puede acabar con tu iPhone 6

El fallo afecta al Touch ID e impide restaurar el sistema si ha sido intervenido por un proveedor no oficial

Demostración del funcionamiento del iPhone 6.

Apple avisa de una nueva actualización. El usuario acepta. En muchos casos, hasta de forma instintiva. Mientras se está restaurando el sistema, aparece un mensaje que detiene el proceso: "El iPhone no se pudo restaurar. Se ha producido un error desconocido (53)". El fallo solo ocurre en los iPhone 6 cuando se actualiza con la última versión del software de Apple, el iOS 9, y deja el dispositivo completamente inservible. No hay manera, todavía conocida, de que pueda volver a funcionar y los datos son irrecuperables. 

El problema afecta al botón principal y al sistema de identificación por huella, el Touch ID, cuando el teléfono ha sido intervenido por un proveedor no oficial. Apple no ha ofrecido ninguna solución y defiende que se trata de una manera de proteger la seguridad de sus clientes

Pasos propuestos por Apple

  1. Asegúrate de tener la versión más reciente de iTunes.
  2. Fuerza el reinicio del dispositivo.
  3. Intenta restaurar el dispositivo de nuevo.
  4. Si todavía ves el error 53 al intentar restaurar el dispositivo, ponte en contacto con el Soporte técnico de Apple. Si la restauración no se finaliza y ves un código de error diferente, obtén información acerca de cómo proceder.

"Durante una actualización o restauración, tu dispositivo iOS comprueba que el sensor Touch ID coincida con los otros componentes del dispositivo. Esta comprobación mantiene protegido el dispositivo. Cuando iOS encuentra un módulo de Touch ID inesperado o sin identificar, la comprobación falla. Por ejemplo, un reemplazo de pantalla no autorizado o realizado incorrectamente podría hacer que la comprobación no se realizara correctamente", ha publicado Apple en su web

La defensa del gigante americano se basa en que el error solo ocurre cuando el dispositivo ha sido reparado o intervenido por un proveedor no oficial. El reemplazo de piezas en las tiendas de soporte oficial de Apple pueden costar tres veces más que el de un proveedor externo. Por esta razón, los usuarios, abogados y la comisión australiana de derechos del consumidor (ACCC) se han lanzado contra la compañía por no avisar de los problemas que ocasionaba la actualización y por permitir deliberadamente la "destrucción" del teléfono. 

Juristas y Australia contra Apple

En Reino Unido, algunos abogados se han manifestado y han afirmado que es una "insensatez" la política de Apple de "matar" los iPhones de los usuarios a través de una actualización podría verse, potencialmente, como un ataque a la Ley de Daño criminal de 1971. Esta acta hace referencia a cuando un ataque va dirigido intencionadamente a destruir la propiedad de otro. 

"Que alguien me explique donde dice en la ley del consumidor que el vendedor tiene derecho a dejar inoperativo un hardware que tú acabas de comprar", se queja un cliente

La firma de abogados PCVA, afincada en Seattle (EE UU), ha afirmado que cree que esta actuación de Apple viola varias leyes de protección al consumidor de Estados Unidos. "Creemos que Apple podría estar forzando a sus clientes a usar obligatoriamente sus tiendas oficiales de reparación. Imagine que usted se compra un coche y te cambian un generador en un mecánico local de tu barrio. Según la estrategia de Apple, tu coche no volvería a funcionar porque tú no lo llevaste a la tienda oficial. Ellos intencionadamente dejan inservible tu coche. Eso no puede ser", ha explicado la firma en su página web.  

En Australia, la comisión que vela por los derechos del consumidor y la competencia ya ha iniciado una investigación para averiguar si Apple ha infringido derechos del cliente. 

Este error deja historias como la de Antonio Olmos, un periodista del diario británico The Guardian, a quien se le cayó su iPhone 6 mientras cubría la llegada de los refugiados a Europa. "En Macedonia no hay tiendas oficiales de Apple y necesitaba el móvil para trabajar. Lo llevé a reparar y funcionaba perfectamente", cuenta Olmos. Sin embargo, cuando actualizó el sistema, le apareció el ya temido error 53. Ya en Londres, el periodista fue a una tienda de Apple donde le certificaron que su móvil había muerto y que no podían hacer nada por él. Excepto pagar 270 libras para que le dieran otro. "Es increíble. ¿Cómo puede una empresa deliberadamente dejar inservibles sus productos con una actualización y ni siquiera avisar a sus clientes?", se pregunta Olmos. 

El caso del periodista no es el único, las quejas de usuarios que se han quedado sin iPhone por el error 53 superan el millar, según The Guardian. La respuesta de Apple no ha satisfecho a estos usuarios que pagaron varios cientos de euros para tener su teléfono. "Que alguien me explique donde aparece en la ley del consumidor que el vendedor tiene el derecho a dejar inoperativo un hardware que tú acabas de comprar", se queja un usuario en un foro de The Guardian.

Más información