4K

Llega la televisión con la imagen perfecta

Los Juegos Olímpicos de Río impulsan el desarrollo de la tecnología 4K, que multiplica por cuatro la calidad

La retransmisión en noviembre del Madrid-Barça no fue un partido más. La señal se produjo y se difundió en ultra alta definición, una tecnología que supone un salto de gigante en la calidad de las imágenes. Su resolución es cuatro veces superior a la alta definición (de ahí que sea conocida como 4K) gracias a los ocho millones de píxeles de las pantallas, que permiten observar texturas y detalles hasta ahora inimaginables. La UHD (siglas del inglés Ultra High Definition) se ensayará a gran escala en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de agosto, aunque todos los agentes implicados en su desarrollo llevan años en pruebas. Además del fútbol, series con millones de seguidores se han puesto a tirar del carro de la televisión del futuro. La HBO, responsable de Juego de tronos y The Wire, ha anunciado que rodará sus ficciones en 4K y Netflix hará lo propio con su buque insignia, House of Cards.

Para percibir en toda su magnitud el “visionado envolvente” que promete este sistema es necesario que el canal emita en ultra HD y que el usuario disponga de un receptor acorde. El año pasado se vendieron en todo el mundo más de 30 millones de estas pantallas. Los grandes fabricantes piensan ya en 4K. “Es una tecnología con mucho recorrido, por eso hemos apostado por ella en todos los ámbitos en los que desarrollamos nuestro negocio, tanto para los productos a nivel profesional como de consumo”, explica un portavoz de Panasonic, cuyas cámaras AK-UC3000 se utilizaron en la emisión experimental del Madrid-Barça en Movistar TV.

Son todavía pocos, pero algunos canales ofrecen toda su parrilla con el sello 4K. En Europa, el operador de satélites SES, asentado en Luxemburgo, pone en el aire siete canales, que se pueden captar en España (en abierto, sin necesidad de abono a una plataforma) con una antena parabólica orientada al satélite Astra. Una de las ofertas más espectaculares distribuidas por esta compañía, aunque solo para Estados Unidos, es una cadena de la NASA que muestra impresionantes vistas del planeta Tierra.

En todo el mundo, SES emite una veintena de canales en la tecnología más moderna. Son todavía una pequeña parte de los 7.268 que difunde (de ellos, 2.230 en alta definición). El pasado septiembre lanzó Fashion One, el primero en 4K dedicado a la moda, que emite para Europa, Norteamérica y Latinoamérica. Después llegó Pearl TV, enfocado a la televenta. “La gente que compra a través de la televisión quiere ver los detalles de un producto. En Pearl TV, la resolución es de tal calidad que en un pequeño bote de laca de uñas se puede leer hasta los componentes que aparecen en la etiqueta”, explica un directivo del centro de gestión de telecomunicaciones de SES en Múnich, desde donde se vigila el intenso tráfico de señales de televisión que circulan por Europa.

De momento, el problema del 4K es el enorme ancho de banda que requiere. Dado que el espacio radioeléctrico es limitado, la TDT difícilmente podría albergar contenidos en ultra alta definición, sobre todo si se tiene en cuenta que uno solo de estos canales necesita el mismo espacio que ocupan, por ejemplo, todas las cadenas de Atresmedia. El satélite sortea estas restricciones, pero para que sea asequible desde un punto de vista económico las señales tienen que viajar comprimidas. El desarrollo del 4K exige que los agentes implicados (fabricantes, radiodifusores, creadores) utilicen el mismo estándar. En 2020 se estima que en Europa 200 televisiones ofrecerán imágenes perfectas.