Apple prepara novedades en su sede: ¿un iPhone más pequeño y barato?

La invitación a su evento el 21 de marzo llega en un momento de máxima tensión con el FBI

Tim Cook, durante una presentación en Cupertino en 2014. REUTERS

Móviles y tabletas, esa es la receta de Apple para seguir creciendo esta primavera. La empresa fundada por Steve Jobs ha convocado a un pequeño grupo de medios, entre los que está EL PAíS, el próximo 21 de marzo en su sede principal, el ya mítico edificio del número 1 de Infinite Loop en Cupertino.

Apple ha tomado una decisión minimalista para desvelar sus nuevos productos. En lugar de alquilar grandes teatros o centros de convenciones, mostrará sus novedades en un auditorio de 300 personas, muchas menos que las más de 2.000 habituales.

Invitación enviada por Apple a EL PAíS.

Aunque las certezas son pocas y los rumores abundan, se espera que muestren un nuevo iPhone, pero no una renovación de la gama alta, así como un iPad remozado. En cuanto al teléfono, se volvería al formato de pantalla de cuatro pulgadas que abandonaron hace dos generaciones y que solo sigue presente en el modelo 5S. Será una versión de entre 400 y 500 dólares, más asequible que los precios habituales de la manzana, con cámara mejorada, sensor de huellas y procesador actualizado. Una fórmula para renovar catálogo e incentivar las ventas hasta que, como viene siendo su costumbre, saquen una nueva línea casi al final del verano. En cuanto al posible iPad no está tan claro qué se mostrará. Las apuestas apuntan a un modelo de 9,7 pulgadas de gran potencia, algo así como el hermano de menor tamaño del iPad Pro, cuya pantalla es de 12,9 pulgadas. No se descartan nuevos ordenadores, así como correas para el Apple Watch.

También se da por hecho que adelantarán los próximos cambios de sus sistemas operativos, tanto iOS como Mac, para ir abriendo boca antes de su conferencia de desarrolladores WWDC. Normalmente tiene lugar en la segunda semana de junio, pero no se ha publicado la fecha final todavía.

Los cambios en iOS tendrán, a buen seguro, polémica. También cualquier declaración del consejero delegado, Tim Cook, al respecto. Tras la petición del FBI para que la empresa colabore en la apertura de los datos del iPhone del tirador de San Bernardino, Apple expondrá sus argumentos en su casa.

Se espera un nuevo teléfono más pequeño, de gama baja, así como un iPad remozado

La relación entre Apple y las autoridades de Estados Unidos está cada vez más deteriorada. A pesar del apoyo de la industria, incluso del suave guiño de Ashton Carter, máximo responsable del Pentágono, durante su reciente visita a San Francisco, el FBI se ha mostrado dispuesto este viernes a presionar al fabricante. En el último documento enviado al Departamento de Justicia los federales declaran que si Apple no colabora, el Gobierno podría exigir que cedieran el código fuente del sistema operativo iOS al completo.

Más información