Cómo ahorrar en la factura de la luz con un sistema de iluminación inteligente

El ahorro en la factura eléctrica derivado del uso de luces inteligentes puede alcanzar el 90%

 Reuters Live

Reducir la factura de la electricidad se ha convertido en uno de los principales objetivos en los hogares de nuestro país, y buena parte de la intervención humana por reducir este coste pasa por poner coto a un consumo innecesario de luz. Aunque cada vez hay una concienciación mayor a la hora de no dejar encendidas luces de manera innecesaria, lo cierto es que con las prisas, los despistes o incluso la comodidad, al cabo del año se desperdicia un elevado consumo eléctrico y en consecuencia, se pierde dinero de forma completamente evitable.

La tecnología viene, una vez más, al rescate, con soluciones que automatizan y racionalizan el uso de la iluminación en el hogar o la oficina sin que el desembolso económico sea considerable. Y lo cierto es que su utilización, lejos de considerarse como un capricho o una comodidad, es realmente rentable: Gartner explica que el ahorro en la factura eléctrica derivado del uso de luces inteligentes puede alcanzar el 90% sobre el monto total, en el mejor de los escenarios ¿Qué dispositivos se pueden instalar desde ya para comenzar a ahorrar en la factura de la luz?

Bombillas conectadas

Lo primero que hay que hacer es tomar el control sobre el encendido y apagado de las luces, de forma que pueda hacerse de forma remota o en base a unas reglas. Para ello, la solución directa pasa por sustituir las bombillas actuales por unas conectadas, que además de ser de bajo consumo, permiten ser operadas desde el móvil o en base a escenarios.

Los fabricantes ofrecen aplicaciones móviles desde las cuales se puede comenzar a establecer reglas básicas, como el apagado automático de las luces a determinada hora del día

La más conocida en este sentido es Hue, la bombilla inteligente de Philips, que cuenta con packs de arranque que parten desde los 67 euros (la base más dos bombillas), aunque hay bastantes alternativas en el mercado como la apuesta de Belkin. Los fabricantes ofrecen aplicaciones móviles desde las cuales se puede comenzar a establecer reglas básicas, como el apagado automático de las luces a determinada hora del día, para asegurarnos de que no se queda ninguna luz encendida, aunque también resulta interesante programar la intensidad de la luz en función de la hora, y así contribuir a prepararnos para el sueño.

Este tipo de bombillas pueden también encenderse y apagarse de forma automática según nos acerquemos o alejemos del domicilio y, por descontado, el encendido automático de las luces hará que la vivienda parezca ocupada cuando no lo esté, como efecto disuasorio ante posibles robos.

Enchufes conectados

Pero lo que deseen ir todavía más lejos en el ahorro y conocer cuánto está consumiendo cada dispositivo, la mejor opción es conectar también los enchufes y de esta manera, además de las luces, poder controlar a distancia equipos como la televisión, lavadora o incluso la caldera.

WeMo Insight de Belkin o el Pod de la firma española Wattio servirán para que se cree una red de equipos conectados por todo el domicilio y consumiendo únicamente cuando sea necesario. Estos dispositivos ofrecen una lectura real del consumo eléctrico y, gracias a sus aplicaciones móviles, alertarán al usuario cuando alguno de los electrodomésticos haya terminado un ciclo (por ejemplo, la lavadora) y así poder apagarlo a distancia. Los enchufes conectados contribuyen a terminar con el temido “consumo fantasma” del stand by de muchos dispositivos, que según Wattio, puede alcanzar el 10% del importe total de la factura eléctrica.

Reglas con IFTTT

Aunque los fabricantes de los dispositivos conectados cuentan con sistemas propios para configurar reglas a voluntad, dominar el conocido servicio en web de reglas IFTTT sin duda elevará el confort en el hogar, pero también contribuirá a eliminar gastos superfluos. En este sentido, el servicio cuenta con una sección dedicada a todo lo que se puede hacer con los dispositivos conectados. Así, en lo que toca al ahorro eléctrico, se pueden configurar reglas genéricas que apaguen todos los dispositivos cuando el usuario se vaya de casa, y al revés, que se conecten los equipos que se deseen a su regreso. IFTTT permitirá apagar de forma automática durante la noche todos aquellos dispositivos que no se necesiten (acabando con los temidos stand by), para luego volver a encenderlos por la mañana.

Comprar bombillas ‘infinitas’

De España nos llega también un concepto de ahorro diferente, ya que no sólo afecta a la energía, sino también a los bolsillos: la firma iWop comercializa una bombilla que puede ser reparada y en consecuencia, cuenta con un ciclo de vida infinito. El fabricante ofrece una garantía de diez años de su bombilla y garantiza que el ahorro energético es cercano al 96% con respecto a las bombillas tradicionales.

A este respecto, la marca ha publicado en su web una calculadora de ahorro anual con respecto a la instalación actual de bombillas que se tenga en el domicilio u oficina en base a los registros de su producto. Cada bombilla se vende a un precio de poco más de 29 euros.

Más información