Selecciona Edición
Iniciar sesión

Skype Translator ya habla árabe

El idioma, hablado por más de 200 millones de personas, desembarca en el programa en su variante estándar moderna

Imagen de una conversación por Skype Translator traducida al árabe.

Comunicarse con los más de 200 millones de individuos que hablan árabe está hoy un poco más cerca. Skype Translator, la herramienta de la compañía de Microsoft que traduce simultáneamente conversaciones virtuales, ha anunciado este martes que incluye un nuevo idioma a la lista: el árabe estándar moderno. Esta variante elegida es la oficial que se aprende en la escuela, en la universidad y la que se usa en medios de comunicación como Al Yazira. El árabe se habla en más de 20 países y cada uno de ellos tiene su dialecto con sus propias palabras y pronunciaciones. Son casi lenguas diferentes. “Sin embargo, la mayoría de la gente de estos países entiende y puede hablar el dialecto oficial. Ahí está nuestro objetivo: lograr la comunicación”, explica Olivier Fontana, director de estrategia de producto de Microsoft. 

El proceso de lanzamiento de este nuevo idioma ha sido "largo y duro", según Fontana. La causa, principalmente, son las diferencias entre dialectos. Skype Translator utiliza lo que se denomina machine learning: una forma de inteligencia artificial que analiza los datos y crea patrones a partir de los aciertos. Es decir, que cuánto más se usa, más aprende. Conforme se desarrolla una conversación, el sistema detecta, analiza e incorpora las nuevas palabras y acentos de los usuarios para ir perfeccionando las traducciones. "El problema con el árabe ha sido que cuando estábamos preparándolo, muchos de los hablantes que nos ayudaron a incluir las palabras y expresiones utilizaban su propio dialecto. Esto confundía mucho al sistema porque no cuadraba con la variante estándar que él había aprendido". 

¿Cómo funciona Skype Translator?

El funcionamiento se basa en cuatro pasos y herramientas principales:

1. Reconocimiento de Voz Automático (en sus siglas en inglés, ASR). Es capaz de convertir y unir frases muy simples para formar una conversación entera. Se basa en todas las muestras grabadas que se han hecho antes.

2. Corrección de voz. Esta es la parte más importante porque nunca hablamos tan limpio como pensamos. Los expertos explican que sin limpiar el habla, la traducción no tendría ningún sentido con la original. Esta herramienta también permite incorporar la puntuación, quitar palabras repetidas o incluir mayúsculas.

3. La traducción de un idioma a otro. Skype Translator ha comprendido cómo una docena de idiomas se vinculan con los otros a través del análisis de millones de piezas de contenido traducido. Usa la herramienta de Microsoft Translator.

4. Del texto al sonido. La última fase es convertir en audio la información.

Hace casi dos años que Skype lanzó su traductor con una versión beta en inglés y el español. Desde entonces, se han incorporado otras seis lenguas: francés, alemán, portugués, italiano, chino y, ahora, árabe. Pese a lo que se pudiera pensar: aprender chino o árabe no es más difícil para el sistema que el italiano. "Esto es porque detecta y analiza los sonidos, no el lenguaje como tal", dice Fontana, que reconoce aun así que el reconocimiento de todos los sonidos del chino llevó "muchísimo tiempo". 

¿Podemos decir que se trata de conversación en tiempo real? “Depende de lo que consideremos tiempo real. No llega a ser tan inmediato como una conversación entre dos personas en su mismo idioma, sino más bien como si hubiera un traductor. Es en directo, pero tienes que esperar un poco a que tu interlocutor termine para que se traduzca el significado completo”, ha explicado el director de estrategia de producto de Microsoft

Fontana reconoce que todavía quedan muchas cosas por mejorar. Destaca principalmente la calidad de la traducción, que se pueda usar también en el móvil (de momento solo está disponible para la versión de escritorio de ordenador), que se amplíe a más plataformas como Android o Apple (ahora tiene que ser Windows) y que se incluyan más idiomas. “Ocho lenguas está genial, porque con la incorporación del árabe cubrimos ya una gran porción de la población del planeta, pero queremos que esto esté al alcance de todos”, explica.

Aunque todavía no pueden desvelar cuál es el siguiente idioma que podrá hablar Skype, Fontana avanza que ya llevan un mes trabajando en un nuevo candidato. “Todavía no está seguro, solo estamos haciendo las primeras pruebas. Lleva mucho trabajo conseguir un buen nivel, estuvimos muchos meses perfeccionando el árabe”.

Más cerca de la comunicación universal

¿Estamos más cerca de Star Trek y de poder conseguir una comunicación universal? "Definitivamente, sí". Fontana y su equipo apuestan para que herramientas como el Skype Translator logren acercar a los millones de hablantes de lenguas diferentes del mundo. De momento, la traducción no permite la fluidez de una conversación, especialmente cuando el interlocutor conoce la lengua nativa del otro. Así, si eliges la traducción del inglés, es probable que te entren ganas de contestar en esa misma lengua, lo que confunde al sistema. "La cosa cambia cuando ves que te puedes entender con alguien que habla chino o árabe y tú no tienes ni idea de su idioma. La sensación es mágica". 

Más información